Semáforos contribuyen a la contaminación en Zitácuaro

Zitácuaro. – Desde la remodelación de la Avenida Revolución la colocación de semáforos, en cada esquina de la misma, ocasionó que el tráfico vehicular se incrementara en la mencionada rúa. Contrario a lo que el entonces presidente municipal, Carlos Herrera Tello, aseguró: que esta medida ayudaría a desahogar la congestión de automóviles.

Ya en otras ocasiones se ha denunciado el mal funcionamiento de los semáforos, mismos que no están coordinados, lo que ocasiona que el tráfico se incremente, principalmente en horas pico. Como se dio a conocer en este mismo espacio hace meses, los semáforos de norte a sur de la ciudad comienzan a cambiar de manera contraria a la circulación, lo que provoca que, en esquinas, como Hidalgo, Degollado y Lerdo de Tejada, los automovilistas se queden “atorados”, cuando los que circulan de oriente a poniente no avanzan, debido a la congestión de autos que se crea en el primer cuadro de la ciudad.

Pero un asunto más grave, es la contaminación, que se genera cuando avanzar por el primer cuadro de la ciudad se hace prácticamente imposible, muy lento en la vialidad principal de la ciudad. El haber quitado las vueltas a la izquierda a lo largo de la avenida, provocó que los automovilistas tengan que entrar al centro de la ciudad para reincorporarse de nuevo, cuando quieran circular de sur a norte.

Se ha podido constatar que en calles como Dr. Emilio García y Morelos, adelantar unos metros es complicado y salir de esas calles puede costar más de media hora de tiempo para los conductores, lo que genera más contaminación.

Semáforos fuera de sincronía en cada esquina y transporte público, son las principales causas de embotellamientos en Zitácuaro. Hasta el momento las autoridades no han atendido el problema del ya complicado tráfico y en lugares donde antes no se hacían largas filas de autos, ahora ya se pueden padecer, caso concreto en la esquina de Miguel Carrillo y Revolución, ese lugar es un claro ejemplo de que los semáforos colocados más por un capricho que por una necesidad, no ayudan al medio ambiente.

Los ciudadanos se han quejado por la falta de vueltas a la izquierda, ya que como se expuso, insisten que es un problema darle toda una vuelta a la manzana para poder salir de nuevo a la Avenida Revolución, esto también ocasiona que la congestión automovilística llegue a calles aledañas, que antes tenían fluidez vehicular.

Sumando todo lo anterior, en días de clases los padres de familia también aportan la parte negativa al medio ambiente, ya que prefieren dejar a sus hijos exactamente en la puerta de los planteles, a que caminen unos cuantos metros. El caos comienza desde temprana hora, a la de entrada a clases y lo mismo sucede a la salida.

En ocasiones la fila da autos llega a más de una cuadra, cuando en colegios particulares, que cuentan con estacionamientos, los padres de familia se esperan a que haya espacio para poder ingresar al mismo, mientras que el resto de automovilistas esperan a que la o el padre de familia decida avanzar.

En el municipio no se ha implementado un reglamento que regule estas acciones, tampoco ha tomado medidas para solucionar el tema del transporte público que entra al primer cuadro de la ciudad y es prácticamente todo, pero algo que está en su competencia inmediata y puede hacer, es sincronizar los semáforos, para evitar el congestionamiento y el crecimiento de la contaminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *