SE CUMPLE UNA DECADA DEL SINIESTRO EN ANGANGUEO

Angangueo, Mich.- A 10 años de la tragedia suscitada en el municipio de Angangueo, Michoacán, donde  más de 100 familias perdieron sus hogares, alrededor de 80 desaparecidos y pérdidas humanas fueron el resultado de un alud, causado por las fuertes lluvias que azotaron la región, por lo que se desgajó partes de cerros, como el de Guadalupe y San Pedro, casas, carros, objetos eran movidas por las crecientes, que acabaron con la vegetación, animales muertos y los cuerpos de personas, cuyo número incrementaba con el transcurrir de los días y recuperados con la ayuda del cuerpo de bomberos, ejercito nacional y la misma gente que estaba desesperada por encontrar a alguno de sus familiares .

Todo sucedió la mañana del 4 de febrero, del 2010, cuando las lluvias empezaron desde la madrugada, siendo persistentes durante días anteriores, logrando el acumulo del liquido pluvial en zonas de riesgo, desbordando ríos y presas.

En ese entonces el gobernador del estado de Michoacán, Leonel Godoy, declaró zona de desastre, efectuándose el Plan DN-III- E para la población de Angangueo y Tuxpan Michoacán.

Se hicieron recorridos en toda región por tierra y aire, a bordo de helicópteros, carros anfibios y vehículos militares. Rescatistas estaban al pendiente de cualquier grito de auxilio o necesidades en los albergues. Mediante la radio y medios de comunicación se solicitaba la ayuda de cobijas, ropa, alimentos, agua y medicamentos que pudieran servir a las personas y familias, donde se encontraban niños pequeños, adultos mayores, que eran los más vulnerables.

A pesar que se solicito el desalojo temporal de las viviendas, ante el siniestro se negaron a hacerlo por miedo o necedad, mucha gente no se dio por vencida, por lo que, desde entonces, han reconstruido sus hogares y recuerdan con tristeza ese amargo día, en el que niños y adultos perdieron la vida, conmemorando mediante una misa a los difuntos. Misa que se realiza en las faldas del cerro de Guadalupe, donde asisten familiares y vecinos, realizando un recorrido en procesión por las zonas afectadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *