Por negligencia médica perdió a su bebé

Por negligencia médica perdió a su bebé

H. Zitácuaro, Mich. – El embarazo y la llegada de un hijo es considerado uno de los momentos más importantes en la vida de las mujeres y sus familias, se despiertan muchas ilusiones y expectativas, sin embargo, nadie imagina una pérdida gestacional.

Como es el caso de una mujer, de quien se omiten sus datos personales, pero publicó en redes sociales su experiencia como futura madre que iba a ser, y exigió justicia, porque son muchos los casos que se repiten de manera constante en Zitácuaro, afirmaron.

“Estoy pasando el duelo más difícil de mi vida, el perder a un bebé por negligencia médica. Esto pudo evitarse por el médico que tuvo mi embarazo, el doctor A. P. Ginecólogo”. 

 “Mis primeras interrogantes, fueron: ¿Por qué me pasa esto a mí? ¿Por qué no me atendió antes?”, cuestionó.

Indicó que el martes 22 de junio, a las 8:00 horas, pidió cita con la secretaría, quien a la vez es enfermera, y le contestó que tenía demasiados pacientes por atender, pero que le haría un espacio.

El motivo de la llamada era porque tenía ciertos síntomas, pero la asistente le había contestado que era normal, debido a que el movimiento del bebé era más leve.

En el tiempo que estuvo en sala de espera, la secretaría le contesta que como se sentía muy mal la tomaría en cuenta. Pero que considerara que había mucha gente esperando.

Después de 4 horas, se acerca la secretaria (enfermera) y le informa que el doctor se retira debido a que tenía una reunión urgente. Y le da opción a regresar más tarde o al siguiente día. Se retira y pide que le llame cuando regresé el doctor. La empleada responde que sí.

Alrededor de las 3:30 de la tarde, le pide nuevamente vía telefónica que la atienda más tarde y le insiste en que se siente muy mal, a lo que la secretaría le responde que se vaya al Hospital al área de urgencias a atender.

Se percata que toda la información no se la comunicó al doctor y cuando la mujer llegó al Hospital tampoco la quería atender el galeno. Finalmente le hace una revisión rápida. Esto ocurre alrededor de las 11 de la noche.

El ginecólogo empieza a revisar a la mujer embarazada. De pronto baja a avisar a su esposo lo que estaba ocurriendo, a ella no le decía nada y posteriormente les informa que su bebé ya no presentaba signos vitales, tenía aproximadamente 12 horas de que había fallecido.

La mujer le dijo que, si la hubiera atendido por la mañana, su hijo estaría vivo. El médico le respondió que tuvo una trombosis mediante el cordón umbilical.

“El 22 de junio fui yo, que no les pase a nadie más. No lo comparto por quemar al doctor, él solo se quema con su prepotencia, inhumanidad y negligencia, les comparto para no le pase a nadie”, subrayó.

“Atiéndanse con la persona que les ponga la atención que necesiten, cada una como mujeres. Todas valemos, en este mundo somos un transporte, al dar vida a un ser humano que esperamos con las más amadas ganas y ansias. De que estén en nuestros brazos. Un pedazo de nosotros. Mi hijo es el más bello ángel que pude tener conmigo 9 meses”. Puntualizó la denunciante, ama de casa y madre de familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *