Se ha perdido hasta un 30 por ciento de masa forestal en los últimos 20 años

Zitácuaro, Mich., a 16 de mayo del 2017.- Considera un experto en la materia en que se ha perdido hasta un 30 por ciento de la masa original forestal que tenía la región Oriente hace 20 años. Recientemente se devastó el Cerro Camacho, perteneciente al municipio de Ocampo, donde las llamas arrasaron decenas y decenas de hectáreas de bosque.

Ignacio Sánchez, ambientalista, trabajó intensamente en actividades de conservación y protección al medio ambiente, principalmente en la década de los noventas. Dentro del combate a incendios participó en el rescate de brigadistas que se habían perdido y que el fuego los había dejado internados en los bosques. Le tocó vivir como grupos armados se adueñaron de los bosques y en aquel entonces los talamontes gozaron de la protección de estas bandas.

Luego de participar activamente en tareas de reforestación y a varios años de haberse alejado de este trabajo de conservación al medio ambiente, afirmó que los campesinos no son los responsables de las políticas que tiene el gobierno. Por un lado la Sagarpa les dice a los productores de aguacate, a los productores de durazno, entre otros, “aquí tienes apoyo para poder sembrar, aguacate o guayaba”.

Por otro lado llega la Conafor y les dice: “¡señores! no se puede tumbar el bosque”. Mientras entre dependencias no se pongan de acuerdo e intenten salvar lo poco que queda de masa forestal, no se va a poder hacer nada. Tenemos varios factores que afectan al bosque; muchas veces, cuando llega el talamontes y tumba el árbol, pero cuando va cayendo se va llevando todo el renuevo y toda la regeneración natural”.

Explicó que, “tumban un árbol, pero se mueren 10 o 20 al caer, lo que representa una cadena de desforestación. Luego llegan, lo desbrazan, se llevan la madera en trozo y cuando viene la temporada de estiaje, que es de enero a junio, que es cuando hace más calor, esa madera que dejaron ahí muerta es un combustible para los incendios”.

“Muchas de las veces llega gente con mala intención, le mete fuego y es más fácil decir fue un campesino al que le ganó la lumbre. Los campesinos, muchas veces ya están capacitados para abrir sus brechas cortafuego, esto significa que de cada 10 incendios, 8 de ellos tienen que ver con la mano del hombre”, anotó.

“Era una práctica común que grupos armados realizaran el aprovechamiento forestal, la madera es muy cara, entonces obviamente el clandestinaje estaba a la orden del día. Es algo con lo que se ha tenido que lidiar y hasta la fecha siguen las mismas circunstancias. Mientras alguien no ponga un hasta aquí, en 30 años nos vamos acabar los bosques de nuestra región”.

“Lo grave de ello, es que nos vamos a quedar sin agua y me parece que el gobierno tendría que meter la mano, porque la cuenca hidrológica del Cutzamala es importante, porque surte con agua a la Ciudad de México y está región también provee con agua para el Cutzamala y de repente vamos a tener problemas de escases de agua. Alguien tiene que hacer algo, porque esa cuenca se siga viendo beneficiada con el agua de la región, pero esto es a través de recuperar nuestra masa forestal que hemos perdido”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *