Sembrando Vida no llega a la región oriente 

La Asociación Civil “Quetzalpapalotl” solicitó la intervención del Presidente Andrés Manuel López Obrador desde diciembre de 2021.

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Jaime Díaz Vázquez, técnico forestal y experto en medio ambiente, sostuvo que la Asociación Civil “Quetzalpapalotl” solicitó la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, para la inclusión de campesinos al programa Sembrando Vida, pero ha transcurrido más de un año y no se ha recibido respuesta.

El documento fue recibido y sellado en palacio nacional con fecha del 9 de diciembre de 2021, en él se le hace saber al jefe del ejecutivo el interés de los representantes de comunidades indígenas y ejidos del oriente de Michoacán de ser incluidos al programa Sembrando Vida.

Díaz Vázquez explicó que la situación de los ejidos y comunidades es complicada, no hay apoyos para la conservación y restauración de los bosques y consecuentemente persiste la tala ilegal. A lo anterior se suman otros problemas, como incendios forestales, plagas y cambio de uso de suelo.

Expuso que precisamente en la conferencia mañanera del 27 de febrero de 2020, al hablar de ese esquema de reforestación, Sembrando Vida, generó esperanzas para mejorar sus condiciones sociales y económicas. Lo mismo que de buscar el beneficio en materia de conservación para los bosques michoacanos.

“Sin embargo, el tiempo pasa y ese programa que está beneficiando a campesinos, ejidatarios y comuneros indígenas, sembradores de vida de otras regiones del país, no llega a nuestras comunidades y ejidos otomí mazahua”, indicó el ambientalista.

Existen algunos antecedentes importantes, entre ellos, que la región oriente del estado de Michoacán es una de las más importantes del planeta, debido a la presencia del fenómeno Mariposa Monarca, declarado Patrimonio de la Humanidad en el 2008.

Esta región tiene la presencia de la etnia otomí mazahua, cuenta con una gran riqueza forestal, cultural, ecológica y arqueológica, que no ha sido aprovechada adecuadamente.

En el lapso de 1980 a 2004 ha sido la constante el problema de tala ilegal, lo que significa que cientos y cientos de hectáreas de bosques están siendo arrasadas.

El especialista en medio ambiente sostuvo que durante el período de 2004 a 2016 se implementó el programa Pro Árbol y el programa de Restauración de la Cuenca delCutzamala. Ambos esquemas hicieron posible la restauración de grandes áreas forestales, mismas que fueron devastadas en el período que líneas arriba se mencionan.

Pero a partir de 2016 los programas forestales disminuyeron de manera drástica, debido a la reducción de presupuestos para la actividad forestal. Un factor que agravó la situación,fue la emergencia de salud denominada Covid 19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: