Política en lo oscurito

La cumbre borrascosa

Don Cedano, sufrió los embates de una pequeña tormenta, llovió en quince minutos lo que no había llovido en dos días, y llegó el frío, tanto como mi alma… ja, ja… no salió bien eso de hacer poesía, haciendo alusión a mis emociones, ¡Changos, estuvo cerca!, por poco y me descubro, casi me sentí como Corín Tellado, cuando filosofaba bajo la terraza de una mansión, desconsolada un persona, llorando mientras ve como sus lágrimas se reflejan en el vidrio sucio de la ventana, y siente que las nubes comparten su dolor y lloran como ella. Digo, las nubes tienen sentimientos, y desde luego están en comunión con las almas tristes como ellas, ja, ja, ja…

 Bueno, lo cierto es que la tormenta llegó y nos tiró algunas maderas, de las buenas, no como la madera con la que están hechos los políticos, esa está apolillada, y nos refrescó el ambiente, dio vida a los aguacates y creció el pasto de manera rauda. Así nuestros dioses viejos y nuevos se han encargado de mandar lluvia copiosa a las sedientas tierras de este mundo, ya hasta se nos olvidó que hacíamos harta alaraca sobre el fin del mundo por la sequía, lagos secos, presas secas, tierras secas, ahora no, ahora la hacemos porqué nos cae mucha agua. Hasta el lago del Cuitzeo tiene un pequeño espejo de agua, que debería ser mayor, pero al verlo con agua, nos dio gusto. Algo que no les da gusto a los de Tequisquiapan, que están batallando con el exceso, las pequeñas presas no habían sido socorridas tanto.

Así, Don Cedano, toda circunstancia, toda circunspección, se paró en el quicio de la puerta, viendo el agua caer, viendo el agua correr, pensando en la novela de Emily Bronté,  ¿Qué sería del amor sin las novelas de amor? Sería una realidad distinta y no soñaríamos con la felicidad eterna, ni con las recompensas que se reciben antes de morir. Es algo excepcional, para aquellos que tienen el espíritu abierto a esas experiencias, para aquellos embutidos en la realidad, lleno de experiencias no tanto, pero algo, es algo.

 La lectura nos eleva a esos patrones de emoción, como nos movieron los patrones emocionales en la otra cumbre borrascosa, se llamó cumbre CELAC, que significa Cumbre de los Estados Latinoamericanos y del Caribe, destinada a debatir y acordar vías de convergencia regional, en un contexto de cuestionamiento de la OEA y necesidades compartidas, con respecto a la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia, ¿Cómo ven?

Bueno, ese lenguaje tan rebuscado es que parece obra Cantinflesca, no de Don Cedano, es de la Celag.org… digo, no sé quiénes sean esos, pero no tienen empacho en decir sandeces con palabras bonitas, que redundan mucho y dicen poco. Solo fue una reunión de presidentes de Latinoamérica, donde el presidente de México fue el que menos participó, porqué estaba convenciendo a Biden de darnos billullo para los jodidos de la cumbre. Lo borrascoso no fue eso, el no haber invitado a Biden, no, fue haber invitado al presidente de Cuba y al de Venezuela, que no son bienqueridos, ni bienvenidos en otros países del continente y por algo será.

 Dicen que porqué son blancas palomas y han sido redentores de la democracia del martillo en sus pueblos, y alaban cada uno sus sistemas impuestos y su permanencia legitima en el poder, un poder que pareciera lejano a los intereses del pueblo a quienes representan.

 Bueno, la cumbre no era para denostarlos, era para ponerse de acuerdo en que estamos jodidos todos ustedes, ya que ninguno tiene entre sus filas a ninguna empresa transnacional de la salud, o sea no se producen vacunas y dependen únicamente de lo que les quieran vender o gorrear los que sí las tienen. Digo, al menos en esta reunión de pares jodidos se dieron perfectamente cuenta de que todos son unos débiles en sistemas de salud, ni la poderosa Cuba con su infalible sistema de salud ha fallado poderosamente. No solo se dieron cuenta de que su sistema de salud está destrozado, también se dieron cuenta que prácticamente todos están mendingando vacunas, y notaron que existe una desigualdad en el acceso a esas vacunas.

 Desde luego los proveedores y poseedores de la tecnología prefieren a sus conciudadanos primero qué a otros, es de lógica nicomáquea. Bueno, esa lógica no la entiendo tampoco. También estuvieron de acuerdo que su jodidez los llevó a una convergencia, todos carecen de una planeación anticipatoria, aunque la OMS ya tenga clasificadas e identificadas las cepas por venir, ningún país del llamado tercer mundo sabe cómo las va a atacar o prevenir, ni cómo se va a proveer de las vacunas necesarias para cada una de las cepas que empezarán a aparecer.

 Otra cosa en la que estuvieron de acuerdo y que Don Cedano les reclama fuertemente, es que no aporten gasto en investigación y desarrollo tecnológico, que sigamos siendo proveedores de mano de obra barata y de materias primas, no de productos terminados, así como las famosas repúblicas bananeras. Así que sus débiles políticas industriales y sus políticos principalmente se encargaron de impedir el desarrollo de capacidades para producir de manera efectiva y eficiente las vacunas.

Ya saben, en México la austeridad nos está saliendo cara, el Conacyt no solo ya no dará becas, sino que exige que sus antes becarios tengan un empleo formal para poder hacer los trabajos, ¡újule, está difícil!, estábamos jodidos y parió la abuela… bueno, el dicho era: éramos muchos y parió la abuela, que viene a ser lo mismo. Así nos pasó con este nuevo sistema llamado cuatroté, que no se ve claramente el derrotero que lleva, al menos no Don Cedano, que sufre por descifrar no solo el lenguaje del prejidente, sino la directriz que lleva, que evidentemente está dirigida a un público ya amaestrado, perdón, a un público especifico, suyo de él, que le es fiel, unos por dinero, otros por amor al puesto, otros por lealtad al hueso, otros porque hay programas que le son afines y benéficos, pero siempre hay quien la aplauda.

 Pero Don Cedano no ve el camino, como sí lo ve San Péjele, debo de tener esa información privilegiada, donde todo sean nubes de algodón y un mundo de caramelo, ¡Chulada!

 Bueno, al presidente de Uruguay no le tembló el mundo de caramelo de Cuba y Venezuela, en cuento tuvo la oportunidad les tiró una roca, diría una piedra. Pero eso no les movería un pelo con sus aires. No, le tiró una enorme roca, así que Luis Lacalle Pou, oportuno, dijo que su presencia en la cumbre de la CELAC no significaba que fuese “complaciente” con algunos gobiernos, y menos cuando uno ve que en determinados países no hay democracia plena, no se respeta la separación de poderes, desde el poder se usa el aparato represor para acallar protestas, y no dijo exactamente que se refería a las mañaneras, no, se respeta al anfitrión, pero si se le puede apedrear al perro del vecino.

 Decía que el poder se usa para acallar protestas y encarcelar opositores, no se respetan los derechos humanos… Debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Eso no les gustó, desde luego, y el presidente de Cuba, menciona que Lacalle desconoce la realidad, y puede tener razón, tenemos una visión distinta de las realidades, unos son felices siendo pisoteados, otros son felices siendo mantenidos, otros son felices lamiendo botas, pero no hablamos de México y los seguidores de algunos políticos… conste que no dije ni chairos, ni seguidores de ya saben quién… hablo de la cumbre, y de sus realidades. Y le tiró otra piedra al presidente cubano, diciéndole que en su país los opositores juntaron firmas para oponerse, porque tiene democracia para hacerlo, cosa que no sucede en Cuba.

Mientras tanto, Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay, dijo que su participación en la cumbre borrascosa, devenida a bochornosa, no significaba que reconociera el mandato de Nicolás Maduro, pero si reconocía el poder que tienen los pajaritos para darle mensajes… bueno, eso no dijo, pero suena bonito… y que no haría ningún cambio en su postura, y ya saben el apedreado o aludido Maduro, que parece verde, retó al presidente de Paragua: “ponga la fecha, el lugar y la hora para un debate sobre la democracia de Paraguay, Venezuela y América Latina.

 Deberá estar interesante, estas democracias cada vez más parecidas a dictaduras, insultando desde al poder a sus opositores, esas cumbres las saben algunos despreciados del régimen como Loret, Chumel y Pedro Ferris, ja, menos el Chayotero, bueno, hay niveles, como hay cumbres, al menos la cumbre del Kilimanjaro era una buena novela, mejor leo esa, bueno se llama las nieves del Kilimanjaro de Hemingway, antes de que me caiga otra tormenta y me haga llorar al verla correr por la ventana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *