Zitácuaro, historia de un gobierno fallido

Zitácuaro. – Como candidato, Carlos Herrera Tello prometió que el municipio de Zitácuaro y sus habitantes mejorarían su calidad de vida. Hoy, las estadísticas muestran que todo quedó en un discurso de manipulación en favor de sus propios intereses. Los siete ejes rectores de los que habló, sólo fueron modelos mentales sin representación social, centrados en las participaciones típicas del discurso que usan para manipular, dejando una sociedad temerosa ante el desbordamiento criminal y la impunidad que hay para resolver delitos y castigar culpables.

Herrera Tello siempre alardeó que en su gobierno (primera administración), había logrado desvanecer la delincuencia a niveles muy bajos, erradicando delitos como el homicidio, el secuestro y la extorsión. Según “sus datos”, empresas privadas habían realizado estudios que comprobaban que en Zitácuaro esos delitos mantenían una tasa cero, colocando al municipio como el “más seguro del Estado de Michoacán”.

Esto lo dio a conocer en una rueda de prensa durante campaña y frente a los medios de comunicación, asegurando que los resultados gubernamentales arrojaban las mismas cifras.

No obstante, luego de presentar un “plan estratégico” basado en lo que él llamó “siete ejes rectores para el desarrollo de Zitácuaro” e insistiendo que la experiencia de su pasada administración le daba un punto a favor para sacar del rezago económico, social y laboral a Zitácuaro y hacerlo un municipio de primer mundo, los hechos demuestran lo contrario y hasta el momento ninguno de esos siete ejes rectores ha dado muestra de hacer lo que en su momento se prometió.

Seguridad Pública Integral, Desarrollo Rural Agroalimentario y Sustentabilidad Ambiental, Diversificación Económica y Generación de Empleo, Educación e Igualdad Social, Vida Sana y Bienestar para Todos, Infraestructura y Servicios Públicos Municipales de Calidad y, Gobierno Abierto a la Rendición de Cuentas. Estos fueron los siete puntos que durante su campaña fueron la bandera para lograr conquistar el sufragio.

Con un discurso que daba la impresión de que sabía lo que decía y hacía, Carlos Herrera tomó como primer punto el de la Seguridad Pública Integral, misma que vendría acompañada de cinco sub-ejes para lograr el cometido.

Como ya es su costumbre, el ex presidente Herrera Tello hace alarde cada que toca el tema de seguridad, que desde que fue presidente de este municipio, en la anterior administración, los indicies delictivos bajaron de manera contundente. Por ello presentó una gráfica con semáforos indicativos, la cual explicó, fue realizada por un “ente” externo al gobierno y las cifras obtenidas eran muy similares a las oficiales.

SEGURIDAD PÚBLICA INTEGRAL.

EL PRIMER SUB-EJE: Era el acercamiento entre policías y ciudadanos, para que la población se sintiera más segura con la convivencia entre policía-ciudadano. Esto, por supuesto falló. Las detenciones ilegales y arbitrarias que los ciudadanos han denunciado desde la pasada administración y que se agudizaron en “la segunda vuelta”, dejaron ver que el primer sub-eje fracasó, ya que los policías detienen a las personas por su manera de vestir, sin que hayan cometido algún tipo de falta. Además, realizan detenciones por infracciones de tránsito, en lugar de elaborar una infracción, que nunca entregan a la hora de llevarse un auto y tampoco dan comprobante de lo que el automovilista paga. Actualmente la población no confía en la policía y es la corporación más desprestigiada.

SEGUNDO SUB-EJE: Incrementar el número de policías de 450 a 600, con la contratación de 150 elementos que vinieran de la Academia de Policía para contar con una corporación 100 por ciento certificada. Esto también falló. Apenas en el mes de marzo se descubrió que dentro de las filas de la corporación puede haber elementos que no cuentan con su Clave Única de Identificación Policial (CUIP).

Esto se ventiló luego de una denuncia penal que se derivó tras una detención arbitraria, cuando los policías se metieron a un domicilio particular y detuvieron a una persona, llevándose un vehículo que estaba en el interior del domicilio. Tras la solicitud de informes de uno de los elementos, la Secretaría de Seguridad Pública dijo desconocer de quien se trataba, ya que no tenían registrado ningún elemento con ese nombre.

TERCER SUB-EJE: este era muy parecido al anterior, lo único diferente era el número de policías a contratar y el tiempo para que estuvieran certificados, que fue antes de que terminara el 2018. Como ya se dijo, en marzo de este año aun había elementos que no estaban certificados o acreditados.

CUARTO SUB-EJE: Despedir personal administrativo de la dependencia para que fuera una corporación cien por ciento policial. Según la visión de Herrera, explicaba que, con el nuevo plan de seguridad integral, era necesario meter a personal que fuera policía y quitar a los que llamó “híbridos”, en referencia a todo el personal que realizaba diferentes labores dentro de seguridad pública, ya que todo aquel que formara parte de la corporación debería tener la capacidad de responder ante un incidente o incidencia, varios civiles quedaron en riesgo de perder su trabajo.

QUINTO SUB-EJE: en este tema se involucraría la seguridad vial, se retomarían las reglas y reglamentos de la cultura vial, el alcoholímetro y lo mejor de todo, la adquisición de 20 patrullas para que todas las tenencias contaran con una policía fija.

De entrada el haber colocado un semáforo en cada esquina y haber prohibido las vueltas a la izquierda sobre la avenida principal, causó problemas a los conductores y pérdidas de tiempo al no estar bien sincronizados los semáforos, a esto se suma la falta de cultura vial por parte de ciudadanos que no respetan los semáforos peatonales, los automovilistas y motociclistas que se brincan los altos o se paran sobre el paso peatonal y los choferes de las combis que hacen paradas en cualquier lugar del primer cuadro de la ciudad y avanzan a paso lento causando un caos vehicular.

La complejidad de sus palabras, al hablar sobre una policía fija en cada tenencia, quedó por los suelos casi de manera inmediata, luego de que cinco personas fueran muertas y calcinadas en la tenencia de Crescencio Morales por los enardecidos habitantes que los acusaban de ser ladrones y secuestradores; los mandos policiacos supieron desde un principio lo que sucedía, todas las corporaciones de seguridad igualmente sabían del conflicto, nadie actuó y las personas murieron horas más tarde.

Las autoridades policiacas y de procuración de justicia se mantuvieron al margen todo el tiempo y nunca actuaron, días después armaron un mega operativo que terminó con la detención de los jefes de tenencia de Crescencio Morales y Francisco Serrato, nunca se castigó al Director de Seguridad Pública ni algún otro funcionario.

Herrera Tello aseguró que más del 90 por ciento de los casos de violencia que se generaban en la calle tenían como origen el seno familiar, por ello su plan estratégico tenía todo para prevenir la violencia y era el adecuado, ya que estaba construido por expertos en la materia, con consultorías en varios países donde hubo éxito en los modelos de seguridad, olvidándose que cada país tiene un tipo de delincuencia diferente.

Hasta el momento no se han cumplido las promesas de campaña y para los ciudadanos esto sólo sirvió para acaparar los reflectores, tal como sucedió con el segundo eje rector.

DESARROLLO RURAL AGROALIMENTARIO Y SUSTENTABILIDAD AMBIENTAL.

Sin cambiar el contexto de sus palabras, adulándose en que la experiencia que le había dejado ser presidente meses atrás, iba a permitir que el desarrollo y el empleo llegaran de manera oportuna a Zitácuaro. En otra rueda de prensa dio a conocer el segundo eje, enfocado al campo zitacuarense.

El objetivo primordial era generar riqueza y empleo en el municipio y compartió el antecedente de que su gobierno había logrado acreditar el aguacate para que se exportara al vecino país del norte, asegurando que hoy esta oportunidad económica tiene un valor aproximado de 400 millones de pesos en Zitácuaro, pero que además generaría 3500 empleos directos, así como la extensión de más áreas para la siembra del llamado oro verde entre los productores locales.

Al día de hoy no hay datos precisos de cuantos empleos ha generado la siembra y cosecha de aguacate. Lo que sí es una realidad, es el daño ecológico causado por agricultores al quemar los árboles, acabando con el bosque para lograr el cambio de uso de suelo y poder plantar árboles de aguacate y berries, bajo la promesa de que se exportará a Estados Unidos.

Semanas después de que el ex presidente Carlos Herrera y el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, encabezaran el envío del primer embarque de aguacate a USA, los mismos aguacateros dieron a conocer la noticia de que esto había sido una farsa, ya que hasta el momento los productores de este municipio no pueden exportar el fruto de manera directa.

El motivo es sencillo, ya que el municipio no cuenta con una empacadora certificada y, por lo tanto, su producto sería rechazado en la frontera. El evento en el que el gobernador Silvano Aureoles dio el banderazo a un camión cargado, fue sólo teatro.

Los productores explicaron que aún no se cumplen todas las estrictas normas que pide el vecino país del norte, y aunque el producto de esta zona ya llega a Estados Unidos desde hace tiempo, lo hace de forma indirecta. Es decir, a través de productores de Uruapan y luego de pasar por un proceso en una empacadora certificada.

Esto quiere decir que las etiquetas que decían “Aguacates de Zitácuaro”, sólo sirvieron para la foto, y que tanto el gobernador como el alcalde Carlos Herrera publicitaran su “logro”, mismo que aún no consiguen concretar. Es decir, fue un engaño para la gente.

De nueva cuenta el segundo eje rector quedó como un discurso más, al no contemplar el daño ecológico que se causó en la región esta temporada de sequías y en donde no hay culpables que detener ni castigar

DIVERSIFICACIÓN ECONÓMICA Y GENERACIÓN DE EMPLEO

En este eje rector, de nueva cuenta salió a relucir la seguridad en el municipio, el entonces candidato y alcalde con licencia Carlos Herrera Tello, dijo a los medios de comunicación que este era un tema de altísima prioridad. Explicó que el desarrollo económico y el empleo se ven impactados por varios temas, como la percepción de los empresarios en cuanto a la seguridad pública, infraestructura del municipio (calles, avenidas, alumbrado público, drenajes, etc.).

En su discurso apuntó que se verían beneficiados el comercio, la industria y el turismo, presumiendo la seguridad con la que podían llegar los inversionistas al municipio, así como la plusvalía con la que la ciudad contaba. Además de ser una municipalidad con una ubicación estratégica a otras entidades, lo que facilitaría transportar la mercancía a otros lados.

Desde esa fecha ya se vislumbraban datos de que las cosas en Zitácuaro se estaban poniendo tensas, a pesar de ello Herrera insistía (e insiste), en que el municipio es seguro. Advirtiéndose que el ahora Secretario de Gobierno quiere aparentar que los últimos acontecimientos no existieron nunca, aunque los resultados salten a la vista.

El tema llegó hasta el compromiso de que se iba a realizar la segunda etapa del Desarrollo Turístico de la Presa del Bosque, que incluiría siete kilómetros más de andadores y ciclovías, cancha de futbol y volibol presero, restaurant, área de estacionamientos, alumbrado público y un muelle deportivo y de pesca que convirtiera a Zitácuaro en “la joya” de la región oriente de Michoacán, para que fuera un destino turístico regional.

A un año de la presentación de este eje, sólo la inversión privada ha sido la que le da un poco de vida a esa zona, la transformación prometida no llegó y no se vislumbra que llegue pronto; por lo tanto, la promesa de riqueza y empleo fue sólo una falacia, no obstante, el comercio informal si creció de manera desmedida en esta administración, tal y como lo prometió, mientras que la inversión de las empresas brilla por su ausencia.

En cuanto al apoyo a los artesanos de “la joya del oriente” ya ni que decir, toda vez que estos se siguen poniendo en la explanada de la plaza cívica Benito Juárez, al no contar con la prometida “Casa del Artesano”.

EDUCACIÓN E IGUALDAD SOCIAL

Las promesas continuaron sin disimulos, en el eje cuatro Herrera se comprometió a que no sólo los estudiantes tendrían un beneficio durante su administración, también las personas con capacidades diferentes podrían alcanzar los beneficios que la riqueza y el cambio traerían a Zitácuaro. De entrada, declaró que, por mencionar uno de estos beneficios, estaría la construcción de un parque para las personas con discapacidad, el primero en el municipio dijo. Hasta el momento tampoco se ha realizado, por el contrario, este sector de la sociedad se ha quejado constantemente, durante esta administración, del olvido al que están siendo sometidos por parte de las autoridades municipales.

De hecho, no sólo no se ha construido el parque, los que ya existen se encuentran en el abandono y completamente deteriorados, sin mantenimiento y con vegetación seca, demostrando la desidia por atenderlos, aún con eso indicó, “su gobierno siempre fue incluyente”.

El tema de la brecha educativa no podía quedar de lado, dado el eje al que se estaba refiriendo. Habló sobre la construcción de una biblioteca virtual dotada con avanzada tecnología en las instalaciones del centro cultural, la construcción de la escuela primaria de la tenencia de Zirahuato, misma que se construyó luego de las presiones hechas por los habitantes, el apoyo a la Universidad Inter Cultural y a la preparatoria pública Cobaem, así como a la educación pública gratuita.

En su proceso como candidato aseguraba que su gobierno apoyaría a los jóvenes para evitar la deserción estudiantil, por ello se crearían 2000 becas municipales a través de Becazit. Esto como estímulo para que los alumnos de toda la región continuaran con sus estudios.

Hace apenas unos días se anunció la anulación de las becas por falta de presupuesto, según se comunicó. De nueva cuenta, el cuarto eje rector quedó como un simple discurso, dejando abandonados a los estudiantes que confiaron en que recibirían el subsidio.

En un municipio como Zitácuaro, donde la falta de empleo y oportunidades se dan cada día, las promesas incumplidas generaron todavía más el descontento de la población hacía Herrera Tello, que aseveraba que con estas acciones se generaría un Zitácuaro feliz, con igualdad social y lo alejaría cada día más de “la penumbra” y el enojo que se generó por los malos gobiernos que ha tenido el municipio.

VIDA SANA Y BIENESTAR PARA TODOS

Al hacer la presentación del eje cinco, Herrera Tello se autodenominó “el candidato de las propuestas y las acciones concretas”, basadas en la experiencia, basadas en optimizar la calidad de vida de los zitacuarenses.

El primer punto fue el mejoramiento del Campo Deportivo Rafael Baeza, el cual se convertiría en un estadio urbano que permitiera ser el orgullo del municipio, una cancha de 5 mil metros cuadrados con pasto profesional de primera calidad, además de un área de restaurant, estacionamiento para vehículos, motos y bicicletas, es lo que de manera inmediata se le haría al campo deportivo. Hasta el momento el área competitiva sigue en las mismas condiciones y no se ha visto ninguna mejora, de hecho, cuando se pintan las bardas es por la acción de los mismos jugadores, que buscan la manera de realizar alguna mejora al campo.

Pero Carlos Herrera fue más allá, al mencionar que con acciones estratégicas mejoraría e induciría a la población de Zitácuaro y sus tenencias a que practicaran el deporte. El entonces candidato dijo textualmente que asumía el compromiso de que se rescatarían, rehabilitarían y construirían al menos un espacio deportivo en todas las manzanas que hay en el municipio y que pertenecen a las 13 tenencias y 5 encargaturas; es decir, se construirían 117 canchas deportivas para que los pobladores tuvieran un espacio fijo y digno.

Mejor aún, Herrera Tello les daba la elección de que escogieran que tipo de cancha querían, ya que en cada lugar se practica un deporte diferente. Tampoco se ha cumplido, en las tenencias se sigue practicando el deporte en los lugares de costumbre, cuando llueve aquello se vuelve un lodazal en algunos casos, pero las manzanas más alejadas siguen sin practicar deporte, ya que no hay un espacio idóneo para ello.

INFRAESTRUCTURA Y SERVICIOS PÚBLICOS DE CALIDAD

Para Carlos Herrera el tema de los ejes rectores se convirtió en su “tabla de salvación” durante la campaña, aunque ninguno se ha hecho en realidad. La manera en que lo decía, daba la impresión de que Zitácuaro se convertiría en un municipio totalmente diferente. Agunos de estos ejes eran muy similares; sin embargo, se escondían dentro del discurso para contagiar la emoción que eran diferentes puntos.

La infraestructura era uno de los temas más importantes, por centésima ocasión Herrera se vanagloriaba con el actuar de su pasada reciente administración, habló sobre la remodelación de la Avenida Revolución, que fue la bandera con la que por meses navegó y que publicitaron por todos los medios. “Es la Avenida más hermosa de todo Michoacán” decía, hoy esta obra se encuentra descuidada y deteriorada.

En esta presentación habló sobre la construcción y modernización de la carretera salida a Toluca, la avenida principal y algunas áreas que ahora están estropeadas por la falta de mantenimiento. Pero llamó la atención cuando dijo que se construiría la llamada “Vía Verde”, la cual sería un tipo de periférico para todos los que vienen de la Tierra Caliente, mismos que ya no tendrían que entrar a la ciudad para salir hacía el Estado de México.

Expuso también, que con esta acción se rescataría el río que por ahí pasa, además de rescatar todas las áreas verdes del entorno. Una vez más sólo fueron palabras, ya que recientemente los ciudadanos y vecinos de aquella zona denunciaron que el río se encuentra totalmente contaminado por las aguas negras que caen de manera directa a la cuenca.

Las aguas negras fueron direccionadas al río, luego de que se metiera el drenaje en la Colonia Emiliano Zapata. Una de las denunciantes detalló que cuando estaban ampliando la obra de la salida a Toluca, solicitó que se tomaran cartas en el asunto, pero nunca fue escuchada. Esto deja en claro que el proyecto sólo fue planteado como una promesa de campaña, de esas que no se cumplen.

De los Servicios Públicos Municipales de calidad no habló, sin embargo, los resultados saltan a la vista, con una dirección que no aporta nada nuevo, los servicios municipales son obsoletos para la población. El presidente con licencia no mencionó que sólo dos calles de la ciudad fueron remodeladas, el resto de ellas simplemente están en deplorables condiciones.

GOBIERNO ABIERTO A LA RENDICIÓN DE CUENTAS

En este último eje rector, no hay mucho que decir, ya que hasta el momento la administración municipal no ha puesto en su página oficial información fidedigna reciente, como el Programa Operativo Anual, la cuenta pública y otros datos que deberían de ser abiertos a la ciudadanía.

De hecho, se detectó que en la nómina aparecen decenas de aviadores disfrazados de asesores, mismos que están ahí debido a los compromisos de campaña con el ex presidente municipal.

Para la ciudadanía en general Carlos Herrera Tello sólo buscó la reelección como un trampolín para alcanzar un escaño más en la política, algo de lo que ya se hablaba desde que estaba en campaña. fFnalmente se dio y abandonó el cargo para ocupar un lugar en el gobierno estatal.

Herrera Tello abandonó la alcaldía con la mayoría de promesas sin cumplir y sin explicarles a los zitacuarenses los malos resultados que arrojó durante los primeros meses de su administración; aunque la decisión ya estaba tomada, en un intento embaucador de democracia, se realizó una “consulta” de la que nunca se mostraron los resultados y donde los mismos organizadores aseguraron que apenas unos cuantos miles “dieron el permiso” para Herrera dejara la presidencia municipal. “Esto fue una burla”, dijeron la mayoría de ciudadanos.

A unos meses de haber asumido el puesto de Secretario de Gobierno, tampoco se ha cumplido la promesa de que las cosas iban a cambiar en Zitácuaro y que su llegada a ese lugar sería para mejorar el municipio; por el contrario, las cosas han empeorado y Carlos Herrera sigue “componiendo” las cosas con discursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *