EstatalesSinopsis PolíticaZitácuaro

SINOPSIS POLÍTICA 1156

EL DESPERTAR CRECE EN CONTENIDO

Como proyecto periodístico jamás hemos sido partícipes de la mediocridad, tampoco simpatizamos con la idea de instalarnos en la zona cómoda, por eso siempre estamos innovando, creando, confeccionando un producto de calidad para nuestros lectores, que cada vez son más analíticos y exigentes.

Buscando la excelencia, para trascender como medio de comunicación, con el apoyo del compañero Gabriel Gómez Rodríguez creamos la sección “El Personaje de la Semana”, como una forma de reconocer a vecinos destacados, que pudiesen resultar ejemplares para el resto de sus conciudadanos, al sobresalir en el campo laboral, académico, intelectual, cultural, deportivo, artístico y en otros aspectos de la vida de nuestros pueblos.

Con Gaby también se puso en marcha la sección de “Los Ciudadanos Opinan”, con el propósito de escuchar las voces ciudadanas y conocer el juicio popular de los habitantes de la región en los diversos temas que influyen en el ánimo social.

Con el respaldo incondicional de nuestra estimada amiga, la Arquitecta Verónica Loiza Servín y un grupo de colaboradores, que ella coordina, se puso en marcha la sección Cultural. Un espacio poco atractivo para el sector proclive al morbo de los eventos policiacos, pero valioso para el grupo minoritario que aprecia el arte y la cultura. Para ellos y para quien lo desee, se ha creado este espacio, que enriquece el contenido de El Despertar.

Con los compañeros Luis Contreras Vázquez y José Luis Gutiérrez, se creó la sección “Aventurándonos en Zitácuaro”, con el propósito de ubicar, explorar y difundir los atractivos turísticos, naturales e históricos, de la región oriente.

Hoy, con orgullo comparto a nuestros lectores y amigos, que El Despertar, desde hace algunas semanas, cuenta con la distinguida colaboración, exclusiva, de un joven talentoso, extraordinario escritor (autor de más de siete libros) y profesionista de excelencia: José Luis Valencia Castañeda. Quien desde la infancia se caracterizó por su singular avidez de conocimiento. Como hermanos de origen, coincidimos durante nuestra estancia en la Casa del Estudiante Ernesto Che Guevara, de la UMSNH. Le decíamos “El Niño”, por ser el más joven, pero con mayor madurez intelectual que muchos.

Ahí pertenecimos a bandos contrarios: él estaba con los ideólogos revolucionarios y un servidor con los “rebeldes”, que ponían de pretexto los deberes escolares para evadir la participación en los movimientos de lucha estudiantil y nuestra responsabilidad con la sociedad. Luchas a favor –incluso- de nuestra propia alimentación.

El Arquitecto Valencia Castañeda, cada sábado nos comparte e ilustra con tres colaboraciones:

“Política en lo Oscurito”, donde con cierto humor satírico y fina critica, comenta los temas sociales y políticos de la región, del estado y el país.

“Despertar Poético”, espacio que nos deleita con poesías de su autoría y algunos atractivos relatos novelescos. Y…

“El Despertar de la Tierra”, trazado en el que se pretende crear o fortalecer la conciencia cívica con el medio ambiente.

Precisamente en esta sección, “El Despertar de la Tierra”, sin ser Chamán, brujo o vidente, sólo un hombre estudioso, preocupado y ocupado en la salud del planeta, José Luis Valencia, con mucha antelación, estuvo pronosticando los desastres naturales que hemos estado padeciendo durante los últimos días y que han traído desolación y muerte.

El 31 de agosto escribió en estas páginas, que los tiempos de la tierra son firmes y sus designios inescrutables para el ser humano, que las consecuencias de nuestros actos de auto terrorismo y la fe ciega de que la tierra aguanta todo, se está agotando.

“Ya es difícil establecer e identificar la delgada línea del respeto al ambiente sin afectar el sistema de vida que nos hemos creado, basados en la posesión de lo material y en la ayuda de la máquinas”.

Todo provocado por el hombre y su sed insaciable de tener algo que los haga ser “mejores” entre los peores. Esta cultura de tener, almacenar, de poseer, ha hecho que el hombre cambie por completo el paisaje de la tierra, la agote, la modifique, la quiera volver solo un instrumento de su rapacidad.

“Las consecuencias de nuestra incapacidad de mantener una simbiosis con la tierra ya se empieza a sentir, cada año son más frecuentes y más mortíferos para el hombre. La tierra hace su trabajo, busca su equilibrio, si falta agua y frescura en una zona, manda agua y frescura a esa zona, a costa de lo que sea. La tierra tiene que sobrevivir, aun a costa del hombre”.

En resumen, para José Luis Valencia Castañeda, el hombre es la peor, más letal y destructora plaga del planeta. Ante la depredación del hombre, la tierra solo se defiende, sacudiéndose y utilizando sus cuatro elementos para protegerse y cuando la naturaleza desata su furia devastadora, solo entonces resurge nuestro sentimiento de solidaridad con la especie, se despierta nuestra conciencia ambientalista, nos convertimos en seres espirituales, llenando templos e iglesias en oración y aclamando a seres divinos que sólo en momentos de tribulación recordamos.

Pero una vez supurado el susto, regresamos a lo habitual, volvemos a convertirnos en los seres egoísta, desalmados, ávidos de bienes materiales que inmisericordemente le arrebatamos a la naturaleza y a nuestros semejantes, sin detenernos a reflexionar que el dinero no detiene terremotos, ni los billetes nos protegen de huracanes o el surgimiento de volcanes, aunque si nos pueden ayudar a prevenirlos e intentar reparar el daño que estamos causando a la tierra.

LA EFÍMERA E INTRASCENDENTE VIDA PÚBLICA DEL POLITICO

   Hace unos días, estuve esforzándome por recordar a quienes fungieron como Secretarios del Ayuntamiento de Zitácuaro, durante el periodo de gobierno presidido por Juan Carlos Campos Ponce y tuve dificultades para traer a la memoria a dichos personajes… y no porque ya me esté visitando el famoso Alemán que nadie quiere de compañero, ese llamado Alzheimer; sino porque, así de efímeros son los cargos públicos e intrascendentes los sujetos que los ostentan.

En cambio recuerdo perfectamente a otros ex funcionarios, pero no porque hayan realizado un trabajo brillante, que les permitiera crecer como personas; sino porque hicieron todo lo contrario, se sumergieron en la podredumbre.

A pesar de ser breve e irrelevante la estancia de algunas personas en el servicio público, estos se sienten semidioses, señores feudales, patroncitos, todo, menos empleados al servicio de la población. Y a pesar de sus considerables limitaciones intelectuales, humanistas y de “percepción”, hay quienes no sólo pretenden perpetuarse, sino ascender a responsabilidades mayores.

Por eso el PRD tiene dificultades para encontrar perfiles competitivos, que lo puedan representar en la candidatura por la alcaldía y en una de esas se andan decidiendo por la reelección, que a nadie conviene, menos al munícipe en funciones, pues el ejercicio del poder desgasta, máxime cuando no se cuenta con un equipo políticamente deficiente para mantenerse en el poder y cuando existe la posibilidad de que el candidato del PRI, a la presidencia de Zitácuaro, sea Juan Antonio Ixtlahuac; ya que los grupos de interés podrían cerrarle el acceso al Senado, pues no es el único que pretendería ese escaño como trampolín para la gubernatura, espacio que también estarían ambicionando el dirigente estatal del PRI, Víctor Silva Tejeda y hasta el presidente nacional del tricolor, Enrique Ochoa Reza.

Además de la alcaldía -si llegara a ganarla- Ixtlahuac Orihuela tendría la dirección estatal del Movimiento Territorial para, con ese pretexto, recorrer la geografía michoacana promocionándose a la gubernatura, que disputaría a sus correligionarios, futuros Senadores. Pero, por el momento, todo son puras especulaciones y futurismo político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *