Despertar Poético

La ayuda necesaria

Estamos en la línea que divide lo objetivo de lo subjetivo, y la subjetividad está ganando. Los puntos de vista de las personas, la percepción del mundo que las personas tienen está ganando, las ideas e ideales están pasando a un segundo término, las personas pasamos a segundo término, los sucesos sociales o naturales pasan a segundo término. La percepción del hombre y de sí mismo es la base para formar un nuevo ideal, que no necesariamente está alienado a las reglas morales del hombre, no a la actuales, no a las pasadas. Esta percepción, viene a crear unas nuevas reglas y a darle un nevo movimiento al lenguaje y a la mente colectiva, y pone a trabajar a las mentes críticas y objetivas en la justificación de los actos subjetivos de los grupos que consideran a la percepción como su sine qua non, y consideran que eso y solo eso es lo que debería incluirse en la mente, lenguaje y costumbres de los demás.

 En un ejercicio de respeto hacía sí mismos, evidentemente no identifican lo que es el respeto, lo consideran únicamente como el que los dejen ser y hacer lo que ellos consideran adecuado para ellos y efectivamente, estamos de acuerdo y estaremos de acuerdo con ellos, sí el uso del lenguaje, el uso de sus nuevas costumbres las quiere experimentar y quieren que se les permita ello, se les concederá porqué es lo adecuado para ellos en un ejercicio de crecimiento personal. Lástima que las leyes que rigen los eventos del universo no estén alineados a esta percepción, porque en ello estaría forjado nuestro destino, y como la percepción equivocada o no, no deja de serlo por el simple hecho de hablarlo, eso pone en predicamento a aquellos que se contraponen a las leyes naturales, para no hablar de espiritualidad, concepto que les cuesta un poco no solo mencionar, sino entender su existencia en el ser humano.

Un ser humano, pude tener una percepción de sí mismo como un ser inferior, o un ser superior, o puede tener un percepción de ´si mismo como un no ser, o un ser que reúne todas las facultades de género en sí mismo, eso no quita que sus actos no tengan una consecuencia no deseada, y como se contraponen a las leyes de la naturaleza, tendrán que pasar como simples experiencias negativas o de crecimiento para ellos, su mente tendrá que trabajar menos y su subconsciente más, primero para reconocer que el camino está errado y después para entrar en la línea del hombre equilibrado, aquel que ama la paz y el respeto por el mí mismo, que es la creación. Después de ello, tendrá la necesidad de ser apoyado, soportado, tendrá que solicitar ayuda de aquellos a quienes cree combatir, pero que es a quienes pertenece, que son la creación universal, ya no galáctico, ya no solar, ya no mundial, ya no humano.

 Deberá empezar a dejar de percibirse como algo que no es, pero que su mente le dicta ser, para perecer, y le hace creer que es para crecer, para pertenecer a un ser único y especial, pero del lado negativo de la vida, creen que la vida es todo percepción y que los demás les deben pleitesía, la cual no comparten, exigen aquello que no pueden entregar, ese es el desequilibrio que ha provocado las guerras en el mundo, los unos defendiendo una percepción o idea, los otros defendiendo el derecho de los demás en crecer a su ritmo. Mientras un grupo pequeño, mantenido al margen, observa y espera presto a tender la mano a aquellos que buscan salirse de la rueda de las percepciones, que tiene a la sociedad mundial hundida en el intríngulis de las emociones, la tienen enfrascada en discusiones estériles, la tienen atareada inventando términos y lenguajes para situaciones comunes y simples que basta modificar la percepción del mundo.

 Es como si leyésemos un libro al revés y que entendiésemos parcialmente los conceptos del libro y que bastará con que se le ayude señalándole que la lectura debe ser al derecho, y de izquierda a derecha, de acuerdo a nuestro sistema. En otros países se les tendrá que enseñar cual es el envés de su situación para que de igual manera puedan leerla. Muchos se han preguntado, y se siguen preguntando, sí la forma en cómo se auto perciben las personas puede ser modificada, y la respuesta es sí, todos tenemos la capacidad de modificar la percepción de nosotros mismos, hoy podemos percibirnos como perdedores y mañana como triunfadores, porqué hasta en el ser que podríamos considerar con una suerte volteada, hasta un ser sin hogar, sin recursos económicos tiene sus victorias personales que pueden ser superiores a alguien que tiene más de una propiedad y tiene el suficiente recurso para vivir.

 Muchas de estas victorias se llaman vida, la vida no siempre será vivir en lujos, la vida no será siempre vivir en la carencia, no es la percepción la que te define, es algo más grande. Hoy y ahora, en nuestros días, cuando la muerte está llamando a muchas almas a unirse a ella, porqué han cumplido su misión, y así acordaron con ella, reunirse, ya sea por la pandemia, por la violencia, por los desastres naturales, por enfermedades, por la situación que sea, se ha definido la suerte de los más desprotegidos, y la suerte se llama: estar vivos.

En esta línea, entre morir y vivir, no existe un factor determinante, los ricos desearían ser pobres a morir, mueren rasgando el aire que no pueden tomar y que no pueden comprar, ven con envidia al pobre que se observa inmune a muchas de las dificultades de la vida, que ha aprendido a vivir en el desprendimiento y la carencia, el pobre vive lamentándose de la suerte que no le permite salir de la zona de carencias, y sufre al igual la muerte, que aunque sean condiciones distintas en el espacio y en el tiempo, el destino es el mismo: desencarnar, dejar el cuerpo, morir le llaman, aunque a los filósofos nos guste usar el término morir de manera alegórica, simbólica y representativa, el hecho no deja de ser brutal para las mentes simples, el morir el cuerpo, es un misterio que no queremos sufrir.

 Mientras tanto, el tiempo pasa y morimos cada día, solo esperamos la llegada de la fecha que pactamos para dejar el cascaron que nos fue prestado, que escapa por completo a la percepción que la mente tiene del cascaron y de su devenir, el destino es uno, la experiencia única, el crecimiento es personal, la conciencia es colectiva, todos estamos ligados, la muchedumbre no lo entiende, cree que el cuerpo es suyo y puede tomar decisiones sobre él, no sabe, no quiere saber que no decide sobre el cuerpo, decide sobre las acciones que afectan al cuerpo, el cuerpo se regula solo, se limpia solo internamente, biológicamente, el flato, la defecación, la respiración, la circulación sanguínea, los flujos y reflujos, la temperatura, el patrón de crecimiento y desarrollo del cuerpo no son decisión del hombre o mujer o lo que se perciban que sea, esa es decisión superior.

 Nadie en su sano juicio decidirá dejar de defecar o de orinar, o de sudar, o de respirar por completo, no es su decisión, pero sí cree que puede dañarlo, y cree que es lo correcto, puede perforarlo, entintarlo, matar células necesarias para la vida, puede incluso asesinar al ser creado dentro de sí, pero todo eso es mente, es solo percepción, es moda, es algo que esta en el control de las emociones, más hay algo superior, algo que se llama conciencia, esa que algunos llaman sexto sentido, otros llaman el inconsciente, otros espíritu, otros alma, otros presentimiento, a esa entidad no pueden engañarla, pero sí pueden hacer que ejecute las acciones que la mente ordena, están ligadas al momento de tener un cuerpo, el inconsciente necesita un cuerpo, los que viven de auto percibirse al parecer no, lo que necesitan es ayuda a identificar a su inconsciente y hacerle caso.

 Porque el inconsciente está ligado a las leyes superiores o espirituales, y es ese espacio no cabe la mente, la mente es solo de la tierra, y cuando piensas solo como mente, las emociones son las que trabajan, y las emociones no te dejan crecer, te achican, te hacen perder el poder que ya tienes, hemos sabido de cientos de personas que mueren diariamente sin percibir que la mente los orilló a ello, entendemos que esa es la experiencia que necesitaban vivir, y lo hicieron, su pacto fue saldado con la muerte del cuerpo, más su espíritu vagará nuevamente entre la frustración de no haber logrado pasar el examen y haber ascendido a lo que en las religiones se llama cielo, y que es otra dimensión energética, otro nivel vibracional, más elevado, donde no necesitas el cuerpo para manifestarte, allá será otro afán, pero un afán sin este infierno que hemos creado en esta vida.

La muchedumbre necesita ayuda, y de otro nivel más allá de la psicología clásica, más allá de las terapias, más allá de las consultas, requiere hacerse cargo de sí misma, dejar de culpar a todo y a todos de los problemas que se ha creado, la muchedumbre tiene la obligación moral de redimirse, de hacer una conciencia colectiva superior, unirse a la divinidad de una vez por todas, antes de que todo caiga, y el camino lo tiene la propia naturaleza, la tierra y el cosmos, todos ellos tienen una vibración, a la cual debemos adaptar nuestros cuerpos, debemos fluir, apoyarnos de la tierra, comer de ella, vivir con ella, ser uno con ella, sé que es difícil, pocos ven a la tierra como la madre creadora, la madre protectora, la ven como una herramienta para obtener riquezas materiales, la ven como proveedora no de alimento, no de cobijo, la ven como proveedora de comodidades materiales modificadas por el hombre.

 Está manifestación ya ha causado grandes estragos, si el hombre, no modifica su conducta, perecerá, el hombre si no logra retirar la soberbia y se deja ayudar; perecerá, la ayuda está en los cielos, y espera el llamado del hombre, en el cielo también está la incertidumbre de lo desconocido, pero de lo desconocido hemos logrado progresar, falta un pequeño salto cuántico, debemos darlo antes de que sea tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *