Reportero desaparecido por la Policía Michoacán

-Fue detenido de forma ilegal durante una manifestación.

Zitácuaro, Mich.- El pasado miércoles, 24 de enero, un reportero de este semanario fue privado de la libertad por policías municipales que participaron en el operativo de desalojo de un grupo de manifestantes en la carretera Zitácuaro-Morelia, a la altura de la comunidad indígena de San Felipe de Los Alzati.

La protesta, iniciada por un grupo de padres de familia de la comunidad en apoyo a los maestros de la escuela primaria, comenzó cerca de las 8 de la mañana, con una lona que contenía la leyenda “Los padres de familia de la comunidad de San Felipe apoyan a los maestros en su lucha y exigimos al gobierno de Silvano la solución inmediata a las demandas magisteriales”. Eran aproximadamente 30 personas.

Cerca de las 9:45 de la mañana arribó al lugar un comando de seis patrullas de la Policía Michoacán, de inmediato el grupo antimotines se colocó al frente y sin mediar palabra replegaron la manifestación. El grupo de padres de familia comenzó a entonar las notas del himno nacional mexicano.

Instantes después comenzaron las detenciones, los policías se llevaron del lugar al comisariado de bienes comunales, Lázaro Gabriel González, como figura representativa, además 6 mujeres, todas ellas de la comunidad, incluidas dos menores de edad y otros 5 hombres.

La Policía Michoacán detuvo de forma ilegal al reportero Luis Contreras Vázquez, quien vía facebook transmitía en vivo el desalojo de los padres de familia. El reportero en todo momento se identificó con los uniformados; quienes, a pesar de tener conocimiento que representaba a un medio de comunicación, lo subieron a la patrulla.

De inmediato el grupo de unidades de la Policía Michoacán emprendió camino rumbo a la ciudad de Morelia, en ningún momento trasladaron a los detenidos a la Fiscalía Regional de Justicia, con sede en Zitácuaro. A toda velocidad, rebasando en curva, avanzaba el convoy de policías, deteniéndose en el municipio de Tuxpan.

En el lugar los 12 detenidos fueron fotografiados de manera individual y en grupo. En ese momento el reportero de este semanario pidió al comandante regional de la Policía Michoacán, José de Jesús Flores García, la atención para ser dejado en libertad. El comandante le solicitó al reportero su identificación como miembro de los medios de comunicación, nuevamente fotografió al reportero, así como a sus identificaciones (credencial de elector e identificación del semanario El Despertar).

La respuesta de Flores García fue que él había reportado la detención de 12 personas y esas 12 personas debía entregar en la ciudad de Morelia. “Lo único que puedo hacer es decir que tu eres prensa y que nada tenias que ver con la manifestación).

El reportero también pidió al subdirector de la Policía Michoacán en Zitácuaro, de apellido Olmos, la atención para ser liberado. En este caso la respuesta del sub director fue que el operativo corría a cargo del comandante regional y ellos sólo obedecían órdenes. Señalando que ya habían preguntado de Zitácuaro por el reportero, pero era decisión de José de Jesús Flores García, el traslado a la capital del estado.

Los 12 detenidos fueron colocados en una sola patrulla y trasladados a la ciudad de Maravatio. El grupo de unidades de la Policía Michoacán se dirigieron a la zona de las vías del tren en dicho municipio, ahí se quedaron el resto de unidades, únicamente donde trasladaban a los detenidos se dirigió rumbo a la dirección de seguridad pública de Maravatio.

Durante todo el trayecto los 12 detenidos estuvieron incomunicados, los policías no les permitían usar su celular. El chofer de la patrulla se perdió al salir de Maravatio, ingresó a la autopista y avanzó alrededor de 30 kilómetros, hasta que retornó en la caseta de cobro. De regreso a Maravatio, la velocidad con que conducía la patrulla se incrementó. Nuevamente se perdió al llegar a Maravatio, ingresando hacia la zona de las vías del tren y posteriormente en una colonia marginada del municipio.

Momentos después descendió un elemento de la policía, quien preguntó a los detenidos quien era Luis Contreras, el reportero respondió que era él: “pásate para acá”. Abordando la patrulla en la parte delantera.

En ese momento el reportero fue informado que sería puesto en libertad una vez que llegaran a la dirección de seguridad pública de Maravatio. “También vamos a dejar a Joaquín”, mencionó el policía. Al llegar a la dirección de seguridad pública, tanto el reportero como el señor Joaquín fueron separados del grupo de personas, un médico los certificó y nuevamente fueron fotografiados.

El policía que iba al mando de la unidad donde iban detenidos, les informó que en unos momentos más serían dejados en libertad y se deberían trasladar a Zitácuaro por sus medios. Hasta ese momento les permitieron utilizar sus teléfonos celulares. El resto de personas, junto con otras 4 que habían sido detenidos en Maravatio, fueron llevadas a Morelia.

El reportero y Joaquín, tras permanecer alrededor de media hora en las oficinas de la dirección, fueron subidos a una patrulla de la Policía Michoacán, cuyos elementos eran del municipio de Susupuato. Nuevamente fueron incomunicados, sin dejarlos utilizar su celular. Así arribaron a San Felipe Los Alzati en el momento en que se registraban enfrentamientos entre la población y los uniformados.

Sin dejar hacer una llamada, tanto el reportero como el señor Joaquín permanecieron en la patrulla, vigilados por un par de mujeres policías. Fue hasta que arribó otro elemento, preguntando nuevamente por el reportero, que ambos fueron trasladados al helicóptero de la Secretaria de Seguridad Pública. En el trayecto Joaquín le dijo al elemento que lo llevaba custodiado: “nosotros ya estamos libres”. “Libres ni madres, ya se los cargo la chingada”, respondió el policía.

Una vez en el helicóptero, el capitán permaneció por un lapso de 30 minutos con la aeronave encendida, pues no tenia instrucciones de que hacer con los pasajeros. Fue hasta que preguntó a los elementos que hacer, y comunicarse con el subsecretario de seguridad pública, que finalmente tanto el reportero como Joaquín fueron trasladados a las instalaciones de la feria, donde finalmente, luego de 7 horas, quedaron en libertad.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *