Despertar de la tierra  

Autor:​​​​​José Luis Valencia Castañeda

La conciencia colectiva ¿Es como nos lo ha dicho?

Todos los seres vivos tienen conciencia… sí, todos… desde el ser más humilde, desde el reino mineral, el reino vegetal, el reino animal y el reino humano y el conjunto que hace la unión de todos esos reinos en la tierra, la tierra misma, la galaxia, el universo, los universos, el macro universo y los macro universos, unidos todo son una gran conciencia, y separados, son conciencias individuales. Así se conforma la conciencia.

Los estudios comunes, que han estudiado la conciencia, se han enfocado únicamente al ser humano, considerando que la conciencia es exclusiva de él. Más no es así. La energía que circula por todo el universo no es única en la tierra o en el hombre, la conciencia es esa energía eterna que nos mantiene vivos y nos permite eternizarnos en el universo. 

Platón decía que la conciencia es la relación del alma con ella misma. Esa afirmación es solamente la percepción más profunda que se tenía en ese momento, pues el alma y el espíritu no estaban separados aún en el conocimiento de las cosas. Hoy entendemos que el alma es una energía distinta a la del espíritu, son dos jerarquías que dominan en el hombre y que se relacionan con él, y que el alma es la energía o la esencia perecedera, mientras que el espíritu es eterno, es la energía misma que se reconstruye cada vez, viajando entre las fractalidades de los universos y macro universos, equilibrando todas las fuerzas que la sostienen, como las energías del hombre sostienen a la tierra, pero no son las únicas.

Todo el ser que vive en la tierra tiene esa energía, en una frecuencia distinta a la del hombre, distinta a la de la tierra, distinta a la del universo y que debemos entenderlo así, en energía, como lo señala Tesla. Pues para entender el universo debemos pensarlo de esa manera, en energía, frecuencia y vibración, la triada, el número mágico, y si la conciencia es energía, frecuencia y vibración ¿Cómo la identificamos? ¿Cómo sabemos que la tenemos, cómo sabemos que lo tiene la tierra o el universo? 

Eso es tan simple de entenderlo si somos observadores, si nuestra propia “consciencia” es “consciente de sí”, y puede ser difícil de entender, si nos atenemos a lo que la mayoría piensa, pues cada uno de nosotros tenemos una percepción acotada por el nivel cultural, el nivel educativo y los dogmas adquiridos en nuestra sociedad, que es la forma en que la conciencia colectiva se manifiesta, los diccionarios no son nada profundos en el manejo de los conceptos, eso confunde al filósofo, hace que se manifieste el desdén de los librepensadores, y hace que la mayoría en su subconsciente tenga al menos una cuerda que lo saque del atolladero, porqué la muchedumbre no quiere pensar, quiere que le resuelvan esas simplicidades para poder seguir viviendo la vida que le han impuesto inconscientemente.

La concepción común dice que la consciencia es un estadio, donde el sujeto es consciente de la existencia de algún objeto o de sí mismo, y diríamos que, otros pensamientos comunes señalan que la consciencia es una acción de hacer patente algo. Así la conciencia colectiva cuando hace las cosas de manera formal, y en aceptación unánime, dirá que lo hizo conscientemente, y si hace las cosas “sin pensar”, dirá que lo hizo inconscientemente, sin el uso de la consciencia. 

Freud señalaba que la consciencia era el órgano perceptual de nuestra vida mental, que originalmente es inconsciente; Jung refería que la consciencia es un indicador que permite ponderar entre lo bueno y lo malo en un sentido moral de los acontecimientos, el remordimiento y la culpa;Nietzsche decía que la consciencia es el resultado de un proceso llamado eticidad de las costumbres, cuya cima es el hombre mismo, al que le es lícito hacer promesas.

Estos tres grandes pensadores, quizá no hayan leído a Platón o quizá lo leyeron e intentaron desmenuzar lo que es la conciencia y meterla al inconsciente humano, que no es más que una simple redundancia, pues la palabra misma tiene una acepción manipulada pero aceptada por las mayorías, y una que actúa sobre el comportamiento humano y sobre todos los seres del universo desde un plano aún no entendido del todo por el hombre, solamente por qué no han sido sistematizados y metidos en un paquete “científico”. 

La información manipulada y aceptada dice que la conciencia es la percepción del ser de manera efectiva, que redunda en hacerla consciente, o hacer las cosas pensándolas antes, a sabiendas de los resultados que se obtendrán, contra la inconsciencia, que es hacer las cosas sin pensarlas, al desgaire, así aceptamos la mayoría que es la conciencia, sin meternos en marañas conceptuales, pues la conciencia no debería ser discutida, debería ser vivida, sin interpretarla. 

La otra acepción, que no está manipulada, pero es difícil de entenderla, porqué no la explica el diccionario, es que inconsciente, es la conciencia interior o dentro de ti, contra la persona que actúa sin pensar, el inconsciente es lo que es, lo que fue y lo que será dentro de ti, son tus memorias y tu futuro, y tu en medio, viviendo ahora, como un ser que conjuga esas memorias que te hacen actuar de manera congruente dentro del respeto. Así, la tierra, juntos con todos esos inconscientes son lo que son, lo que fueron y lo que serán, así se manifiesta en el universo y en los universos, todo lo que hacemos, por pequeño que sea dejará su impronta. 

Y ¿Cómo esta impronta afecta a las mayorías? Un ejemplo claro son las redes sociales, algún video corto que llaman “reel” o “TikTok”, puede difundirse a miles de mentes y condicionarlas a algún estímulo, pues el simple sonido puede modificar la forma de ver el mundo, ciertos estribillos nos hacen pensar en algo chusco, en algo fantasioso o en algo lujurioso, da lo mismo, es la exposición colectiva a un estímulo. Así se manifiesta la consciencia colectiva, que está impulsando a la consciencia de la tierra a manifestarse para equilibrar esa energía. 

En estos días, el inconsciente colectivo dice que después de varios sismos anteriores, sucedidos en una misma fecha: 19 de septiembre, en este año, en la misma fecha, sería “normal” que sucediese, pues las energías colectivas provocaron que el mismo día sucediera, al estar pensando que sucediera, provocando una ola de energía de baja frecuencia. Desde luego, no es mi manera de ver ni de pensar las cosas, aunque la ley primera universal señala que todo es mental y que el todo es mente, todo lo que piensas lo creas, pero no puedes crear vida solo por pensarla, debes trabajar para ello. 

Si la consciencia colectiva tuviese ese poder, debería manifestarse en otras situaciones de la misma manera, por ejemplo, durante la pandemia la inmensa mayoría vivía en el miedo de morir por un bicho que hasta la fecha no sabemos cual es su comportamiento, su origen y su fin, solo las élites decretaron su nacimiento y su muerte, más había también en lo profundo de las mentes humanas que solicitaba ayuda, perdón y salvación, pero esa consciencia no funcionó, por ello menciono que no es por allí el camino para entender la vida de la conciencia. 

Lo que, si puede compartir, es que la consciencia es el espíritu personal, unido al espíritu universal, es la unión de todas las consciencias trabajando en conjunto por el bien común. La consciencia colectiva, que conocemos, solo es una energía densa utilizada por quienes necesitan vivir del miedo.Podemos hablar de la industria de la “salud”, que son grandes laboratorios, grandes firmas farmacéuticas y gobiernos corruptos, que buscan esquilmar a la población usando el miedo, más aquellos que tienen el otro concepto de “consciencia”, no se dejan influenciar, y viven la vida de manera tranquila, sin atender a los estímulos externos lanzados por aquellos que necesitan la energía de la muchedumbre. 

Porque, si atendiéramos a que efectivamente pensando de manera colectiva pudiéramos provocar un cambio en las fuerzas de la tierra, como se dice que pensaron en que temblaría en un 19 de septiembre ¿Qué pasaría si pensarán todos que ese día sería declarada e instaurada la paz mundial? ¿La paz mundial se daría? 

Sería interesante intentarlo, aunque no estoy de acuerdo. En lo que si estoy de acuerdo, es que si quiero que algo suceda, primero lo pienso, después lo hago, y en la acción es donde está la solución, todo unido, así como estamos unidos a la conciencia de la tierra y del universo, aunque la acción se vea como inacción funciona. 

¿Cómo funciona la inacción en acción? En el ejemplo de obtener la paz, sería dejar de hacer la guerra, la inacción en la guerra, en la casa, sería la inacción en los alegatos, en la pareja, sería la inacción en las discusiones, así contigo mismo, cuando dejas de pelear contigo, la consciencia colectiva tomará apunte y actuará, te traerá paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: