Zitácuaro

                                   Proveedores y constructores, mafias transexenales

-Presa El Zapotillo, tráfico de influencias, negligencia y omisión. 

Por: J. Salatiel Arroyo Zamora.

Guadalajara, Jalisco. – Con la obtención de 22 órdenes de aprehensión, por parte de la Fiscalía General de la República, contra ex funcionarios y empresarios acusados de delincuencia organizada, peculado, lavado de dinero y operaciones con recursos de procedencia ilícita, por el desvío de más de 15 mil millones de pesos de la agencia de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), se ha corroborado la infiltración de la corrupción en las diversas áreas y niveles de la función pública, así como en la empresa, industria, comercio, servicios y proveedores que venden al estado. Vicios que han superado barreras éticas, ideológicas, partidistas y sexenales. 

Ese grupo de funcionarios y empresarios proveedores celebraron contratos ilegales y recibieron pagos ilícitos, producto del desfalco a Diconsa y Liconsa, por “compras fantasmas” de leche en polvo, azúcar, así como productos de limpieza (jabones y blanqueadores). En este último concepto podrían estar coludidos empresarios y políticos michoacanos, concretamente una familia zitacuarense, con ascendencia priistas y panista. 

Pero, una muestra de que la opacidad en la contratación que el gobierno realiza de empresas proveedoras no conoce de filiaciones ideológicas, ni partidistas, dónde lo que predomina es el interés financiero, la capacidad de dispersión de dinero para cohechar y la habilidad de someter para lograr la adjudicación de obras, podría ser la Presa El Zapotillo, en Jalisco. 

La gestión de la Presa El Zapotillo inició en 1995, con el propósito de satisfacer el requerimiento de agua de la zona del bajío, especialmente el área metropolitana de Guadalajara y el estado de Guanajuato, pero fue en enero del 2010 que se licitó dicha obra, siendo adjudicada a la empresa “La Peninsular Compañía Constructora S. A. de C. V. / FCC Construcción, S. A. / Grupo Hermes, S. A. de C. V. Con una inversión inicial de 8 mil millones de pesos y el plazo para ser terminada en 2016. Pero a siete años de distancia de la fecha de entrega de la citada obra, esta observa un avance de apenas el 45%. Estancándose por diversas controversias sociales y técnicas, así como el desfasamiento financiero.  

El proyecto El Zapotillo consta de dos obras, la presa y un acueducto, La Peninsular ganó la licitación para construir la presa y Abengoa obtuvo el contrato para la edificación del acueducto. La inversión total de la presa estaba presupuestada en 13 mil 375 millones de pesos, para que fuese terminada entre 2015 y 2016; en tanto, el acueducto costaría 4 mil quinientos millones de pesos. Sin embargo, en 2017 el gasto ejercido en la presa ya superaba los 17 mil millones de pesos, un 33% más de lo programado. 

                                                        DESPLAZAMIENTO DE PUEBLOS ORIGINARIOS

Inicialmente el proyecto ejecutivo de la obra contemplaba que la cortina de la presa debía tener una altura de 80 metros, pero se planteó aumentarla a 105 metros, para incrementar el volumen de almacenamiento. También se utilizaría mayor superficie de terreno e inundar los pueblos originarios de Acasico, Palmarejo y Temacapulin, cuyos habitantes serían desplazados. Los pobladores se opusieron a ser lanzados de sus territorios, presentando controversias constitucionales y amparándose en contra del aumento de la cortina, que traería como consecuencia la inundación de las poblaciones y la expulsión de ellos de sus comunidades. Los habitantes afectados aprovecharon que el entonces gobernador no había solicitado la aprobación del Congreso del Estado de Jalisco para realizar las modificaciones e inundar las poblaciones, por lo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó detener la obra.

En 2013 la SCJN resuelve la controversia constitucional y en 2015 el Amparo, desde entonces se suspendieron los trabajos de construcción. Pero en agosto del 2021, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que no se elevaría más la altura de la cortina, para evitar inundar a los pueblos originarios.

Para dar mayor certeza a los pueblos de Acasico, Palmarejoy Temacapulín, la Comisión Nacional del Agua ordenó la perforación de la cortina de la presa, para la instalación de seis ventanas, que funcionarán como vertederos físicos para el desfogue de agua, con lo que se pretende que el embalse no supere los 40 metros, de los 80 ya construidos. Medida de seguridad propuesta por las comunidades para evitar serinundadas o reubicadas. Comprometiéndose el gobierno federal a que la obra sea terminada y entregada en diciembredel presente año (2023).

Por lo pronto, ya fue autorizado un recurso superior a los 815 millones de pesos, para que la empresa La Peninsular Compañía Constructora S. A. de C. V. realice adecuaciones a la presa: un bordo de terracerías, excavación en corte, excavación en cuerpo de la cortina, estructura de soporte a base de marcos, acero de refuerzo en muros, clave y cubeta de ventanas, en la presa ubicada en la comunidad del Zapotillo, municipio de Cañadas de Obregón, Jalisco. En el periodo del 20 de septiembre de 2022 al 15 de noviembre del 2023.

Las gestiones para la realización de esta magna obra comenzaron durante el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León (PRI), en 1995; y continuaron con Vicente Fox Quezada (PAN) 2000-2006. Fue en 2010, con FelipeCalderón Hinojosa (PAN), que se licitó e inició la construcción; en 2013 se suspende, durante el mandato de Enrique Peña Nieto (PRI); y en 2021, con Andrés Manuel López Obrador (Morena), se reinician los trabajos.

En este caso llama la atención la permanencia de la Constructora La Peninsular, que, aun con los cambios de gobierno, el incumpliendo en tiempo y forma en la realización del proyecto y el excesivo incremento de costos, continúa como beneficiaría de la obra. No obstante, tratarse de una empresa con parte de capital mexicanos y extranjero (español), país al que el presidente López exigía que sus muertos pidieran perdón al pueblo de México por los ultrajes y agravios durante la invasión y colonización… pero a los vivos favorece con dinero de los mexicanos… demostrándose que las incongruencias e irregularidades superan los periodos sexenales de gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *