Reactivan oposición a la construcción del Libramiento Sur de Morelia

-Afectaría a 14 mil habitantes y sólo beneficiaría a inversionistas.

Zitácuaro, Mich. Ciudadanos se oponen a la realización de una obra en Morelia que pone en riesgo la vida de al menos 14 mil personas. Se trata del Libramiento Sur de Morelia, una infraestructura carretera cuya segunda etapa denominada “Tramo Ramal Camelinas” busca conectar la principal avenida de la capital michoacana (Avenida Camelinas) con Paseo Altozano-Nueva Morelia, un mega complejo urbanístico-comercial de alto standing, ubicado en la parte alta de la ciudad, conocida como Loma de Santa María.

El proyecto, que consiste en una carretera de 4.263 kilómetros, un puente y dos túneles, es una vialidad que viene de Altozano hacia Camelinas y tiene un costo de más de mil 500 millones de pesos. El problema, es que se está construyendo sobre una falla geológica activa, la famosa “Falla de La Paloma”. Además las laderas son muy inestables, entonces eso pone en riesgo varias colonias y a cerca de 14 mil habitantes.

Entrevistado vía telefónica Gustavo Alcocer Almaraz, activista que se opone a la construcción de la vía, detalló que la obra es ilegal, pues no cuenta con permisos, “hemos obtenido mediante el Instituto de Acceso a la Información Pública, a través de solicitudes, para que nos enseñen sus autorizaciones y no hay permiso de construcción, no tienen permiso de derecho de vía, no hay dictamines de protección civil de ningún orden de gobierno y no cuentan con la manifestación de impacto ambiental a nivel estatal”.

El intento de hacer esta obra empezó en el 2006, de ahí para acá han intentado hacerla cinco veces, “los detuvimos por manifestaciones y conductos legales, pero esta vez iniciaron el año pasado a construir y ya llevan como un kilómetro y medio; no hemos podido detener la obra, porque está en la zona de Altozano, en el área protegida, que es una zona de difícil acceso donde no hay población, pero la salida va ser al lado de la Escuela Secundaria Técnica Federal número 77, en la colonia Ejidal Ocolusen”.

Alcocer Almaraz explicó que la manifestación de impacto ambiental que autorizo SEMARNAT a la SCT, “mienten, dicen cierta cantidad de especies que existen, menores a las que realmente hay. En el lugar hay especies endémicas y en peligro de extinción. En ese aspecto la ley es muy clara,  la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), dice que mientras existan especies endémicas o en peligro de extinción no se pueden tocar esas áreas. Por muchos lados hay inconsistencias, ilegalidades y han ocultado información”.

En conjunto con varias organizaciones de ambientalistas, expertos en la materia, padres de familia y activistas han realizado manifestaciones con la finalidad de detener la obra, cosa que habían logrado, sin embargo esta vez parece que no será así. “Hemos metido muchos documentos solicitando que se cancele la obra, argumentando precisamente los daños que puede ocasionar. En febrero pasado le entregamos al gobernador más de 10 mil firmas para que cancele la obra, pero no nos respondió. Al presidente municipal de Morelia igualmente y tampoco nos contestó”.

“Hemos presentado demandas, hay una denuncia en contra de la manifestación de impacto ambiental que se metió en julio de 2012 y a la fecha no hay solución; hemos hecho manifestaciones, logramos que la cámara de diputados federal y la estatal saquen puntos de acuerdo para que se revise la legalidad de esta obra y nadie ha contestado esos puntos de acuerdo”.

Donde los trabajos ya empezaron es en la Secundaria Técnica Federal número 77, realizaron una barda en la calle, “ilegal, por que violan el derecho de tránsito de los ciudadanos y están realizando ya su campo de maniobras”.

“Ahora vamos hacer un documento, luego de reunirnos con padres de familia, que enviaremos a todas las autoridades para pedirles que detengan la obra, que nos comprueben la legalidad de la obra y vamos a tener que realizar medidas más fuertes, en caso de que sigan con esa manera de abuso de poder y tener desinformada a la población”.

El activista recordó una anécdota del día que buscaron el apoyo del gobernador, Silvano Aureoles Conejo. “El día 26 de febrero, que fue el foro de consulta para la elaboración del plan de gobierno, acudimos para tratar de ver al gobernador y entregarle el documento con las 10 mil firmas y nos sacaron a empujones, la policía, personal del gobernador. No gritamos, no dijimos nada, solo sacamos una manta, porque el gobernador no llegaba”.

“En un foro de consulta sacan a los ciudadanos que no opinan igual que el gobierno; es difícil, no creemos que haya sido el gobernador, pero las ordenes fueron de alguien de ahí. Total que entregamos el documento a través de SEMARNAC, antes SUMA, pero no se nos ha contestado”.

Para finalizar el enlace, Gustavo Alcocer Almaraz  externó: “Nosotros creemos que los gobiernos deben ser más transparentes y confiar más a los ciudadanos, informarles y no engañarlos; hay muchos funcionarios de medio pelo que no hacen las cosas como deben de hacerlas y luego recae en sus jefes”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *