Yanely Maya Sánchez

Zitácuaro, Mich. – Joven emprendedora, trabajadora y a la vez madre soltera, así vive Yanely Maya Sánchez, quien hace 9 años sufrió un accidente y quedó discapacitada. Para ganarse el pan de cada día vende dulces, además viaja todos los días desde la colonia La Palma de Cedano hacia el centro de la ciudad para obtener una ganancia económica y pagar la educación de su hijo.

Desde su perspectiva, considera que debería de haber fuentes de empleo para personas que viven en esa condición física, con el objetivo cubrir sus necesidades elementales y tener una remuneración garantizada.

Considera que en Zitácuaro prevalece, en ocasiones, falta de respeto y discriminación hacia quienes se trasladan en sus sillas de ruedas, incluso los miran como si fueran “bichos raros”.

Caso contrario, también algunas personas muestran afecto y simpatía cuando observan su labor de comerciante de dulces.

Debido a que su hogar se encuentras fuera de la ciudad, recibe el apoyo de algunos trabajadores del volante, como los taxistas de la línea “Colibrí”, para traerla a la ciudad y posteriormente ella paga el pasaje de ida hacia su hogar.

Yanely tiene en la actualidad 33 años de edad, se separó de su pareja hace algún tiempo; por lo que, al tener un hijo de 9 años, trabaja arduamente para conseguir el sustento económico y llevar comida a su hogar.

Su hijo lleva por nombre Edgar Isaac y cursa actualmente el cuarto grado, en la primaria “Amado Nervo” de esta ciudad, ubicada en la calle de General Pueblita.

Cinco días a la semana la joven mujer se encarga de traer a su pequeño a la escuela y pueda tomar su enseñanza básica, así como de cubrir sus cuotas de inscripción y de que traiga un peso en su bolsillo para comprarle una torta y agua a la hora del recreo.

Mientras Edgar se adentra en la enseñanza básica, su madre se dedica a vender sus golosinas afuera de la clínica del ISSSTE, que se encuentra a unos pasos de la escuela. También recorre las calles del centro de la ciudad, incluso se establece por algún tiempo en la plaza principal para realizar su vendimia.

Yanely desea a través de su número telefónico recibir alguna oferta laboral, en la que ella pueda emplearse y tener garantizado un sueldo o salario para sostenerse ella misma y a su pequeño. Su número es 715-120-66-21. La joven madre carece de una carrera o profesión, ya que únicamente alcanzó a terminar su educación secundaria.

Exhortó a la sociedad en general a que se respalde a la comunidad de discapacitados, además de que se apoye a muchos niños que andan en la calle y que carecen de la protección de sus propios padres. De igual manera indicó que hace falta brindar espacios apropiados para los adultos mayores y que algunos se encuentran en situación de calle.

Se considera que en México hay en promedio un millón de personas con discapacidad, 7 de cada 10 de ellas están sin trabajo, por lo que sólo la tercera parte participa en el mercado laboral.

De acuerdo al Consejo Mexicano de Negocios (CMN) cinco de cada 10 discapacitados no posee prestaciones y 15 por ciento no recibe remuneración.

De acuerdo a estudios realizados 8 de cada 10 tienen como máximo de estudios la educación básica y solamente un diez por ciento continua estudiando después de los 18 años.

En la actualidad todavía prevalecen las barreras mentales ya que los empleadores consideran que esta comunidad no será lo suficientemente productiva para sus puestos, siendo esta una de las mayores causas de por qué las personas con discapacidad no consiguen empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *