La Universidad Michoacana vuelve a reprobar

La institución educativa más importante del estado, esa misma cuyos directivos y maestros apenas hace seis meses marchaban para pedir apoyo de recursos económicos, otra vez está siendo señalada por malos manejos en su presupuesto. La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo quedó reprobada en administración.

LA EXIGENCIA

Fue apenas el pasado 6 de septiembre que alumnos, docentes, trabajadores y directivos de la Universidad Michoacana salieron a las calles de la capital del estado para marchar en exigencia de mayor presupuesto.

El entonces todavía Rector, Medardo Serna González, refirió que solamente se cuenta con dinero para pagar al personal hasta la segunda quincena de septiembre.

Aseguró que el presupuesto de 2 mil 700 millones de pesos, que obtuvo el año pasado la universidad, donde confluyen estudiantes de 14 estados de la república, no era suficiente para cumplir con los pagos de los trabajadores administrativos y docentes.

“El hecho de hacer esta marcha es para visibilizar este problema, tenemos un presupuesto insuficiente. Reitero, recibimos apoyos, pero los apoyos son insuficientes”, manifestó Medardo Serna González.

El gobierno del estado aseguró esos días que no había adeudos con la Universidad Michoacana, por lo que pidieron a la institución educativa transparentar el uso de recursos y de igual manera ingresar al tema de reestructuración del régimen de jubilaciones y pensiones, el cual se lleva la mayor cantidad de presupuesto.

HASTA AL PRESIDENTE LE PIDIERON AYUDA

En rueda de prensa, en un hotel del centro histórico, el dirigente partidario y el Rector de la Universidad Michoacana, Medardo Serna González, en conjunto con los dirigentes del Sindicato Único de Empleados de la casa de Hidalgo, manifestaron la intención del trabajo conjunto para beneficiar a la Universidad Michoacana con un mayor presupuesto, mediante las acciones de los diputados y la administración federal, ligados al partido Morena.

El dirigente del partido Morena en Michoacán apuntó la necesidad de apoyar a la universidad frente a recortes presupuestales, que se han sufrido año con año y que equivalen a 300 millones de pesos anualmente, lo cual ha debilitado a la casa de Hidalgo y qué ha generado un presupuesto amplio.

Para esa fecha, Andrés Manuel López Obrador ya había sido electo como presidente de la república, pero incluso desde su campaña tenía entre sus peticiones el apoyo a la casa nicolaita con un mayor presupuesto.

LAS CONTRADICCIONES

Pese a los graves problemas financieros que enfrentaba en los últimos años, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo pagó una suma millonaria por jubilación anticipada al ex Rector e investigador Salvador Jara Guerrero.

En total, la institución pagó en 10 meses 1 millón 453 mil 993 pesos; sin embargo, esta persona cobraba al mismo tiempo en la Secretaría de Educación Pública (SEP) más de 3 millones de pesos, lo cual es completamente ilegal, ya que un funcionario no puede cobrar en dos dependencias públicas distintas

Pero también en los gastos que hace la universidad, en relación a gastos, es donde una alta cantidad de su presupuesto se esfuma.

A inicios de 2018, el secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies), Jaime Valls Esponda, advirtió que entre las causas de la crisis de la UMSNH destacan el costo de las jubilaciones, la nómina y prestaciones no reconocidas por autoridades estatales y federales y un creciente endeudamiento.

DESCUBREN MALOS MANEJOS DEL DINERO

Pero en medio de esta situación difícil en lo económico para la máxima casa de estudios del estado, que llevó a directivos y trabajadores a salir a las calles para exigir mayor presupuesto, las autoridades encargadas de revisar los gastos, señalan que la Universidad Michoacana hace malos manejos de sus recursos.

Irregularidades en el uso de 258.2 millones de pesos durante el año 2017 fueron detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) en la fiscalización realizada tanto a la cuenta pública federal como a la estatal y reportadas en sus respectivos informes anuales.

De manera particular resalta la falta de claridad sobre el destino y uso de los recursos generados por las aportaciones realizadas por los alumnos de la máxima casa de estudios ese año.

En febrero pasado la ASF y la ASM presentaron sus respectivos informes sobre la revisión de cuentas públicas correspondientes al ejercicio fiscal 2017, la Auditoría Superior de la Federación entregó su análisis al Congreso Federal y la Auditoría Superior de Michoacán hizo lo propio ante el Congreso del Estado.

En ambos informes se da cuenta de la fiscalización de recursos a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la ASF sobre el presupuesto de origen federal y la ASM sobre el de origen local.

La Auditoría Superior de Michoacán es más específica en su informe sobre los resultados de las revisiones a la Michoacana, en donde confirmó irregularidades en el ejercicio de 178.4 millones de pesos. Por su parte, el monto de los recursos en que la Auditoría Superior de la Federación detectó irregularidades, asciende a 79.7 millones de pesos.

Por ejemplo, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo 18 observaciones por 80 millones de pesos que se entregaron para becas, apoyos y albergues estudiantiles, pero que resultaron improcedentes y ahora la UMSNH tiene que regresar esos recursos del llamado Capítulo 4 mil, porque este programa no opera en la Casa de Hidalgo.

PERO NO ES LA PRIMERA VEZ

En marzo de 2017 la Auditoría Superior de la Federación (ASF) notificó a las autoridades de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) sobre las irregularidades en el uso de al menos 11 millones de pesos.

Así lo reconoció el entonces rector de la UMNSH, Medardo Serna González, quien argumentó que no es que el recurso no se haya ejercido de forma adecuada, sino que hubo “un señalamiento respecto a los tiempos”.

En marzo de 2018 la UMSNH tuvo observaciones de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) por el manejo irregular de 10 millones de pesos en el Convenio con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), ante lo cual la institución realiza su propia investigación de este tema, conocido a nivel nacional como la “Estafa Maestra”, por la triangulación de recursos entre dependencias federales, universidades y empresas.

Es importante señalar que la ASF ha hecho las observaciones en torno a las irregularidades de los convenios entre las secretarias federales e instituciones de educación superior, al asignar recursos para la realización de un servicio o elaboración de productos, sin que las universidades cuenten con la capacidad técnica para realizarlos, pero esta lo canaliza a un tercero, una empresa para cumplir compromiso.

Así, mientras marchan y gestionan con diputados por más recursos, la UMSNH ha quedado reprobada en administración de sus recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *