De cara a terminar el año, la situación no pinta del todo bien para Michoacán con la forma de comenzar este último mes de 2018, que inició con un gobernador entre la espada y la pared con el tema financiero, las dificultades por escasez de gasolina en algunas partes del Estado y la exhibición del descaro de aquel “independiente” que gobernó Morelia.

LA ENCRUCIJADA

La Real Academia Española define encrucijada como “situación difícil o comprometida, en que hay varias posibilidades de actuación y no se sabe cuál de ellas escoger” y en esta situación se ha visto el mandatario Silvano Aureoles Conejo, ante las dificultades para el pago a maestros de la entidad.

El episodio más relevante se dio el pasado lunes, 26 de noviembre, cuando en vísperas del inicio del nuevo gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, informó en una rueda de prensa que entregaría a la federación el sistema educativo del estado.

El mandatario detalló que daban por terminada la adhesión al Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, celebrado desde 1992, y el Convenio de Coordinación para la Conclusión del Proceso de Conciliación de Plazas Transferidas, suscrito en diciembre de 2014.

El argumento expuesto por el mandatario, fue que las finanzas del estado no dan para cubrir la nómina magisterial, pagos en los cuales según dijo, se adeudan mil millones de pesos para el cierre de este año.

Sin embargo, además de la decisión de “¿Qué hacer?” para el gobierno estatal con este problema, se presentan las diferencias en cifras, pues la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), aseguró que el gobierno del estado adeuda al gremio magisterial 10 mil millones de pesos.

Estas cantidades significan el retraso en pagos a los maestros acumulados desde hace casi tres años, así lo señaló desde hace un par de meses Gustavo Logan Meza Herrera, delegado administrativo de la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), quien expuso que, al inicio de la gestión local en funciones, en octubre de 2015, se encontró un saldo insoluto por dos mil millones de pesos, correspondiente a bonos, prestaciones y estímulos estatales asignados y no pagados a los docentes.

En los siguientes dos años se realizaron pagos que permitieron reducir esa deuda a 300 millones de pesos, por dos bonos generados en 2017.

No obstante, en el curso de este año nuevamente se acumularon conceptos por dispersar, un total de tres bonos, lo que elevó la cuantía del adeudo a 512 millones de pesos, de acuerdo con los datos proporcionados por la SEE y la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA).

Se trata pues de una “bola de nieve” que ha avanzado por años, en ratos a menor fuerza y en otros a más, pero que ahora llevó a que el gobernador diera su “recibimiento” al nuevo gobierno federal con el anunció de que Michoacán ya no estaría a cargo del pago a los docentes.

Incluso el mandatario estatal aseveró que estaría dispuesto a una marcha, un plantón con huelga de hambre para que el gobierno federal se haga cargo de este gremio en la entidad. En respuesta el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que no descarta que la federación se haga cargo de este tema a nivel nacional, para evitar problemáticas.

La solución de este tema estará en la mira de una gran cantidad de michoacanos durante los siguientes días.

SIN GASOLINA

Desde el 29 de noviembre, poco a poco crecieron en Morelia las menciones de una problemática que inicialmente parecía algo aislado: no hay gasolina en algunas estaciones.

Las redes sociales fueron replicando más y más publicaciones en este sentido, los medios de la entidad comenzaron a indagar y detallaron que la causa de esta escasez de gasolina era el llamado “huachicol”.

El robo de gasolina, a través de los ductos subterráneos que la conducen a la Estación de Almacenamiento y Distribución que se ubica cerca de Cuitzeo, Michoacán, provoca que para reparar esas tomas clandestinas se suspenda el abasto a través de estos conductos, por lo que el combustible se debe enviar solo por pipas, lo que genera retraso en el envío del combustible.

Este retraso llevó a que se agudizara la escasez en la capital michoacana, donde afectó a casi 50 estaciones de servicio, y también en municipios del norte del estado, ubicados en las cercanías de la estación mencionada, aunque se indicó que prácticamente en las 320 gasolineras de la entidad hubo alguna afectación.

Cabe señalar que justamente la zona de límites de Guanajuato con Michoacán, es donde el delito de robo de combustible prolifera más, pues por esa área cruzan los ductos que trasladan el combustible desde la refinería de Salamanca, Guanajuato, hacia Michoacán.

EL RETORNO DE UN DESVERGONZADO

A casi tres meses de haber dejado su cargo como presidente municipal de Morelia, Alfonso Martínez Alcázar se había mantenido en un bajo perfil, alejado de las cámaras, y poco o nada se sabía de sus actividades, luego de su no muy grato paso por la alcaldía de la capital michoacana.

Además de decisiones controversiales y otros casos que ya se han expuesto aquí, en El Despertar, el que fue el primer alcalde no respaldado por un partido político, también tuvo deficiencias en la gestión de recursos, pues recientemente se supo cómo “dejó ir” casi 90 millones de pesos para obras.

Esto, debido a que fallaron los trámites para acceder al Fondo de Aportaciones Estatales para la Infraestructura de los Servicios Públicos Municipales (FAESISPUM).

El 15 de febrero, de 2018, en el Periódico Oficial del Estado se publicaron las reglas de operación del FAESISPUM, donde se especificaba la forma en la que podía bajar recursos para el municipio de Morelia.

 

Este dinero era para servicios públicos, como agua potable, espacios deportivos, alcantarillado, drenaje y letrinas, alumbrado público, plazas y rehabilitación de espacios, urbanización, electrificación rural y de colonias pobres e infraestructura del Sector Salud y Educativo.

Pero el 27 de marzo, de 2018, prácticamente cuatro días antes de la fecha límite para presentar proyectos, la administración independiente entregó 13 proyectos por un monto de 90 millones 556 mil 552 pesos, pero no había diversidad en los proyectos, todos los que presentaron estaban encaminados a pavimentación y rehabilitación de calles.

Por tanto, la Secretaría de Finanzas y Administración solamente aprobó un proyecto, que fue la rehabilitación de la avenida 30 de septiembre, ubicada en la Tenencia Morelos, con un costo total de 2 millones 500 mil pesos, y así fue como Alfonso Martínez dejó ir poco más de 88 millones de pesos.

Pero además el 3 de diciembre pasado, el ex alcalde moreliano y ex militante del Partido Acción Nacional, reapareció en la actividad política en la Ciudad de México, donde figuró en el presídium de la asamblea para renovar la dirigencia nacional de MC, en la capital de la República.

Tras esto, el diputado local y dirigente estatal con licencia de Movimiento Ciudadano, Javier Paredes Andrade, confirmó que Martínez Alcázar busca “la bendición” de la nueva dirigencia nacional de Movimiento Ciudadano (MC), que hoy asumió Clemente Castañeda.

Pero el mismo Paredes Andrade puso de manifiesto que Alfonso Martínez no es bienvenido entre los liderazgos y militantes del partido naranja en Michoacán y pugnarán para que éste no le sirva de plataforma para competir por la gubernatura en el 2021.

Así inició el último mes del año para Michoacán, entre problemas de deudas, problemas de escasez y las reapariciones de elementos que dejaron que desear en su desempeño, ¿será un presagio de lo que depara el 2019?

https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/12/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2-1.jpg?fit=449%2C300&ssl=1https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/12/eldespertar-1-1-2-2-2-1-2-1.jpg?resize=150%2C150&ssl=1Redacción / El DespertarOpinión
De cara a terminar el año, la situación no pinta del todo bien para Michoacán con la forma de comenzar este último mes de 2018, que inició con un gobernador entre la espada y la pared con el tema financiero, las dificultades por escasez de gasolina en algunas partes...