Regidores del PRD también recibieron tiro de gracia

*Con el paso del tiempo su caso ha sido olvidado.

H. Zitácuaro, Mich. – A pesar de que ya transcurrieron 25 años, de los asesinatos violentos de Filemón Esquivel Hernández y Atanacio Barrera Correa, ambos regidores del PRD en la administración de Aldo Emilio Tello Carrillo, los recuerdos siguen presentes.

Para el joven Mijail Esquivel Jaramillo, quien actualmente es regidor del actual ayuntamiento, prevalecen sentimientos encontrados, el solo hecho de saber que su padre Filemón había sufrido una muerte violenta, así como su compañero Atanacio.

En entrevista con “El Despertar”, Esquivel Jaramillo manifestó que la primera versión es que habían sido asaltados, golpeados y posteriormente muertos, los dos líderes del sol azteca, quienes se desempeñaron como regidores del PRD, opuestos al PRI, que gobernaba en aquella época.

Recuerda que junto a su madre Rosalía Jaramillo y otros familiares acudieron al centro de salud de esta ciudad donde sus cuerpos yacían recostados, sin vida, en una plancha. En aquella fecha trágica, el 4 de noviembre de 1993.

Subrayó Esquivel Jaramillo que en este caso las autoridades incurrieron en varias omisiones por parte de los médicos. Sin embargo, de lo que se supo, es que sí se observaron signos de tortura que no correspondían a un asalto, que fue una de las versiones.

El día de los hechos los perredistas habían salido de “comisión” hacia Las Majadas, luego los interceptaron y los llevaron con rumbo desconocido, donde tiempo después fueron hallados sin vida.

Incluso, al señor Atanasio le habían desprendido parte de su brazo con un machete, mientras que a Filemón su costilla había sido atravesada por un arma parecida a un machete, pero recta. Ambos resultaron golpeados, torturados y al final les dieron el tiro de gracia.

Añadió que luego de ese acontecimiento había mucha gente enardecida y pedía que se tomara el palacio municipal, el cual se encontraba en manos del PRI y su alcalde era Aldo Tello Carrillo, de quien había sido criticada su administración presuntamente por actos de corrupción.

Finalmente, no se tomó la presidencia por falta de un liderazgo que encabezara ese movimiento y posteriormente se buscaron los abogados que había, por parte de ese instituto político, para realizar las investigaciones correspondientes.

Con el paso del tiempo no hubo respuesta de las autoridades. No hubo justicia. Poco a poco este caso fue quedando en el olvido, al igual que otros durante la época del salinismo.

En lo sucesivo el actual regidor Mijail Esquivel manifestó que planteará a sus demás compañeros hacer un homenaje a los perredistas que perdieron la vida en el llamado Cardenismo, en este municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *