Tienda de autoservicio causa daños en la salud de los vecinos

Zitácuaro. – Vecinos cercanos a la recién inaugurada tienda Garis, se han visto afectados por el ruido que generan los compresores que alimentan de energía a los frigoríficos. El ruido por las noches les resulta insoportable y esto ha causado daños en la salud de algunas personas que colindan con esa tienda. Ya se presentó una queja, pero las autoridades municipales hicieron caso omiso de la misma.

El malestar de los vecinos no es nuevo, desde septiembre del año pasado habían denunciado que los ruidos generados por la obra en construcción no les permitía dormir, ya que los trabajadores tenían diferentes turnos, lo que permitía que hubiera movimiento las 24 horas del día. Esto generó problemas de salud en las personas que viven pegadas a la barda perimetral del edificio que alberga la tienda.

Si bien es cierto que la apertura de la tienda llegó para beneficiar a un grupo de ciudadanos que no contaban con empleo, también lo es que trajo afectaciones (de salud principalmente) a los vecinos colindantes, que ya presentaron un escrito dando a conocer lo que sucede con lo generadores de los refrigeradores que albergan la mercancía.

De acuerdo con los afectados, son al menos cuatro los compresores que están pegados a sus propiedades. Estos motores generan un ruido que llega a convertirse en una molestia, ya que por las noches este aumenta, debido a la capacidad que tienen. Lo que provoca una situación caótica al no poder conciliar el sueño.

El malestar lleva varias semanas, por ello, los afectados decidieron acudir a la secretaría de ecología y medio ambiente de este municipio, para que realizara una inspección. Al respecto, la dependencia contestó que nada podían hacer; ya que, según ellos hicieron una inspección, la cual determinó que todo estaba en orden, al no rebasar los decibeles permitidos por la ley, por lo que le sugerían que mejor fuera a ver otra instancia.

Cabe recordar que, en la inauguración de esta tienda, autoridades estatales y locales acudieron a la apertura de la empresa. Según los afectados, explicaron que no se dieron cuenta cuando las autoridades fueron a hacer la inspección, por lo que existe la duda de que manera pudieron determinar que el ruido no les afectaba.

Con diversas recetas, los vecinos han demostrado que algunos de sus problemas de salud provienen del estrés, que les ha generado no poder conciliar un sueño constante. Lo que se ha vuelto preocupante, porque algunos ya sufren de presión arterial y jaquecas constantes.

Explicaron que ya hablaron con el gerente de la tienda, mismo que les informó que no puede ser que los compresores trabajen de noche, ya que no hay nadie que esté abriendo los refrigeradores. Olvidando que los motores no pueden parar, debido a que deben mantener una temperatura idónea para que la mercancía no se eche a perder.

Señalaron que ellos no piden dinero o alguna otra cosa diferente, lo único que quieren es que se corrija la intensidad del ruido incesante, el cual se puede hacer si se aíslan un poco los compresores. El problema, es que la dependencia encargada de realizar esta verificación no ha actuado y se espera que sigan en esa línea, toda vez que les recomendaron que mejor fueran a ver otra instancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *