Reglamento de Obras Públicas se aplica a conveniencia económica

Zitácuaro, Mich.- La problemática de obra pública en el municipio, reside básicamente en el departamento de obras públicas, afirma el arquitecto Álvaro Martínez García, quien sostiene que,  aunque su personal tiene capacidad profesional, dejan mucho que desear en su labor.

Agregó que en la cabecera municipal podemos ver que la mancha urbana no da para más, su capacidad ha rebasado por mucho los límites periféricos de Zitácuaro; por lo tanto, las autoridades en el ramo lo único que hacen por solucionar dichos problemas, es sentarse en su escritorio y apegarse al reglamento de urbanismo en el estado y en el municipio.

Lo cual –aclaró- conlleva a que sean rebasados por las necesidades territoriales y de propiedad de todos los pobladores del municipio. Esto obliga a que se hagan desarrollos territoriales y notificaciones fuera de lo que es un reglamento de obra pública municipal, enfocándose al urbanismo, porque no hay soluciones al caso.

“Si nos apegamos al reglamento, como debe de ser, es obvio el resultado de que van a existir muchas barreras al mismo, inclusive topográficas, porque Zitácuaro está ubicado en una meseta, pero con un declive muy pronunciado y rodeado por ríos y cañadas que evitan el desarrollo urbanístico, como lo va indicando el reglamento mismo. Entonces ¿hacia dónde vamos a caminar?”, cuestionó.

Por otro lado subrayó que “es preocupante, en cuanto al departamento de obra pública y a la aplicación del reglamento, es que dicho reglamento lo aplican a unos cuantos que nos dedicamos a construir dentro de la legalidad y que, no es posible que se aplique dicho reglamento a personas que están invirtiendo sus capitales aquí, dentro de la mancha urbana de Zitácuaro; mientras que gente sin escrúpulos, que no son de Zitácuaro, los dejan construir a como se les de la gana”, reiteró Martínez García.

“Yo me pregunto y se preguntan muchas personas profesionales del ramo de la construcción, ¿Dónde está el apoyo municipal para los inversionistas de Zitácuaro que estamos generando empleos?”.

Indicó que hoy en Zitácuaro los habitantes de esta localidad están necesitados de un terreno o lote y que forzosamente el reglamento obliga a que se hagan desarrollos urbanísticos, sin embargo los mismos estipulan 30 requerimientos, entre municipales y estatales, para poder escriturar un terreno.

Dada la complicada situación socio-económica, pregunta el arquitecto “¿Quiénes van a reglamentar un desarrollo urbanístico, de cierta naturaleza, para vender lotes para gente de escasos recursos, con esa reglamentación engorrosa y cara? De tal manera que pido a las autoridades municipales y al departamento de obra pública que ponga más cuidado al interior del desarrollo mismo de la obra pública municipal, que no sean rígidos, que no tengan los ojos tan tapados a una realidad social”, puntualizó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: