Zitácuaro, Mich.- Alejandro Martínez García expuso que la policía municipal en su trabajo deja mucho que desear. “No lo digo yo, lo dicen hasta los medios de comunicación locales, por lo que he leído. No me ha tocado una cosa grave en lo personal, pero hay muchos dimes y diretes en relación a este tema. Lo que yo alcanzo a percibir, es que la gente se queja mucho, tanto en la radio local como en la prensa, sobre todo de las arbitrariedades que se cometen por los elementos de tránsito o policiacos”.

“Siguen las detenciones en las supuestas infracciones que yo sí he visto a unas personas que van en tránsito en sus vehículos y les están pidiendo papeles, por lo que he visto sus placas están bien, me imagino que deben de parar a los operadores de vehículos, yo veo las placas que son actuales, no sé qué les estarán pidiendo”, cuestionó.

“Leí una noticia sobre que se cometieron abusos policiacos en Jungapeo y pues eso recae en la policía de aquí, que de alguna manera si son detenidos ahí tienen que ser trasladados hacia esta ciudad”.

“Hay un elemento de coordinación que golpeó a una persona hasta dejarla sin sentido, eso está muy mal. Eso debe de verlo el gobernador, como comandante o jefe supremo del estado, para que sancionen a estos elementos que cometen arbitrariedades. No se confunda su actividad con la de vandalismo”, subrayó.

“Yo si pido, en su momento más oportuno, que se castigue a esos elementos que actúen al margen de la ley, de verdad que les impongan una pena adecuada, en lugar de detener a los malhechores vayan y lesionen a ciudadanos en su casa o a las personas que van caminando, o hasta se aprovechan de los borrachitos. Que vayan y se enfrenten contra los malhechores, que vayan y se enfrenten contra los mañosos, a ver qué pasa”, puntualizó.

Leonardo Garduño expresó que en la sociedad zitacuarense la aqueja de manera permanente ha sido el tema de la inseguridad e inclusive explicó que hace algún tiempo uno de sus familiares recibió un balazo de un presunto delincuente que había entrado a la casa de un vecino para robarla.

Destacó que ciertas colonias populares sufren diariamente del delito de robos, de igual manera continúa la inseguridad en pleno centro de Zitácuaro, por los asaltos a personas que salen de los bancos.

Anotó Garduño que con esta ola de asaltos en varias partes de la ciudad queda de manifiesto que la ciudadanía está temerosa de la actividad delincuencial. “Muchos quieren que se tomen las cosas, (hacer justicia), lo que no se debe de hacer por nuestra propia mano. Ahí están las autoridades, que le pongan el interés necesario a eso y denunciar. Nos quejamos mucho de que no nos hacen caso, pero muchos no denunciamos”.

“Invitar a nuestras autoridades a que hagan su trabajo. Ahora también hay otra cosa, los mandos que están no dependen directamente del municipio, pero el municipio los puede invitar a hacerles varias observaciones, porque los mandos vienen de Morelia”, agregó.

“Que hagan bien su trabajo, que se fijen en las gentes que traen, que no sean arbitrarios, que no abusen de los fregados, que son los que perjudican y los delincuentes ahí andan. No se ha visto que detengan a delincuentes, la ciudadanía es la que los ha detenido y no la policía”.

Ignacio Sánchez Avilés consideró que se ha visto golpeada el área de seguridad en el municipio, porque el accionar de los policías es un poco lento, debido a que no se le invierten los recursos necesarios para poder operar.

En muchas ocasiones se tienen camionetas sin gasolina, los recursos que se les asignan son pocos, eso hace que no se tenga una eficiencia completa.

Por otro lado, explicó Sánchez Avilés, el 911 radica hasta Morelia, entonces el C5 está del otro lado y cuando los ciudadanos llaman para pedir apoyo se tiene que triangular la llamada de auxilio, eso provoca que se trabaje con lentitud y ello también afecta directamente a la seguridad ciudadana.

En la actualidad se ha desatado una ola de robos y eso deja entrever que se tiene en Zitácuaro una policía inoperante y sin recursos, finalizó el entrevistado.

Rodolfo Vilchis afirmó que a la policía no se les exige que den su máximo rendimiento, prueba de ello es que cuando se les llama llegan demasiado tarde o simplemente no se aparecen.

“Se aparecen cuando les conviene, cuando piensan que pueden agarrar unos dos o tres borrachitos, golpearlos, encerrarlos y que paguen una multa, se los llevan. Si ven que es un pordiosero nada más van y lo abandonan en una orilla, ahí no pasa nada, porque (ellos) no tienen para pagar una infracción”.

“Se ve, se nota que abusan de su autoridad, porque no hay quien les llame la atención, no hay quien los ande supervisando, y esto debería de ser un consenso en general con la población, para que su jefe más cercano sea el que tenga que tomar las medidas correspondientes”.

“Cuando tienen oportunidad de sacar ventaja de su autoridad lo hacen, pero ellos saben con quién, no son justos con toda la gente. Con algunos aplican su autoridad, con algunos son conscientes, con otros no les hacen nada”.

“Yo lo he visto por mi propia persona, he visto aquí en esta calle ha habido pleitos a las cuatro, cinco de la mañana, se le hace un llamado a la policía, que vengan, primero ven cómo está el asunto, si creen que pueden se meten, sino esperan que se “medio maten” y ya nada más vienen agarran a los que están mal heridos, se los llevan a la cárcel. Te digo, yo lo he visto aquí, entonces no se vale”, denunció.

“Debería de haber una supervisión general a todo el cuerpo policíaco ¿A poco no puede salir un supervisor que le paguen un sueldo para que ande nada más viendo el accionar de los policías, que no se queden dormidos en las patrullas?”.

“Dicen que andan rondando en la noche (pero) si no están dormidos en las patrullas, están dormidos en cualquier callejón, en un puesto, en una banqueta, pero distraídos completamente antes que atender su labor”, finalizó.

Hermilo Soto Merlos expuso que mientras se exponen estadísticas de un estado más seguro, la realidad es otra a la que se habla, prevalecen los asesinatos en la región de Uruapan, Lázaro Cárdenas y Zitácuaro. Consideró que ha faltado capacidad de respuesta.

Finalmente indicó que todos los niveles tienen la obligación de trabajar, pero que no abusen del uniforme que portan los cuerpos policiacos, porque se han detectado abusos que van en contra de los derechos humanos.

https://i1.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/08/ciudadanos110818.png?fit=1024%2C343&ssl=1https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2018/08/ciudadanos110818.png?resize=150%2C150&ssl=1Gabriel Gómez RodríguezCiudadanos OpinanTitularesZitácuaro
Zitácuaro, Mich.- Alejandro Martínez García expuso que la policía municipal en su trabajo deja mucho que desear. “No lo digo yo, lo dicen hasta los medios de comunicación locales, por lo que he leído. No me ha tocado una cosa grave en lo personal, pero hay muchos dimes y...