Semana Santa en tiempos de Coronavirus

Semana Santa en tiempos de Coronavirus

Este periodo abarca desde el Miércoles de Ceniza y el Domingo de Resurrección en el calendario de las celebraciones católicas y en México es una tradición que siguen muchas familias. La Cuaresma 2021 será del miércoles 17 de febrero al sábado 3 de abril.

En estos días el cuerpo debía abstenerse en muchos sentidos relacionados con el placer, posterior a la época de Carnavales. Hablando de comida, no se debían consumir carnes rojas o de aves, lácteos ni bebidas alcohólicas y las comidas permitidas debían elaborarse con verduras, pan, agua, frutas, granos y cereales. Las costumbres han cambiado en el tiempo y la carne desaparece del menú los viernes, pero aquí te cuento más sobre algunos antecedentes.

Durante los primeros años de la Conquista, tanto españoles como indígenas consumían los platillos que eran parte de sus costumbres alimentarias, pero conforme la conquista espiritual avanzó, el mestizaje dio como resultado diferentes platillos de vigilia. Hay que decir también que la carne no era un alimento esencial para la dieta prehispánica y poco a poco comenzó a tener esta dimensión de ser vista como “comida de ricos”.

En esta cuaresma inusual, donde las familias tienen poco acceso económico debido a la pandemia, el Padre Martín Cruz Morales, Párroco de la iglesia de la Santísima Trinidad, nos ilustra sobre esta celebración y de qué podemos comer, en esta crisis económica que estamos viviendo por el coronavirus.

La Cuaresma, que son cuarenta días y a su vez es la preparación para la Pascua, donde se  recuerda el momento de la  muerte  y resurrección de Jesús, la Cuaresma es un tiempo de penitencia, tiempo de purificación y sacrificio y dentro de ella está la mortificación en el comer y sabemos que en nuestro país somos muy dados a comer carnitas, tacos y en estos días se sugiere que le bajemos un poco  a la comida y que busquemos lo que son las carnes blancas, como el pollo y el pescado, pero  desgraciadamente es cuando se incrementan los costos de esta comida.

Podemos comer fruta, verduras, pastas, soya, tacos de papa, etc. Y así bajarle un poco a la comida y respetar los días que no se debe comer carnes rojas. De acuerdo a la información en el sitio de la Secretaría de Cultura, “las clases altas comían ravioles rellenos de espinacas, bacalao, camarones, pescados al gratín y empanadas. Las clases medias preparaban caldo de habas, romeritos, capirotada, tortas de camarón y almejas, ensaladas de remolacha. Mientras que las clases bajas consumían ajolotes, acociles, chapulines, atepocates, charales, mextlapiques (especie de tamales de charales y diversas clases de pescado, sin masa, envueltos en hojas maíz y cocidos sobre un brasero), ahuautle (hueva de mosco de laguna con la que se hacen tortitas), huauzontles, quelites, verdolagas, quintoniles, romeritos y huitlacoche”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *