Selene

Selene


H. Zitácuaro, Mich. – Susana Chávez Zarza, conocida en el ambiente deportivo como “Selene”, el día de hoy forma parte de una generación de grandes luchadoras mexicanas, teniendo en sus manos la oportunidad de aparecer en estelares y sorprender a propios y extraños.
La gladiadora michoacana es parte del resurgimiento de la lucha libre mexicana en la época de los ochentas, junto a otras grandes figuras forjaron una nueva historia en tiempos difíciles de la lucha libre femenil.
Susana Chávez Zarza nació en la tenencia de Aputzio de Juárez, un 15 de junio de 1956 e hizo su aparición en el Toreo de Cuatro Caminos en 1981 y fue considerada una de las estrellas femeniles de la Arena Coliseo de la Ciudad de México.
Susana Chávez luchaba como enmascarada y alcanzó triunfos notables, como en agosto de 1987, cuando le quitó la tapa a la Guerrillera. Sin embargo, semanas después perdió su valiosa máscara ante La Diabólica, en evento estelar desarrollado en la desaparecida Pista Revolución.
Este fracaso no le orilló al retiro, sino todo lo contrario, cobró mayor entusiasmo y valentía, llegó a luchar en varias arenas de Estados Unidos, como Dallas, San Antonio y Houston.
Selene formó parte de los grandes carteles de lucha libre, por ejemplo, en la Arena México se dieron impresionantes duelos de apuesta, como el de la Pantera Sureña, cobrando la cabellera de la experimentada Chela Salazar.
Lo anterior apenas transcurridos unos meses después del reinicio de la lucha libre en la capital, el 27 de junio de 1987.
De acuerdo a la plataforma digital denominada “superluchas.com”, en esa época Irma Aguilar se convirtió en el símbolo que la empresa y la televisión necesitaban, para que la lucha femenil llamara la atención, lo cual causó polémica y al mismo tiempo muchas rivalidades surgieron.
La famosa Ricitos de Oro hizo valer su lugar y en un periodo menor a dos años cobró 4 cabelleras (Rossy Moreno, Katty Mendoza, Martha Villalobos y Lola González).
También tuvo el honor de ser la primera Campeona Femenil del Distrito Federal, al vencer en la final del torneo del 30 de enero de 1987, a la mismísima Villalobos.
La Aplanadora, Martha Villalobos, logró como ruda ganarse el corazón del público por su enorme carisma y las cosas que podía y sabía hacer con su peso.
Con Irma Aguilar perdió el invicto en cuestión de luchas de apuestas, sin embargo, cuando los años noventa llegaron, Villalobos volvió a ser una gran rufiana, ganando la máscara de La Briosa y la cabellera de ella misma, además de la Rossy Moreno.
Rossy Moreno merece una historia aparte, con casi cuarenta años de profesional, la llamada Fierecilla, ha ganado campeonatos y cabelleras por todo el país, volviéndose una verdadera maestra de los cuadriláteros.
Experta en el arte de hacer enojar con sus rudezas al respetable, pero también dominadora de los secretos a ras de lona, hacen de ella alguien digna de admirar.
Eterna campeona es la forma más genérica de definir a Lola González, quien ha logrado ser estelar en varios países, y enfrentado a la crema y nata de las mujeres, tanto en Japón, Estados Unidos, Canadá y pisando otros países de varios continentes.
Cabe mencionar que en el 2017 se realizó un evento deportivo con el objetivo de festejar el regreso de la lucha libre a la Ciudad de México, en el mismo estuvieron como invitadas Lola González, Irma González, Irma Aguilar, la Campeona Mundial Femenil CMLL, Dallys la Caribeña, La Comandante, Rossy Moreno, Cynthia Moreno, La Briosa, La Diabólica, Luna Mágica, La Sirenita, Zafiro, Crystal, Tania la Guerrillera, Vicky Carranza, Reina Dorada, Reina Gallegos, La Marquesa, La Venus, Miss Janeth, Eva Bernal, Lady Sensación y por supuesto la zitacuarense Selene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *