Roberto Ruiz


H. Zitácuaro, Mich. – Roberto Ruiz ofrece el concepto de comida vegano vegetariano, es egresado
del CBTIS 162, de la especialidad de alimentos, desde la década de los noventas. A pesar del
tiempo fue hasta hace 5 años que emprendió su propio negocio y a la fecha han tenido buena
aceptación sus productos, que son del gusto de la gente.
Desde su perspectiva, mencionó que la gente de Zitácuaro requiere de otras opciones más en el
concepto de comida rápida. Resaltando que, con este concepto, ha intentado que el público en
general se alimente con productos de mejor calidad y nutrición.
Utiliza ingredientes frescos, orgánicos y que no tengan fertilizantes ni productos químicos. Por
ejemplo, emplea chorizo de soya, milanesas de proteína de trigo. Las hamburguesas son variables,
son de cuatro sabores, entre ellas lenteja, garbanzo, linaza y quinoa.
Ofrece al público tortas y baguets, pozole vegetariano, que incluye proteína de trigo para su
elaboración, además del pozole rojo. El pan lo fabrica él mismo, el cual utiliza para las tortas y
hamburguesas, es un pan integral y diariamente se elabora, para ofrecer a sus clientes frescura,
nutrición y calidad.
El nombre de su establecimiento es Malunggay, vegano vegetariano. Malunggay quiere decir árbol
de la Moringa, que es un árbol maravilloso.
En el sitio también se ofrece al público agua fresca de Moringa, agua que es altamente nutritiva,
que contiene también pepino, juego de limón y chía. Además, se ofrecen refrescos artesanales de
diferentes sabores, como tamarindo y Jamaica, que ahí son elaborados, sin sabores y colorantes
artificiales.
Roberto Ruiz Rivera Melo tiene más de 20 años de experiencia, es egresado del CBTIS 162, en la
especialidad de alimentos. Sus primeros productos fueron elaborados a base de soya.
Gracias a que un hermano de su papá, es decir su tío, tiene una tienda naturista en la Ciudad de
México, recuerda Roberto que le gustaba mucho estar en ese establecimiento. Posteriormente le
nació el gusto por los productos naturistas, así que quedó maravillado y a la vez enamorado por
este concepto de alimentación.
Fue así que comenzó a elaborar una gran variedad de productos, como el queso de soya y le
agregó otros sabores, como chile jalapeño, ajo natural, entre otros.
Luego confeccionó cápsulas de tofu o queso de soya, se comenzó a anunciar en revistas y
posteriormente a comercializar chorizo de soya y otros más. Productos que ofrecía a las tiendas
naturistas.

La gente le comentaba que mejor pusiera su propio negocio y fue así que emprendió su
establecimiento de comida vegano vegetariano, hasta llegar a tener tres sucursales. Sin embargo,
la llegada de la pandemia hizo que cerrara dos de ellos.
Actualmente se encuentra en la calle Dr. Emilio García sur, entre las calles de José Ma. Coss y
Zaragoza, en pleno centro de la ciudad. Considera que los productos, que él mismo elabora de
manera artesanal, han tenido buena aceptación en el público. Su éxito radica en la dedicación,
amor y cariño a su profesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: