PRI y PRD se colaron en el proceso interno de Morena

  • Lograron alcanzar puestos dentro del partido en el poder, desplazando a los morenistas.

Zitácuaro. – Al más viejo estilo priista, con un padrón “rasurado”, la clonación de códigos y gafetes, con la entrega de dadivas y la intervención de militantes perredistas y priistas que participaron en el proceso, así se dio la elección interna de Morena, en el distrito 03, con sede en Zitácuaro.

Ya desde días antes se hablaba de que la asamblea podría ser “reventada”, al haber diversas inconformidades. En un primer plano se comentaba, entre las filas de los morenistas, que existían códigos QR clonados, así como credenciales que acreditaban a personas ajenas como miembros de Morena.

La asamblea no fue “reventada” como se había advertido, pero al menos los grupos “infiltrados” en el partido Movimiento de Regeneración Nacional, si lograron su cometido. Acarreados inconformes, fueron los encargados de comenzar a destapar la cloaca que se estaba “cocinando”. Dentro del recinto oficial, una larga fila de personas con credencial de elector en mano y un papel con los nombres de los candidatos por los que debían votar, era la invariable entre cientos de los asistentes y lo que permitió descubrir la rapacidad.

EL DESPERTAR logró documentar varias de estas irregularidades y conseguir algunos de estos papeles, donde aparecían los nombres de Alma Ruvalcaba y Arturo Iniestra, mismos que salieron electos en el proceso interno como coordinadores distritales. La promesa, era la entrega de 300 pesos, que al final no les dieron y fue la causa de que el cochinero se comenzara destapar.

Pero eso apenas empezaba, ya que, cuando se informó de credenciales clonadas, en realidad habían sido los gafetes de ingreso para emitir el voto. Fueron decenas de gafetes que al final dieron como resultado un padrón menor a la cantidad de votos que se emitieron; es decir, fueron más los votos, que los militantes que pudieron votar.

El proceso se les salió de control a los representantes de Morena que estaban al frente de la elección, ya que, durante el transcurso de la mañana, permitieron que ingresaran personas que no estaban afiliadas al partido, pero que llevaban un gafete que les daba la oportunidad de ingresar.

Posterior a la elección, trascendió que los estatutos del partido fueron violentados, pues se pudo constatar que en la jornada comicial interna participaron miembros activos de otros partidos, como el PRI y el PRD. Estos últimos identificados con la corriente de ADN, la cual estaba muy activa en el Partido de la Revolución Democrática.

Dos trabajadores del ayuntamiento de Tuxpan, dos Servidores de la Nación y dos miembros activos del PRI, fueron los que lograron escalar hasta ocupar el puesto. Existen evidencias que dejaron al descubierto la manera en que se llevó el proceso interno, donde se coaccionó el voto a cambio de dinero y otros beneficios personales.

Las ilegalidades no pasaron desapercibidas para los morenistas que fundaron el partido desde hace años. Fernando López Ramírez, fue entrevistado al respecto y reconoció que el proceso estuvo viciado por irregularidades, algunas de ellas propiciadas por sus mismos compañeros de partido.

Explicó que en la logística eran unos 25 voluntarios para ayudar con el proceso, pero no fueron suficientes. No obstante, algunos de ellos permitieron que hubiera irregularidades e inconsistencias en el manejo del padrón, así como en el acceso a donde se realizó la asamblea. Esto fue la pauta para que gente que no pertenecía a Morena ingresara y votara. Confirmó que el acceso fue tal, que no coincidió el registro con el total de votos.

Apuntó que estas personas exigían que se les permitiera el paso, aun cuando los estatutos no lo admiten. Sí hubo acarreados que favorecieron a algunos candidatos, declaró López Martínez al ser cuestionado por este reportero. Agregó que los ajenos a Morena tuvieron el contubernio de algunos miembros de la logística, que les permitieron entrar por “la puerta de atrás”.

Aseveró que el asunto se le salió de control al presidente de la asamblea, quien no tuvo cuidado al checar los gafetes, ya que estos debieron llevar su firma y un sello único, para evitar la clonación que permitió un número mayor de votos al del padrón, “algunos gafetes ya llevaban el sello todo borroso”, señaló.

Como ya se había informado, el padrón no coincidía con el número de personas afiliadas desde hace años, lo que confirmó un registro rasurado, que originó la molestia de la militancia que no pudo votar, a pesar de que tener años afiliados al partido. Eso causó confusión, dijo Fernando López, por lo que se hizo una mesa de inconsistencias, cuyas observaciones se enviaron a la Ciudad de México para su análisis.

Agregó que todas las inconsistencias están plenamente identificadas y saben que hubo inclusión de otros partidos político; y, aunque no están en contra, si existen reglas que se tiene que seguir para no violentar los principios de Morena, como es el caso de los Siervos de la Nación, de los afiliados a otros partidos y de los que trabajan en el ayuntamiento, personas que sólo llegan a buscar el cargo popular, expresó.

Durante su explicación, Fernando López Ramírez, manifestó que los que vengan de otros partidos son bien venidos, siempre y cuando “hagan la talacha” para posicionar al partido en bien de la población, “que se pongan a trabajar para unir simpatizantes de otros partidos que quieran ingresar a Morena”.

Asentó que lo que pasó en Zitácuaro, con la elección interna, fue el resultado de la falta de unidad, ya que el municipio debió tener la mayoría de simpatizantes, en comparación con otros municipios que pertenecen al distrito 03. Considera que de Zitácuaro debieron salir de 4 a 5 consejeros y el resto repartidos en el resto de los municipios.

Avaló la decisión del TEPJF, que tomó la decisión de invalidar la elección interna, ya que hubo mucha intervención de otros partidos y de diferentes corrientes, como ADN; pero aseguró, saben quiénes fueron los que permitieron estas acciones, los tienen identificados y ya se verá en lo sucesivo que se hará al respecto, finalizó Fernando López.

Mario Valdez, presidente del Comité Ejecutivo Municipal de Morena en Zitácuaro, coincide en algunos aspectos con Fernando López y reafirmó las irregularidades que se dieron en la elección interna. En el mismo contexto, enfatizó que saben perfectamente quienes fueron los que empañaron el proceso. Aunque no quiso mencionar nombres, si dio las pistas para saber de quien se trata, pero sólo es cuestión de tiempo para que se dé a saber de manera pública.

Agregó que el asunto lo llevarán hasta la Comisión de Honor y Justicia, en el entendido de que se buscará la expulsión de estos personajes, a los que calificó de oscuros, corruptos, nefastos y rancios, ya que en otras ocasiones han sido sancionados en sus derechos partidistas por malas prácticas dentro de Morena. “Ahora ya no será que se les suspenda, sino que se les expulse del partido”.

Aunque la controversia podría tornarse difícil, ya que uno de los personajes a los que se refiere volvió a repetir como coordinadora de Morena en el municipio, por ello es un tema que asegura se tendrá que tratar de frente para evitar “chismes”, que en estos momentos no aportan nada bueno.

Enfatizó que fueron ellos los que dejaron entrar a los que no estaban afiliados a Morena y emitieran su voto, a pesar de las quejas. “Por ello es que hubo más votos que asistentes a votar”. Aceptó la contaminación del proceso y dijo que las irregularidades si fueron detectadas, pero el proceso se empañó debido también a la intervención de personas que practican la política rancia, como los de la “camiseta amarilla” (PRD), el equipo de Jesús Mora (presidente de Tuxpan) y ADN, que son los que traen la vieja práctica. “El perredismo se ha querido meter a Morena”, apuntó Mario Valdez.

Aseveró que sí hubo ganadores, fueron los “arribistas”, que han hecho un trabajo oscuro, como el que ha venido haciendo Sergio, “Yeyo”, Pimentel. Del que expuso su intención de dirigir al Estado apoyándose en los perredistas, con los que se ha reunido en la capital michoacana. Lo que indica que se ha impulsado gracias a su apoyo.

De acuerdo a militantes locales, las irregularidades se vienen trabajando desde las cúpulas de Morena, toda vez que personajes como Yeidckol Polevnsky, Mario Delgado y Martí Batres han venido estimulando una corriente perredista al interior de Morena; caso concreto, cuando Polenvsky apoyó a Barbosa, quien era uno de los principales detractores de AMLO y él mismo había reconocido que el gran enemigo a vencer era Morena.

En cuanto al padrón rasurado, explicó Mario Valdez que Morena trató de blindar la elección, dándole privilegio a los que fundaron el partido y evitar lo que finalmente sucedió. Al igual que otros entrevistados, reconoció que el asunto se le salió de control al presidente de la asamblea, que terminó “engentándose” y repartiendo boletas a diestra y siniestra.

En cuanto a la impugnación interpuesta por el TEPJF, expresó no estar de acuerdo; ya que, aunque existen las bases legales para hacerlo, es un asunto que finalmente compete a Morena, por lo que sería mejor que la asamblea se analizara y si en ese análisis resulta que es factible hacer una nueva asamblea, que se haga para elegir democráticamente a sus representantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *