Despertar de la tierra

Señales del nuevo tiempo

¿Por qué culpar al calentamiento global de algo que no le corresponde? Ya no es necesario culpar al cambio climático de los eventos que están pasando en el mundo, todo es parte de un plan cíclico propio del universo, ni siquiera es de la tierra, pero estamos empecinados en creernos el centro del mundo y que somo únicos, especiales, y que todo aquel destino funesto está trazado por las líneas de la maldad, pero no es así. Efectivamente existe la dualidad, existe la relación de fuerzas entre el bien y el mal, que mantiene el equilibrio energético. Pero no es esa la razón de que la tierra esté adentrándose en este proceso de limpieza, es algo más grande, algo que los científicos tendrán que explicar a aquellos que todavía no buscan las respuestas en otro lado (y el otro lado), es en sí mismos, y para ello existen herramientas e información que nos puede ayudar a entender el proceso cósmico que vive la tierra.

 No son eventos aislados, no es el calentamiento global, no es la propia acción del hombre… es más bien la inacción la que hace tambalear al planeta y hará sufrir al hombre que no identifique las señales y no use las herramientas para poder seguir medrando en la tierra. Existe, perdido en la red, un libro que se llama “Señales del nuevo tiempo, 1ª parte”, con información que podrá sonar absurda, pero que está empezando a tomar forma si analizamos los eventos actuales.

Evidentemente esta información no es de comprensión rápida para el común de las personas, pero es un tema para llevar a la sobremesa, más de alguno se sentirá identificado, una vez haya analizado lo que entendió. Se menciona una “alerta” a la humanidad, dada en este tiempo. Alerta que en esta columna se ha estado lanzando de continuo, con riesgo de parecer soso por lo insistente. Y no es para menos, los tiempos están cambiando de manera violenta y tiene una causa, y no necesariamente es el propio hombre el culpable, pero sí el que debe poner atención, pues el hombre es el único ser que se resiste al cambio, es el único ser que siente apego por el pequeño espacio que cree poseer, pero que los gobiernos insisten en que les pertenece, obligándote a poseerlo, pues con eso te mantienen cautivo.

 Ese apego a la tierra, o a la posesión de la tierra, hace que la tierra se muestre más ruda y cruel, y no es así, el anclaje energético y la llegada del planeta X, son factores determinantes en la cadena de sucesos. La salvación ante esta situación paradójicamente no vendrá, ni de la ciencia, ni del exterior de la tierra. Vendrá del interior del ser humano. Eso será lo fundamental, el autoconocimiento, el saberse escuchar, el escuchar su voz interior y aprender a identificar el lenguaje con el que hablan los eventos naturales.

La forma de comunicarse con su voz interior es mediante la meditación, mediante el proceso de aprendizaje de la voz del silencio. Quienes no sepan escuchar, no sepan de la existencia de esa voz interior o presencia, inclusive, si lo han leído, pero no sepan guiarse por ella, que es la conciencia de inteligencia y discernimiento, no sabrán que hacer, ni cómo actuar cuando lleguen las grandes pruebas, no sabrán tomar las decisiones “correctas”, no sabrán identificar lo que es correcto y conveniente, contra lo que no lo es. Es importante aprender el arte de escucharse y una herramienta es la meditación, es el método de la escucha interna y en el lenguaje mismo están las señales, una persona debe analizar-se, estudiar-se, escuchar-se y ver-se en función de cuanto le rodea y con ello debe lograr tomar sus propias decisiones, a pesar de que los demás no lo comprendan, a esto se le llama preparación para la vida.

Durante los eventos futuros de crisis global, no habrá zona en la tierra que no sufra algún evento de limpieza, en algunas zonas habrá guerras, en otros territorios habrá sequía y hambre, en otros habrá erupciones volcánicas, en otros habrá inundaciones, en otros habrá pandemias, todos los territorios serán sacudidos por la limpieza cósmica, que se manifiesta así en la tierra. Vemos con sorpresa e incredulidad que así se están sucediendo los eventos a nivel mundial, como parte de un proceso purificador de la raza humana y que miles de seres están sufriendo porque no les ha llegado la información y siguen inmersos en el deseo y la mente, ellos sufrirán porque las situaciones externas no estarán alineadas a su deseo y mente, y el dolor se verá en todo el mundo, pues todo el mundo está en proceso de limpieza profunda, aunque no todos los territorios sufrirán por igual los mismos problemas, ni las mismas intensidades.

 Todas las muestras de que el proceso de limpieza está en marcha, se observan ahora. Hoy todavía se ven en forma parcial, el tiempo que se acerca es el de la aceleración y globalización de los procesos, será apreciado por un corto tiempo, en tiempo de la tierra. Es una analogía del embarazo humano, que después de nueve meses de gestación interna, una nueva vida saldrá a la luz. Así se observará en la tierra, la gestación de un nuevo tiempo y una nueva conciencia, la cual está naciendo con la nueva raza y la tierra está ahora en su noveno mes de embarazo, con contracciones que se reflejan en eventos climáticos brutales, eventos telúricos y sociales, con secuencias cada vez más aceleradas.

 Tales contracciones de la tierra son “señales” que solo pueden captar los que saben “ver”. Estos los ven en cuenta regresiva, la cual culminará con el gran nacimiento: en la nueva conciencia, de la nueva raza, el de la nueva tierra, más ligera y sutil. Los adelantados, los que saben leer las señales, podrán disfrutar del paisaje como si fuese un viaje de placer. Ese personaje no es aquel que imita a los grandes maestros, a los grandes lideres espirituales, no es aquel que se amolda a un ideal, pues amoldarse a un ideal es condenarse a la guerra interna, a seguir un patrón que no se justifica con la vida, es solo mente, amoldarse a un ideal solo fortalece al yo psicológico, la energía está por encima del yo psicológico, está por encima del deseo y lamente, así que de nada servirá imitar a Cristo o a Buda, aunque te digan que seguir sus ideales es ser espiritual, no lo es, es una forma en la que el yo interno se eterniza, por qué no quiere morir, el yo interno es una vida dentro de otra, solo en otro plano.

 El construir identificaciones, aunque sean basadas en seres de luz sobre la tierra, solo es ilusión. No debemos imitar, debemos ser, con toda la libertad que la palabra permite. El yo personal, dentro de la red programática, se niega a desaparecer, porque ese ser aborrece el vacío, y todos los vacíos se llenan en la naturaleza. Si quieres imitar, estar siguiendo las reglas de la naturaleza, a sus consecuencias te debes alinear. Si te consideras un emulador, así lo serás en todas las dimensiones, estarás creando identidades a través del deseo y la búsqueda de realización. Este proceso psicológico le ha servido a la humanidad para madurar su psicología colectiva, basada en la experimentación y realización.

 Esta rueda se para en el momento que haces el trabajo individual, cuando abandonas todo trabajo de realización llegas a la comprensión, identificas el juego burdo de la mente, de la mente humana debe ser removida toda la realización psicológica, esto debe trasladarse a escala planetaria, de esa manera entenderemos los acontecimientos actuales, la tierra tendrá que remover toda conciencia primitiva.

Cuando he hablado de que la tierra está entrando en una fase de limpieza humana, más que de muerte propia, han surgido las preguntas de ¿A dónde dirigir mis pasos, y que sea un lugar seguro?, si en todo el planeta habrá eventos climáticos cada día más severos, hasta la llegada del parto planetario, ¿Qué lugares son seguros?

En el libro se menciona que existe un plan preventivo, que todos los eventos tienen un destino providencial, todo está escrito para que así sea, y las leyes espirituales lo respaldan cuando dicen que lo que sucede, es lo que tenía que suceder y no otra cosa, ese plan se irá desvelando conforme se acerque el día crítico. Se espera que para ese día muchos más seres estén conectados a la gran madre tierra, una vez que los acontecimientos les abran los ojos, tal y como nos los están abriendo.

Tula es una señal importante, Ecatepec es una muestra de que se acerca la hora, el plan señala que debe existir una gran etapa de transmigración humana a otras tierras, no nos debería sorprender, las migraciones humanas han sido recurrentes, y han servido para madurar las conciencias de los pueblos, aunque la mayoría de las personas no saben que tienen que migrar, lo harán aupados por las circunstancias o al despertar de su conciencia. Los que no saben que tienen que migrar, lo harán sin sospechar que se están ajustando a la vibración del colectivo. Las migraciones se han dado, muchas veces sin violencia, como un plan gratamente trazado.

 México tiene mentes altamente positivas que actúan acorde al gran plan, en la primera guerra mundial recibió miles de desplazados, en la represión Franquista recibió cientos de refugiados españoles, en las catástrofes naturales recibió a haitianos, en la crisis venezolana recibió personas castigadas por el régimen, ahora con la crisis política de Afganistán, está recibiendo a cientos de refugiados. Lo mismos que ha hecho Estados Unidos, el crisol de todas las razas del mundo. América es la isla más favorable hoy para recibir a todos los pueblos, antes de que se maten entre ellos o que la naturaleza los pode.

 América Latina es considerada la isla que sostendrá a los últimos seres físicos de la quinta raza, la sexta raza prescindirá del cuerpo físico para trascender, es importante, que aquellos que crean se vean, se analicen y se estudien, los que no crean, que lo tomen como un ejercicio psicológico de conocimiento, y que lo tomen como el primer paso de la aceptación, principio de su cura, deben aceptar que la tierra está sufriendo los dolores de parto, y que, al cumplirse la fecha, tendrá que parir un nuevo corazón, en el que no caben aquellos que se rigen por los deseos y la mente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *