Zitácuaro es monitoreado por Profeco permanentemente 

-A fin de que se respeten derechos e intereses de consumidores.

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Personal de la Procuraduría Federal del Consumidor, tanto de la Ciudad de México como Morelia, realizan inspecciones de manera periódica en esta ciudad a fin de que se respeten derechos e intereses de consumidores.

Luego del medio día del miércoles, de la presente semana, “El Despertar” constató que uno de los inspectores de Profeco estaba en un establecimiento para checar una báscula y que diera kilos “completos”.

Al acudir con el verificador, este medio de comunicaciónlogró contactar a Gustavo Adolfo Ríos Mena, jefe de verificación de la Procuraduría Federal del Consumidor. El funcionario aprovechó su visita a esta ciudad para saludar personalmente al alcalde, Antonio Ixtláhuac Orihuela, en la plaza principal, en ocasión del “Miércoles Ciudadano”.

El servidor público expuso que no tienen autorización para dar entrevistas, ya que el responsable de brindar informaciónes el titular de esa institución en el estado. Sin embargo,resaltó que se están verificando básculas y todos los instrumentos de medición, por instrucciones de la dependencia y Procurador, con el objetivo de que les den “kilo de a kilo” a los consumidores.

Subrayó que se atienden las quejas a su debido tiempo, a fin de dar respuesta a los ciudadanos. De tal manera que, de forma permanente, la Profeco vigila y monitorea que haya orden, a fin de procurar equidad y seguridad jurídica en las relaciones entre proveedores y consumidores.

Todo negocio pequeño o grande debe estar autorizado por esa dependencia para que se brinde un servicio de calidad.

Cuestionado sobre el despacho de gasolina y que se despachen litros completos, respondió que es Profeco de la Ciudad de México la encargada de esa tarea. Regularmente los ciudadanos consideran que les dura menos el tanque de gas LP, que en otras ocasiones. Lo mismo ocurre con el despacho de gasolina, así como en la adquisición de productos de la canasta básica, frutas y legumbres.

“Nuestra obligación es que nuestras básculas estén pesando lo que debiera ser, que te estén vendiendo lo que debe de ser”. Las quejas y denuncias son atendidas en la página de la Profeco, a las que se les da respuesta en su momento, puntualizó.

Por cierto, Ríos Mena acudió personalmente a inspeccionar a comerciantes de Pátzcuaro, con motivo de las denuncias por precios elevados en enchiladas. El tema se hizo viral en todo México. Las mismas tenían un precio de 800 pesos.

El Ayuntamiento de esa ciudad, en coordinación con Profeco, realizó un recorrido por los puestos de alimentos, a fin de verificar los precios y su exhibición, así como la calidad de los alimentos que se ofertan.

Se acordó la vigilancia constante por parte del Ayuntamiento y personal de la Procuraduría del Consumidor para supervisar y revisar que se cumpla lo que establece la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: