Incendios incrementados tres veces más en el oriente

Incendios incrementados tres veces más en el oriente

-En comparación con el año anterior, el número aumentó 300 por ciento.

H. Zitácuaro, Mich. – Prevalece un cielo nublado, ambiente opaco, se observan densas columnas de humo en los bosques de del municipio, producto de incendios forestales. Este panorama es el que ha predominado en las últimas semanas, no únicamente en Zitácuaro sino en la región, sostuvo Víctor Manuel Torres Morales, defensor del medio ambiente.

Abundó que desde hace varias semanas continúa la quema del bosque, citando como ejemplo el ocurrido en el Cerro de Los Ailes, en San Miguel Chichimequillas; en Las Peras, en Aputzio de Juárez; en San Felipe de los Alzati, en el Hortelano, por citar algunos. Otro de mayores dimensiones, es el ocurrido en Las Joyitas, en Agostitlán, municipio de Hidalgo, terrible y muy fuerte, que amenaza a la flora y a la fauna de nuestra región.

Hay cuantificados 61 incendios forestales en la región, afectando un promedio de 800 hectáreas, 74 de ellas de arbolado adulto. De acuerdo al reporte del día 8 de abril, emitido por el centro de operaciones de combate a incendios forestales, ubicado en el municipio de Hidalgo.

“La pregunta es ¿Cuánta agua de lluvia cosecha un árbol de pino, durante la temporada y durante una hora?”, cuestionó Torres Morales.

La respuesta es que un árbol de pino cosecha de 52 a 56 litros de agua de lluvia por hora, si se multiplica las 74 hectáreas por 74 mil árboles que se perdieron en esta región, producto de 61 incendios forestales, la cifra arroja que se perdieron millones de litros agua.

Por ejemplo, la temporada pasada, a estas alturas, se habían cuantificado 9 incendios forestales, con 26 hectáreas afectadas, hoy se llevan 61 con casi 800 hectáreas afectadas. Esto representa la perdida de suelo con biodiversidad forestal, perdida de arbolado que cosechó agua de lluvia, que no se volverá a ver.

Exhortó a la población a no incinerar tiraderos de basura, ya que con un solo chispazo en los tiraderos a cielo abierto se provocan severos daños al medio ambiente.

Torres Morales explicó que estos incendios, la mayoría han sido ocasionados por la mano del hombre, resaltan el vandalismo, las rencillas entre habitantes de ejidos y comunidades indígenas.

Señaló que, a través de la quema de bosques, la gente considera que hace un grave daño a sus vecinos, pero no solamente se lo hacen a ellos, también a la población en general, por el impacto ambiental en consecuencia.

Algo muy importante -precisó-, es la crisis severa por el incremento de la escasez de agua. Por consecuencia la Comisión Nacional del Agua ha advertido de esta problemática a nivel nacional.

La intensa sequía provoca la disminución de los mantos acuíferos, mismos que durante la temporada de lluvias se recargan, son yacimientos de agua subterráneos.

Invitó a la población a cuidar las quemas agrícolas, ya que un incendio que se queda fuera de control puede ocasionar grave daño a la naturaleza, como ha ocurrido en los tiempos recientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *