Despertar de la tierra

Paso a paso el hombre muere

Necesitados como estamos de positivismo, aun para la muerte, hemos optado por retirar el dúo de palabras; poco a poco, por el dúo; paso a paso, así que, analizando los acontecimientos actuales, estamos caminando paso a paso hacía una muerte anunciada, y no es que la muerte nos dé temor como tal, sabemos que el destino de una vida está ligado al destino de una muerte, es solo una puerta más con distinta energía. La una sin la otra no son nada, sino que ahora tenemos ya la certeza de que moriremos con mayor prontitud.

La celeridad directamente con que la muerte se está apoderando de nuestras conciencias, es proporcional a la celeridad con que el tiempo se está desplazando hacia un destino que desconocemos y del que solo sabemos está detrás de la cortina oscura de la muerte. Hasta allí llega aún nuestro nivel de conocimiento. Sabemos por deducción que más información nos llegará, porqué la necesitaremos para ese transitar. Las cosas vemos que se van acomodando conforme pasan los días, como si fuese un plan perfectamente trazado. Recordaremos los que vivimos los cambios tecnológicos, que la vida hace 40 años era más relajada, los recorridos más tardados y las exigencias eran de esa misma manera.

 Conforme avanzamos en el tiempo, el avance tecnológico ha permitido agilizar muchos procesos, las comunicaciones son más rápidas, las rutas se han acortado, adaptándose al devenir del propio tiempo. Así sentimos que seguimos recorriendo las mismas distancias en el mismo tiempo, cuando ya no es así, las 24 horas del día ya se sienten como las 16 horas que señala Schumann en su tesis. Eso lo equilibramos haciendo las labores cotidianas con mayor celeridad, ayudados de las computadoras, de los autos, de los aviones y de la infraestructura. Es una exigencia propia de seguir esa espiral de progreso, que yo observo como espiral de decadencia. Decadencia no solo de la vida del hombre, sino de todo el entorno que afecta la actividad propia del hombre.

 Esa decadencia afecta a toda la naturaleza y se ve acentuada por la condición sideral. Los astros alineados, como lo están ahora, están ayudando a que se sienta que el hombre ya no tiene mucho tiempo de super vivencia y la vida, tal y como la conoce, está a punto de dar un coletazo y retornar a un nuevo origen, similar a aquel que mencionan en la biblia después del gran diluvio, o al que señala la mitología mexica, cuando existían solo pequeñas tribus después de la era oscura, donde se perdieron las grandes culturas Toltecas, Olmeca y Maya, ese reinicio necesario para acallar todos los egos contenidos en la gran muchedumbre. Así vemos al futuro, nada halagüeño para la humanidad, sí equilibrante para la naturaleza, y paso a paso se van cumpliendo las profecías negativistas relativas a los tiempos aciagos.

 Haciendo una antología de todos los sucesos que están afectando a la tierra en esta semana solamente, coincidimos que Nostradamus, Baba Yanga, Chico Xavier y demás profetas se quedaron cortos o nos dieron la información demasiado rebuscada y que ese intríngulis nos hace pensar que los tiempos ya son los del apocalipsis, que las trompetas han sido tocadas todas y que los caballos han recorrido el mundo apresuradamente, tal y como lo hacemos nosotros con nuestro ritmo de vida, y vemos que hemos apresurado los pasos para morirnos antes de que las Moiras corten el cordón de la vida de cada uno de los mortales, como si estas brujas se hubiesen trastornado y sus mentes desubicadas en el tiempo quisiesen acelerar los procesos.

 Por eso vemos en todo el mundo que el hombre apura la copa de la vida con una pasmosidad asombrosa, como si la vida fuese solo un tipo de alcohol del que hay que apurar la copa y que no tiene algún sentido vivirla, salvo que sea para ponerla a prueba frente a la misma muerte. La vida ya no es moneda de cambio, es solo un objeto al cual puedes romantizar y despreciar, como si tu destino fuese solo llegar, presentarte y retirarte sin avisar. A la humanidad le cuesta trabajo entender que hay un destino y que lo creas día a día con tus actos, a la humanidad le es difícil creer en ella misma, se ata a creencias de la multitud, dejando al sí mismo al arbitrio de los sucesos, culpando a todo lo que le rodea, sin hacerse responsable de sí mismo. Así que cuando paso a paso llegué frente al mismísimo Cerbero, culpará a todos y a todo, menos a sí mismo.

 Así podemos señalar, sin temor a equivocarnos, que el hombre camina paso a paso hacia una irremediable muerte, y no hablamos de esa que es consecución propia de haber vivido la vida, sino solo por el hecho de haber nacido, así que naces y mueres únicamente, sin destino, sin un afán, sin saber a qué llegaste a este mundo, “solo llegaste a morir”. Vemos que esta semana, que está concluyendo, nos está acercando cada vez más a ese destino, a morirnos de uno en uno, para que no se sienta tanto la ausencia, y para cuando nos demos cuenta, no extrañemos todos los vacíos que quedarán atrás. Nuestra mente estará caminando automáticamente a una muerte segura, la misma que nos llegaría, pero apresurada por nuestra forma de ver al mundo. Moriremos un día antes de lo pactado, porqué hemos aborrecido tanto la vida que el universo nos la quitará un día antes de lo esperado.

 Sabemos que “todo es destino”, que lo que llega es lo único que debería llegar, no más. Pero también sabemos que, si amamos la vida, está nos recompensa dándonos una con grandes satisfactores y altas dosis de paz mental. Si no la amas, te traerá tribulaciones y sufrirás día con día, llegando a odiarla y renegar de ella, al grado de perderla con agradecimiento. Pero solo es por la percepción que tenemos de ella.

 Decíamos que al hacer la antología de los sucesos que nos acercan a la muerte, adicional a nuestra forma de ver la vida, son sucesos equilibradores del mismo universo y que hacen que las profecías se sientan como simples platicas de niños ante todo lo que se nos está juntando, no solo en eventos internos de cada pueblo, donde los karmas poblacionales se pagan, ni en los problemas regionales, sino en lo que sucede a nivel mundial, a nivel interno, cada uno de los pueblos está sufriendo una decadencia enorme, la falta de valores humanos ha provocado una crisis de reconocimiento personal enorme, las personas ya no se sienten humanos, han bajado al nivel instintivo al grado de solo presentar su cara animal ante los demás, eso ha provocado violencia y una desubicación psicológica de grande envergadura.

 Vemos como todos los días mueren personas a manos de hermanos, vemos como personas se sobajan ante percepciones basadas en las emociones. Esas emociones hacen que pierdan el equilibrio mental y que se autoproclamen otra cosa de lo que la naturaleza les proveía, no se sienten representados con lo que traen de cuerpo, aunque solo sea percepción. Es una limitante a la hora de crecer como humanidad, es un error de la mente universal o es una estrategia para reducir a la población al mínimo. Las dos cosas son espeluznantes.

Otro símbolo de decadencia es la falta de respeto que tienen hombres y mujeres en el lenguaje y trato, otro símbolo es el desprecio por el lenguaje, ya no respetan el lenguaje. Eso hace que su conciencia interprete las señales que le mandan de manera errónea. Otro símbolo de decadencia decíamos es el desprecio a la vida, el cuerpo pasó a ser un trapo donde limpias todas las suciedades que la mente trae, ya no es el vehículo portador de la chispa divina, no es el portador del espíritu creador, ya no es el templo que debe ser cuidado y respetado, se le trata con desprecio y maledicencia, como si fuese una cosas desechable e intercambiable.

Esa desviación psicológica hace que el entorno de esos hombres se vuelva igual: desechable, prescindible, modificable y despreciado, así las sociedades tenderán a desaparecer. Otro símbolo de decadencia, es el total desprecio a la vida que tienen los personajes dedicados al culto a la muerte, como son los narcos, los sicarios, los policías, los santeros, los drogadictos, los alcohólicos y todos aquellos que desprecian la vida, mencionando que “es mejor un minuto rico que toda una vida pobre”, con estos ejemplos no esperemos ver a una muchedumbre feliz o deseosa de vivir, veremos solo odio, dolor y rabia interna descargando sus frustraciones contra sí mismo, enturbiando el entorno, eso los lleva a un paso más cercano a la muerte.

Aunado a eso, el universo nos presenta pruebas que debemos sortear, en este momento el sistema solar está pasando por un área rica en pedruscos, grandes rocas impactarán muy seguido a la tierra, pronto las veremos caer en zonas pobladas, y no será mala suerte, será que hemos abarcado casi todos los espacios disponibles por ocupar. La tierra empezará a moverse hace un nuevo derrotero magnético, que profundizará los sismos y las erupciones volcánicas. Los cambios de clima se irán presentando más rápido de lo que necesitamos para adaptarnos, a muchos nos tomarán desprevenidos, a muchos no.

 Vemos cómo se van desplazando las líneas energéticas, sobre el centro del planeta, en el trópico de cáncer, se está definiendo muy firme esa zona, los sismos en Argelia nos indican el cambio de trayectoria de la energía desfogada, los canales anteriores seguirán moviéndose pero con menos intensidad, para pasar a nuevo canales, volcanes que no habían tenido relevancia, empiezan a tenerla como el de Islandia, cercano a Reikiavik, de nombre “Fagradalsfjall”, los tornados empiezan a presentarse en la parte sur, zona no tan movida, mientras que en la zona común de Estados Unidos se han intensificado y aumentado su influencia, los incendios nuevamente empiezan a aparecer con intensidades y daños altos, todo influye a que el hombre paso a paso llegue al destino de la vida en la tierra: a la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *