Los que nos cuidan están en descuido

Las notas, fotografías y publicaciones en redes parecían hacernos volver en el tiempo algunos años atrás, con los policías caminando en grupos en las calles y portando cartulinas en las manos y emitiendo consignas de desacuerdo… pero se trató de un nuevo episodio de manifestaciones de los uniformados por sus condiciones laborales ¿Qué esperar si los que nos cuidan están en descuido?

CINCO AÑOS ATRÁS

En abril de 2014, apenas con tres meses de que se había instalado aquella Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral en Michoacán, encabezada por Alfredo Castillo Cervantes, se habían iniciado las manifestaciones por parte de los elementos de la Policía Michoacán, por los despidos injustificados que empezó a ejecutar la Secretaría de Seguridad Pública.

Fueron varias ocasiones que algunos de los policías y los que se habían convertido en ex policías, salieron a las calles para mostrar inconformidad con los despidos que se hacían, por supuestas calificaciones reprobatorias en exámenes de control y confianza, situación que llevó a largos litigios.

Un año después la escena se repitió, ya con Salvador Jara guerrero como gobernador de Michoacán, los uniformados volvieron a salir a las calles para exigir el pago de salarios y prestaciones pendientes, movilizaciones que se unieron a las de varios proveedores de aquel gobierno que se habían quedado sin pagos.

También el año pasado las dificultades económicas hicieron que los policías volvieran a salir a las calles para exigir el pago de prestaciones pendientes.

EL NUEVO EPISODIO

El pasado sábado 27 de abril comenzaron a circular las notificaciones de las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), a elementos de las localidades que cuentan con policía comunitaria adscrita a la SSP, cómo San Felipe de los Herreros, Urapicho, Aranza, Sevina, Angahuan, Pichátaro y Carapan. “Les avisaron que los van a desarmar y a reasignar, junto con otros policías de Morelia y de 17 de municipios”.

En sus redes sociales, policías de varios municipios anunciaron movilizaciones y tomas de carreteras para el próximo lunes, ya que consideran que habrá despido masivo de uniformados. Al respecto, el Secretario de Seguridad Pública, José Martín Godoy Castro, anunció que se reforzará la seguridad en las regiones de Tierra Caliente y Sierra-Costa, por lo que mil 200 policías serán desarmados, capacitados y reasignados.

Al detallar, rechazó que se vaya a despedir policías, pero adelantó que cientos de ellos tendrán que concluir su formación académica.

Esos rumores ya habían llevado a los policías de esas regiones a hacer bloqueos carreteros, desde el 26 de abril.

 

Incluso, el 28 de abril, comuneros de Aranza, municipio de Paracho, incendiaron un autobús como parte de la protesta en contra Godoy Castro y de la depuración de la policía. Aseguraron que cada día prenderán fuego a un vehículo, hasta que el funcionario renuncie.

El Concejo Supremo Indígena de Michoacán se deslindó de las protestas de los comuneros y aseguró que atentar contra la propiedad no es parte de su política.

Aunque ese día la SSP canceló la orden de desarmar a mil 200 policías y aseguró que se trató de un mal entendido.

Pero, para el lunes 29, las manifestaciones se extendieron en todo Michoacán. En Morelia fueron  centenares de agentes de la Policía Michoacán que  en la explanada del obelisco al general Lázaro Cárdenas se reunieron para salir en marcha hacia el Centro Histórico.

Los uniformados pedían la renuncia de Martín Godoy Castro, además de uniformes, unidades, equipo de trabajo, mejoras salariales, no ser desarmados, no ser despedidos y seguros de vida.

En las manifestaciones participaron policías de las regiones de Jiquilpan, Lázaro Cárdenas, Zitácuaro, Uruapan, Apatzingán y de todo el estado, para exigir salarios dignos y seguro de vida. Así como mejores armas y equipamiento.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, advirtió que no se tolerarán las protestas de los policías y tampoco renunciará el titular de la SSP. La situación parecía tensa.

NI LOS “CAÍDOS” TIENEN ATENCIÓN

Según datos de la oficina de Recursos Humanos de la Secretaría de Seguridad Pública, son más de 100 elementos policiacos quienes fallecieron por muerte natural o en un enfrentamiento, sus familias no han recibido ningún recurso, desde hace más de 3 años no se recibe el presupuesto para dicho seguro.

Si un elemento policiaco fallece por muerte natural su familia recibe $380 mil pesos. Por otro lado, si el elemento pierde la vida en un enfrentamiento; es decir, por riesgo de trabajo, sus beneficiarios tendrán que recibir $750 mil pesos.

Pero desde hace más de 3 años, la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado de Michoacán, no ha asignado el presupuesto para el pago de los seguros policiacos.

Familiares refieren que el gobierno se las “ha hecho cansada”, para el pago de esas prestaciones, por lo que muchos de los familiares han desistido.

Sólo se tiene el conocimiento de 7 juicios que han sido promovidos por familiares, los cuales han resultado con un fallo en favor de los deudos. Por lo que el gobierno no ha tenido más remedio que acatar el mandato judicial y pagar dicho compromiso.

Los familiares temen hablar ante los medios de comunicación, por miedo de represalias o posibles amenazas.

Al respecto, Aureoles Conejo afirmó que ya se trabaja para atender a viudas de uniformados caídos en su labor y para que todos los elementos cuenten con seguro de vida y mejor equipo. “Habrá todas las condiciones para que los policías realicen de mejor manera su trabajo. Ese es el compromiso”.

EL ACERCAMIENTO

Después de las manifestaciones, hubo una reunión encabezada por el subsecretario de Seguridad Pública, Carlos Gómez Arrieta, en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

El grupo de elementos que estuvo ahí, informó que lograron acuerdos parciales con la dependencia estatal que podrían concretarse la siguiente semana. Entre ellos destaca la contratación de seguros de vida para todo el personal operativo y el pago atrasado de los que ya habían sido adquiridos. Además de la homologación de la compensación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *