Seguirá proceso en la cárcel el presidente de Jungapeo

-Juez vinculó a proceso al alcalde y seis policías municipales.

H. Zitácuaro, Mich.- El pasado martes, el juez de control y enjuiciamiento del sistema acusatorio adversarial oral, vinculó a proceso al presidente municipal de Jungapeo, Javier H. R. Así como al sub director de la policía municipal, Cenobio P. M. y otros 5 elementos de la policía municipal con iníciales SRO, HTV, FJS, LBP Y FGA, por su participación en el delito de privación ilegal de la libertad personal en contra de dos personas, en hechos ocurridos en la calle 20 de noviembre de la cabecera municipal de Jungapeo.
Este semanario estuvo presente durante la resolución del juez, por mas de dos horas leyó de manera breve los datos más relevantes de la investigación realizada hasta ese momento. Así mismo señaló que escuchó a 17 testigos presentados por los imputados. El presidente municipal presentó 7 testigos a su favor, sin embargo ninguno pudo influir en la decisión del juez.
Respecto al presidente municipal, en su declaración señaló haber estado la mayor parte del día con su esposa, que se encuentra convaleciente. Por la tarde, refirió haber acudido al velorio de la madre de un amigo, al cual llegó aproximadamente a las 5 de la tarde y retirándose aproximadamente a las 11 de la noche. El juez por su parte punteó que el testimonio del alcalde, así como de los 7 testigos que presentó, no lograron generar la duda en él, ni tampoco desmentir la versión de la hija de la mujer que fue privada de la libertad, quien señaló directamente al presidente de ser quien encabezaba el convoy de hombres armados que viajaban en patrullas de la policía municipal y en una camioneta blanca, el día que sucedieron los hechos.
La hija de la hoy finada declaró que observó llegar al exterior de su casa al grupo de personas, quienes portaban armas de fuego. En ese momento se comunicó con el visitador auxiliar de la Comisión Estatal Derechos Humanos, quien a su vez se comunicó con el Director de la Policía Municipal, de apellido Molina, para solicitarle que acudiera en ayuda de la familia. El Comandante de la policía respondió que él se encontraba de incapacidad.
La mujer, en compañía de su esposo y sus hijos, abandonó la casa por la azotea y se resguardaron en una casa aledaña; mientras que el señor Wenceslao “se quedó para defender su hogar”, señaló el juez durante la audiencia.
Desde la casa aledaña, la hija observó todo el operativo donde fueron secuestrados su abuelo y su madre. Declaró que eran alrededor de 30 hombres, quienes para ingresar a su domicilio realizaron varios disparos a la puerta, con armas de fuego calibre 223. Esto lo certificó un perito de la procuraduría, durante las investigaciones.
También manifestó que luego de sacar a su abuelo del hogar y a su mamá someterla a la fuerza, observó que fueron subidos a una camioneta color blanco, retirándose del lugar con rumbo desconocido.
Según la declaración de un elemento de la policía municipal, de nombre Saúl, se dirigieron a la comunidad de La Mora, donde asesinaron a las dos personas y después las sepultaron de forma clandestina, en un predio ubicado a un costado del panteón de la comunidad.
Fue precisamente a Saúl a quien detuvieron primeramente los policías, ya que circulaba en una camioneta con rumbo a Cerro Colorado, al realizarle una revisión le encontraron droga con las características de la marihuana, posteriormente los policías investigadores se percataron que la camioneta conducida por Saúl coincidía con las características proporcionadas por la hija de la mujer secuestrada, en la que se llevaron a su madre y abuelo.
Al inspeccionar el vehículo los agentes descubrieron 6 manchas en los asientos, al realizar los análisis descubrieron que 5 de las manchas correspondían a sangre. La Fiscalía Regional solicitó que esas muestras de sangre se analicen durante el periodo de pruebas, para comprobar si corresponden a las personas que fueron secuestradas.
Para finalizar el juez manifestó que durante su declaración Saúl había dicho que fue torturado por los elementos ministeriales, para que revelara donde fueron sepultados los cuerpos, sin embargo la defensa durante todo el proceso no señaló esta irregularidad. “Es mi obligación ordenar una investigación en contra de los policías ministeriales”, afirmó el juez.
El juez también resaltó varias anomalías durante el proceso, dijo que la totalidad de los testigos presentados por los imputados fueron “adiestrados” para tratar de favorecer a los señalados. Aclaró que el asesor jurídico del municipio habría incurrido en hechos delictuosos, al introducirse al baño durante uno de los recesos, donde se encontraban varios de los imputados.
A las 15:56 el juez determinó vincular a proceso a los 7 imputados y decretó la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa y dos meses de plazo para el cierre de la investigación. Los 7 imputados se encuentran recluidos en el CERESO Hermanos López Rayón de esta ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: