SINOPSIS POLITICA 1093

AL FIN SE ACTUARÁ LEGALMENTE CONTRA CAMPOS PONCE

La transparencia, tiene el propósito de generar un ambiente de confianza, seguridad y veracidad entre el gobierno y la sociedad, de tal manera que los ciudadanos estén informados y conozcan las responsabilidades del sector público, en un marco de abierta participación social y escrutinio ciudadano. Es pues, obligación de cualquier gobierno democrático poner a disposición de los ciudadanos la información que revele que hace o ha hecho determinada administración.

Luego entonces, es deber del gobierno del estado, a través de la Auditoría Superior de Michoacán y de la administración de Zitácuaro, por medio de la Contraloría municipal, investigar, transparentar, informar y dar vista a las autoridades competentes de  las posibles irregularidades detectadas en el ejercicio público de los funcionarios.

De acuerdo a los anteriores lineamientos, los zitacuarenses no tendríamos por qué dudar respecto a la rectitud administrativa durante el mandato de Juan Carlos Campos Ponce al frente del gobierno municipal, pero como todos las autoridades que tienen que ver con la materia de fiscalización, transparencia y rendición de cuentas han sido negligentes, omisas y corruptas, los ciudadanos nos hemos dedicado a especular, preguntándonos si son 300, 500 o 175 los millones de pesos hurtados a las arcas municipales.

Lo cierto es que, en tres años ocho meses  de gobierno, no se realizó ninguna obra de impacto social, fueron constantes los señalamientos de obras inconclusas reportadas como terminadas, que se volvían a reprogramar y tampoco se concluían. Así mismo se desconoce el paradero de varios millones de pesos que se descontó a los trabajadores municipales para pagar las cuotas del ISSSTE y el propio ex alcalde confesó que del presupuesto destinado al municipio él entregaba fuertes cantidades (el diez por ciento) a los políticos que le gestionaban dinero y también financiaba al crimen organizado, desconociéndose a la fecha de que partidas presupuestales obtenía dicho recurso.

Estas, son sólo algunas de las posibles irregularidades que inducen duda, respecto a la honestidad en el gobierno anterior, por la ausencia de transparencia, la acostumbrada ineficiencia o complicidad en los órganos investigadores; no obstante, por sí misma, la diputada del Partido del Trabajo, Mary Carmen Bernal Martínez, ha presentado a la ASM evidencias que acreditan 36 observaciones encontradas en dicho periodo de gobierno, mismas que se sumarían a las detectadas por la propia Auditoria Superior de Michoacán.

En tal sentido, el jueves, un medio electrónico de cobertura nacional difundió la noticia de que el presidente Carlos Herrera Tello, ha presentado ya pruebas documentales ante la ASM por la desaparición de más de 175 millones de pesos, que se detectaron durante la entrega recepción de la administración municipal, cantidad que podría crecer considerablemente si se profundiza en las indagaciones, pues esa cifra se descubrió sólo en los 20 días que duró el proceso de entrega recepción. El munícipe informó además, de acuerdo a la agencia de noticias, que iniciará la visita a los ministerios públicos en el transcurso de la semana, para que se investiguen posibles ilícitos.

LA REACCIÓN DE CAMPOS

Como siempre que se le señala, aún con la presentación de pruebas irrefutables, Campos Ponce de inmediato acudió a desmentir verdades, negando la existencia de evidencias que lo incriminen por malos manejos financieros, afirmando que los señalamientos son falsos, que él tiene pruebas para demostrar su inocencia.

               EL EXTRAORDINARIO ÉXITO ECONÓMICO DE ALGUIEN QUE JAMÁS FUE PRODUCTIVO

Jamás en su vida ha sido productivo, incursionó en la venta de colchones y fracasó, como Contador resultó un fiasco. No obstante, su éxito económico es indiscutible. Hoy Juan Carlos Campos Ponce vive como magnate, son diversas y costosas sus propiedades, abultadas sus cuentas bancarias y suntuosos los automóviles en los que se transporta el hoy empresario de espectáculos, quien en los últimos días ha inaugurado dos bares en las zonas más exclusivas de la capital del estado.

No obstante, Campos Ponce nunca había trabajado, al menos en la iniciativa privada no pudo destacar; luego entonces, su extraordinario capital financiero no tiene otro origen que no sea a través del servicio público, desde administrador de la oficina de rentas de Zitácuaro, durante el mandato de su hacedor y protector Víctor Manuel Tinoco Rubí, pasando por diputado local y terminando como presidente municipal, carrera que duró sólo siete años, pero le permitió forjar un patrimonio cuantificado en decenas de millones de pesos.

El sábado 21 de febrero del 2015, en las páginas de El Despertar se informaba de una de las múltiples acciones que evidenciaban el enriquecimiento “inexplicable” del entonces alcalde de Zitácuaro; quien, en un solo día puso a nombre de su esposa (hoy regidora) e hija cinco propiedades.

En esa ocasión, en este mismo espacio, comentamos que dicha información, publicada como nota principal de portada, necesariamente debería traer consecuencias jurídicas de carácter penal y administrativo, por la gravedad del hecho y las pruebas que  demuestran enriquecimiento ILICITO, especialmente por tratarse de propiedades adquiridas con recursos provenientes del hurto. Pero nada sucedió, a pesar de evidenciar voracidad, corrupción y saqueo.

En ese entonces se trataba de ocho propiedades a nombre de Juan Carlos Campos Ponce, su esposa e hija, incluido un terreno ubicado en el costoso y exclusivo desarrollo residencial “Altozano”, en Morelia. Cinco de los citados inmuebles fueron escriturados el 18 de febrero del 2014 a nombre de la esposa e hija de Campos Ponce. La mayoría de dichos bienes fueron adquiridos cuando el señalado fungía como presidente municipal de Zitácuaro. Sin incluir en dicha relación aquellos escriturados a favor de prestanombres o en “trámite”.

                                                                         EVASIÓN FISCAL

Graves, también en este mismo asunto, fueron las prácticas deshonestas a las que se incurrió para evadir al fisco e intentar burlar la acción de la justicia, escriturando siete inmuebles con un valor catastral excesivamente inferior al precio real. Con excepción del terreno adquirido por el entonces presidente Juan Carlos Campos, en “Altozano”, en un precio de $ 876 mil, 049.00 pesos; las siete propiedades restantes, establecidas en el municipio de Zitácuaro, fueron escrituradas con precios muy por debajo de la realidad; por ejemplo, la casa habitación y local comercial ubicados en la Avenida Revolución Sur, cuyo terreno tiene una superficie de 266 metros cuadrados y 412 metros de construcción, el ex alcalde les adjudicó un valor de 542 mil pesos, mientras que un Perito Valuador afirma que el valor comercial es de dos millones y medio de pesos.

El Rancho del ex presidente, donde hace sus fiestas y reuniones, localizado en la tenencia de Curungueo, con superficie de hectárea y media de terreno y 500 metros de construcción, lo escrituró con un valor catastral de 230 mil pesos, cuando su valor comercial, de acurdo al experto en avalúos, alcanzaría los cuatro millones y medio de pesos…entre oros predios…

Al respecto se habría de averiguar que Peritos Valuadores, Notarios y funcionarios públicos se prestaron a estas anomalías, para ocultar inversiones superiores a los siete millones de pesos, en sólo tres, de ocho bienes inmuebles.

Respecto a dichos bienes se podría argumentar que son producto de años de ahorro; si así fuese, el origen del “ahorro” son también los recursos públicos, pues jamás nuestro ex alcalde había sido exitoso en la iniciativa privada y su crecimiento económico se encuentra estrechamente vinculado al servicio público y otras actividades nada transparentes.

Independientemente de que ocho o cinco propiedades difícilmente podrían lograrse con un trabajo honrado durante un trienio, ni siquiera con un sueldo de 120 mil pesos mensuales, que era el de nuestro ex alcalde, menos cuando se lleva una vida desenfrenada, costosa y de constantes viajes al extranjero; ocho bienes de esa magnitud en un gobernante o líder político, representa un ultraje a quienes no han podido conseguir siquiera una vivienda de interés social o un terreno para edificar un jacal con su esfuerzo, con el sudor de su frente y no con las contribuciones y el sudor de los de enfrente. El gobernante tiene que vivir como vive la mayoría y no con los excesos de la minoría.

                                                    ¿QUE HARÁN LOS DUEÑOS DEL PRI?

Frente a estas contundentes evidencias de posibles actos de corrupción y pruebas fehacientes de “probable”  enriquecimiento ilícito, los hipócritas representantes populares surgidos del PRI se excusarán bajo el pretexto de la ignorancia, argumentando que no se dieron cuenta de la depredación.

La misma actitud de falsa indignación adoptarán los esbirros y alcahuetes que dirigen a su partido (PRI); así como funcionarios coludidos, que protegen a este tipo de “presuntos” delincuentes.

Como acostumbran, para disminuir la carga de la culpa (conciencia no tienen), justificar sus raterías e ineptitudes, lejos de aceptar su responsabilidad e intentar enmendar equívocos, culparan a los oponentes. Otros dirán que todos son iguales; sin embargo, durante la administración pasada, los gobiernos del PRI, a nivel federal, estatal y municipal, demostraron ser ladrones, cínicos e incompetentes, desprestigiaron y desgarraron a su partido y a la sociedad y no fueron castigados; al contrario, se les premió.

FAUSTO VALLEJO EN ZITÁCUARO

Fue él, Fausto Vallejo Figueroa, quien hizo famosa aquella certera frase: “Ni toda la oposición junta hace más daño al partido, que un mal funcionario público surgido de sus filas”. Hoy, cargando el desgaste que le han ocasionado las “amistades” de su hijo, Don F sigue siendo uno de los cuadros con mayor oficio político dentro del priismo michoacano; por ello, seguramente no agradó a quienes se consideran dueños del partido en la región que Fausto visitara su tierra sin pedirles permiso. Se resisten a aceptar que políticamente se encuentran desplazados, si no es que fenecidos.

El viernes 15 de abril, el ex gobernador se reunió con liderazgos de la región oriente, convocados por el empresario agroindustrial Ricardo Guzmán Ruiz, ex presidente municipal de Tuzantla y aspirante a la dirección estatal de la CNC. A la convocatoria (cerrada), acudieron tres presidentes municipales (Angangueo, Susupuato y Senguio), tres ex candidatos a presidentes municipales, cuatro ex munícipes, así como tres presidentes de comités municipales del partido (PRI), sumando la participación de 19 municipios de la región, así como líderes y amigos personales de Vallejo Figueroa que aprovecharon la ocasión para saludarlo y algunos agradecerle la oportunidad que tuvieron de participar en su gobierno. Fausto a su vez se concretó en exhortarlos a apoyar a Víctor Manuel Silva Tejeda, recién ratificado presidente del Comité Directivo Estatal de su partido y a fortalecer al PRI.

Haciendo un poco de historia, para refrescar molleras, cuando Fausto Vallejo compitió para gobernador de Michoacán, Zitácuaro fue el único distrito electoral que perdió, por dos razones: de aquí es el gobernador actual y su adversario en ese entonces por el mismo cargo, pero principalmente se atribuye a la deslealtad de algunos de sus correligionarios que le juagaron contras. Peor estuvo el actual Senador de la República, J Chón Orihuela, quien no pudo siquiera conquistar su tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *