Localizan a joven que fue víctima de secuestro virtual en Zitácuaro

Zitácuaro. – Familiares de un joven estudiante que fue víctima de un secuestro virtual, lo encontraron sano y salvo en calles de este municipio. Fue a través de una llamada que los extorsionadores manipularon al jovencito, para sacarlo de su casa por medio de amenazas.

Horas de angustia sufrió una familia en este municipio, luego de que les informaran que su hijo había sido secuestrado y lo tenían en su poder. Como normalmente ocurre en este tipo de llamadas de extorsión, los delincuentes amedrentan psicológicamente a sus víctimas para poder realizar la fechoría.

Con tres números diferentes, los extorsionadores dieron indicaciones a los familiares de lo que tenían que hacer, y como siempre es el modus operandi, amenazaron que de no hacer caso a sus demandas le harían daño al menor, el cual aseguraban tenían en su poder.

Los delincuentes utilizaron dos números de teléfono diferentes, uno con lada del estado de Guerrero y uno más con lada de Jalisco: 732 118 48 86 y 342 112 83 36 fueron los números de los que llamaron. Utilizando el engaño y la violencia psicológica pedían la cantidad de 50 mil pesos, al ser una familia de escasos recursos, solo lograron juntar 13 mil, que depositaron en un número de cuenta de COPPEL.

La cuenta 10328495266, a nombre de Eva Solís, era en donde tenían que depositar el efectivo. Tras la angustia y el espanto de no saber qué hacer, los familiares depositaron el dinero y se trasladaron a la Fiscalía, donde -según algunas versiones de personas allegadas a la familia- les informaron que no se podía hacer ya nada, por el hecho de que habían depositado el dinero.

Sin embargo, la denuncia finalmente fue levantada, pero fueron los familiares del jovencito los que se dieron a la tarea de buscarlo, en compañía de algunos compañeros de escuela y amigos de la víctima, que formaron grupos de WhastApp para mantenerse en contacto y cruzar información.

Fue hasta el día viernes que la víctima del secuestro virtual fue localizado en calles del municipio, cansado y visiblemente afectado por la situación. El joven y su familia acudieron a la Fiscalía Regional de Justicia para que proporcionara más datos del caso y se investigue el hecho delictuoso.

El modo de operar de estas personas es mediante la modalidad de extorsión telefónica, el delincuente hace creer que forma parte de algún grupo delictivo y que tiene vigilada a la persona; otras veces, argumentan ser un supuesto mando policiaco.

El secuestro virtual es una forma de secuestro extorsivo. Se inicia con la llamada de un delincuente a una víctima elegida al azar, para informar sobre el supuesto secuestro de un familiar y exigiendo el pago de un rescate en una cuenta bancaria abierta al efecto, o la compra de cierta cantidad de tarjetas de teléfono celular, bajo amenaza de matar al rehén si alguien llama a la Policía.

Los delincuentes consiguen un paquete de teléfonos celulares y una buena cantidad de chips para efectuar las llamadas. Estos chips van siendo intercambiados entre los aparatos, lo que dificulta que las llamadas sean rastreadas.

 

El hombre que hace las llamadas está en constante movimiento para no ser detectado por la Policía. Cuando la extorsión se comete desde la cárcel, la comunicación se efectúa de teléfonos públicos ubicados en los pabellones, o cuentan con un gran número de chips para tal efecto.

Ante ello, las autoridades recomiendan las siguientes medidas de seguridad para evitar ser víctimas de este delito:

Consejos:

  • Esté atento: generalmente estas personas se hacen pasar por policías, inspectores municipales o médicos.
  • No brinde ningún dato o información a la persona que lo está llamando, sobre sí mismo, sobre ningún otro miembro de su familia, y menos aún sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento.
  • Pida un teléfono fijo (NO celular) de contacto de la presunta empresa o institución desde la cual le están llamando para poder chequear la información.
  • Si el llamado procede desde un teléfono público ubicado en la cárcel, en muchos países esta circunstancia es informada por un mensaje automático previo. Rechace la comunicación si no tiene personas conocidas alojadas en una cárcel.
  • No llene cupones con datos telefónicos a desconocidos: ya sea en comercios, cines, centros de compras o en la calle.
  • No agende en su celular números con la palabra «mami» o «papi». Ponga nombres y evitará problemas en caso de que extravíe o le roben el celular.

Si recibe un llamado extorsivo:

  • Corte la llamada: tenga presente que en caso de accidentes la Policía informa personalmente.
  • Mantenga la calma y comuníquese rápidamente al 911 (emergencia policial) dando cuenta de los pormenores del hecho. Personal policial le puede ofrecer asesoramiento y contención adecuada.
  • Tome contacto con el familiar que no está en la casa y que supuestamente está «secuestrado».
  • Formule la denuncia en la unidad policial o judicial de su zona. La extorsión es un delito. Su deber como ciudadano es denunciarlo.

Es muy importante acostumbrarse a NO BRINDAR NINGUNA INFORMACIÓN PERSONAL a menos que sea realmente necesario.

Cuidar su información no solo lo puede ayudar a prevenir extorsiones de este tipo, sino muchos otros hechos de inseguridad.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *