Se derrumba vivienda donde naciera el filósofo zitacuarense Samuel Ramos

Como consecuencia del paso de los años y la falta de mantenimiento, parte de la barda de la vivienda donde vivió el filosofo zitacuarense Samuel Ramos Magaña, personaje de una etapa de la historia de Zitácuaro, se vino abajo, durante la media noche del lunes pasado.
Dicha vivienda se encuentra sobre la calle Donaciano Ojeda, en el número marcado como 3 B, de la colonia centro, entre las calles Melchor Ocampo y Lerdo de Tejada, cuya edificación estaba construida principalmente de adobe y madera.
Parte de la barda de la casa, donde naciera el filósofo zitacuarense Samuel Ramos Magaña, se vino abajo la madrugada del 5 de septiembre. Por fortuna el derrumbe del inmueble no causó lesionados. Un vecino de esa zona y el Comandante de Bomberos y Protección Civil Municipal, informaron al respecto.
Entre las calles Lerdo de Tejada y Ocampo, ambas en dirección poniente, por fortuna no había personas por ahí al momento del siniestro. Un testigo nos explica lo que ocurrió: “Un fuerte aire sacudió la construcción… yo me encontraba en mi local… más o menos fue a las 12:00 de la noche, después salieron los dueños, acudieron elementos de Protección Civil y personal de Bomberos, así como de la Policía Michoacán, para hacer el análisis de evaluación de riesgos”.
El comandante de Bomberos manifestó que, “recibimos un llamado a las 12:30 de la noche, donde decían que se había derrumbado una barda. Afortunadamente no hubo personas heridas, ni pérdidas humanas, simplemente daños materiales en la casa. Lo bueno, es que pasó en la noche, por que fue bastante material de la casa lo que se cayó”.
Agregó que el miércoles se habló con el secretario Pedro, de Servicios Públicos Municipales, manifestándoles que en esa área no se deben permitir comerciantes, ya que es muy peligroso. Aun quitándose el escombro no se pueden poner, hasta que restauren la barda.
Más de 200 años tiene está construcción, que hoy se derrumbó ante la falta de mantenimiento. Se informó que no se le pudo dar rehabilitación, debido a que es una propiedad protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, sin embargo, ahora se ven reflejadas las consecuencias.
Por el momento se pedirá a los vendedores ambulantes qué no se instalen, mientras se dictamina si hay riesgo o no, debido a que la propiedad aún representa peligro en su estructura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *