Despertar Poético

Autor:​​​​​José Luis Valencia Castañeda

Narraciones súper extraordinarias de mundos extrañosLa lucha contra Oumuamua.

Hace algunos meses, Juan José Benítez relataba sobre la preocupación que tenía respecto a una información que le habían hecho llegar y que se refería a un asteroide que está por llegar a la tierra en el año 2027. Acorde al canal “Verdad Oculta”, menciona que el escritor Benítez relata sobre lo que podría suceder de caer el meteoro en el Atlántico y en voz del propio J. J. Benítez se escucha que “se calcula que en 48 horas provocaría 1200 millones de muertos”, y después de eso habría una segunda parte, que comprometería al sistema de vida, tal y como la conocemos.

De por sí, con solo pensar en la posibilidad de que caiga un meteoro de dimensiones mínimas (quizá un metro), eso ya es un enorme riesgo para la vida.Pensar que 1200 millones serán exterminados de un solo golpe es brutal. A los que hemos leído alguno de los libros de Benítez, sabemos que es un apasionado de la ufología y que gracias a ella ha hecho lo que es.Cuando le preguntaron revelar las fuentes de su información, menciona que son fuentes extra planetarias.

Algo no tan simple de entender, pues solo se ha limitado a señalar que, una vez concluidas sus investigaciones para algún tema, recibe información de seres que “no son de aquí”, refiriéndose a la tierra. Por lo que se entiende que no hay imaginería, ni interés económico por la venta de los libros usando el morbo, y los que hemos caminado un poco ese camino, sabemos que es posible y muy probable que sí la haya recibido de esa manera. Prácticamente todos tenemos la capacidad de recibir información extra terrenal de una u otra manera. 

Lo interesante de todo esto, es que el dato lo dejó notariado en 2011. Señalaba que en el año 2020 habría un cataclismo de magnitudes excepcionales y que sería solo un juego de niños, comparado con lo que llega en 2027. Ya entendimos que el cataclismo en su acepción de la “alteración grande de la normalidad del orden social y político”, fue la que sucedió y no como un fenómeno natural en sí, y que para agosto de 2027 llegaría un meteoro que provocaría más dolor y muerte. Esto incitó a crear un grupo pro defensa planetaria, lo que no contaban, es que ya estaba creado por seres espirituales extraterrenos, pero que algunos cuentan con cuerpo en la tierra. 

En un concilio, que no fue más que una pequeña reunión en las tierras del Anáhuac, en lo que hoy se conoce como el Bajío michoacano, en la reunión se encontraban Tariacuri, Balam Quitzé y Auachtli, y se preguntaron si era conveniente hacer algo al respecto, si era conveniente detener al meteoro y salvar a una humanidad que no quiere ser salvada, Tariacuri toma la iniciativa:- Hermanos, nuestro deber es salvar del dolor a todas las almas.- ¿Acaso no es parte del Plan Divino que el meteoro golpee a la tierra? -Menciona Balam Quitzé.- Pareciera que todo lo que sucede es parte del Plan Divino, pero no, muchos de los efectos son provocados por acciones basadas en la ignorancia, la ignorancia del sentido de la vida, la vida misma.- ¿Entonces debemos atacar a la ignorancia? -replica Balam Quitzé.- Si, es parte de tu trabajo, deslizar paso a paso lo velos que obnubilan las mentes ignaras -responde Tariacuri señalando a Balam.- Es un trabajo extenuante, no todos están dispuestos a escuchar, mucho menos a trabajar en su propia salvación.- Tu trabajo no es quejarte, ni poner objeciones, se te asignó una tarea, se te asignaros personajes de apoyo, se te dio una inteligencia distinta a los demás, tienes muchas ventajas que el común no tiene, eso debería de ser aliciente para no cejar en el empeño.- Tiene razón el jefe Tari – mencionó Auachtli -, nuestra labor es trabajar para que las cosas se den, no para justificar la ignorancia de las personas, pues nuestro trabajo es iluminar esas mentes. Para que elijan el camino más seguro, pues los eventos aterradores no les darán tregua.- En efecto – señala el rey Tariacuri -, no venimos a discutir si el hombre merece ser desdeñado y dejado a la suerte, sabemos que los hombres son nuestros hermanos que han venido a cumplir una misión, si la misión aun no entiende, debemos empezar a empujarlos a que la vean y en lo que se enteran, debemos ser las almas que les cuiden durante el camino, para que lleguen con bien.- ¿Qué debemos hacer? – pregunta Auachtli – el tiempo se acerca y estamos a tiempo para poder desviar un poco el meteoro.- Eso que acabas de comentar, es lo que vamos a hace, vamos a desviarlo.- ¿Cómo?, no veo la manera, es una roca enorme, son varios kilómetros – menciona Balam.- Todavía tienes mente de hombre Balam, eso te ha servido para pasar desapercibido entre los hombres, no es una debilidad, es una formaleza, pero aquí estamos nosotros, en espíritu, apoyándote en tu Plan. Pero como espíritu, debes elevarte y ayudar en la tarea también es parte del Plan. Como espíritu, debemos unir nuestras energías y generar nuestros símbolos que generarán un campo magnético que irá desplazando por minutos la punta de la gran roca, hasta que podamos desviarla un grado de su dirección, de esa manera, será solo un mero espectáculo para la tierra el verlo pasar.- Debo atender tus consejas rey Tariacuri, mi mente humana no me permite dimensionar mis dones espirituales, a pesar de que siendo humano los he probado en mi dimensión y tamaño, sigo tus instrucciones para ayudar en esa tarea.

Los tres seres se elevaron, Auachtli y Balam tuvieron que dormir sus cuerpos para desplazarse, mientras que el rey Tariacuri siendo ya un espíritu, solo se desdobló y se elevó. Caminaron en el espacio tiempo sin poder determinarlos. Mientras en la tierra, los cascarones descansaban, arriba el espíritu labraba una titánica tarea. La gran roca, que en la tierra le llamaban Oumuamua, seguía su curso, la dirección era la tierra, tenía que cumplir la misión de equilibrar la vida, romper el desarrollo nocivo que el hombre realizaba día con día, reducir la población y equilibrar las fuerzas de la naturaleza.

En las noticias había algo de información, más los avanzados, que podían calcular de manera más precisa la ruta de la roca sabían que tocaría a la tierra en el año 2027, tiempo de la tierra. El rey Tariacuri los guiaba con destreza, sus cuerpos incorpóreos, atravesaban todos los vientos y corrientes de calor y energía que el universo enviaba, a las grandes rocas las sorteaban sin esfuerzo. Balam, a pesar de ser espíritu, seguía contando el tiempo, se sorprendió al pensar que bastaron un par de minutos para llegar de su cama a la gran roca. 

El rey Tariacuri se paró y los otros dos seres se pararon detrás de él, parar es un decir, pues flotaban en el espacio. La roca se desplazaba a miles de kilómetros por hora, a esa velocidad flotaban los tres seres, pero la imagen parecía que estuvieran suspendidos todos. Los tres se acomodaron en forma de media herradura, separados un par de kilómetros cada uno, la comunicación entre ambos era de manera telepática. El rey Tariacuri dio las instrucciones, sus manos se entrelazaron, se cruzaron y quedaron con las palmas hacia la roca, el rey, realizó un par de maniobras, dibujando una imagen como un bumerang gigante, y pidió a los otros dos hacer lo mismo. 

Al tiempo de lanzar las manos hacia la roca, una luz apareció entre ellos. Esa luz se entrelazó hasta hacerse un cordel enorme que en la punta se volvió amarilla y muy brillante, parecía una capa de aceite por donde resbalaban las piezas de metal. El gran cordel amarillo muy brillante se fue acercando a la roca, esta oponía fuerte resistencia. Entonces intentaron otra maniobra, tomaron fuerza y volvieron a intentar la misma maniobra, y ahora lanzaron la energía del gran cordel hacia la punta de la roca.Siguiendo el mismo curso, la punta de la roca empezó a vibrar, entendieron que eso era lo correcto. 

Allí estuvieron mucho tiempo, mientras la roca seguía viajando por el espacio dirigida por una fuerza extraña que la hacía desviarse algunos segundos. El rey Tariacuri dio la instrucción de descansar, los espíritus se sentaron en la gran roca, la sonrisa del rey mostraba que el trabajo estaba siendo efectivo.Auachtli, era un ser fuerte, estaba emocionada, sentía que su labor era del agrado de todos y beneficiaba a millones de almas, se sentía contenta, miró a Balam, que perdido en el espacio infinito soñaba con regresar a esa espesa soledad, ella dirigió su mirada hacia donde Balam miraba, y entendió que era hora de regresar. 

Sin decir palabra, el rey Tariacuri les señaló hacia la tierra, que no se veía, pero los dos seres la tenían en la mente y en el radar, como las aves tienen ubicadas sus áreas de migración, los espíritus viajaron raudos y regresaron a su cuerpo, el rey Tariacuri se perdió en el infinito. Balam volvía a ser hombre, con problemas de hombre, Auachtli regresó a ser una mujer nuevamente, su mente estaba conectada con su espíritu, ella recordaba todo lo que había realizado, Balam solo se sentiría cansado, su memoria no estaba alineada con su espíritu, no lo necesitaba por ahora. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: