Despertar Poético

Despertar Poético

Hablar con ángeles. Parte 1

Los días corren raudos, la velocidad con la que se nos va la vida es inaudita, apenas habíamos festejado la navidad de 2019, aun no habíamos quitado el árbol de ese año, cuando estábamos sustituyéndolo, solo cambiando las esferas de un lugar a otro, de pronto solo estamos sustituyendo las luces por otras nuevas, de pronto nos vemos obligados por el tiempo a usar los mismos empaques de los regalos del año pasado cuando ya debemos entregar los nuevos, sin haber alcanzado a tirar los anteriores y sin tiempo de ir a comprar nuevos.
La vida se nos está escurriendo de las manos como agua y no hacemos siquiera el intento de parar y ver que nos depara, solo dejamos trascurrir. Hemos sido presa de esa espiral, vamos en caída libre, sin paracaídas. Vemos que nuestros hijos crecen, que nuestros padres envejecen, que empiezan a morir en nuestros círculos cercanos y ni tiempo de hablar, de compartir, de convivir, de hacer algo, nos estamos dando, solo somos parte de esa decadencia, caemos sin oponer resistencia. Quizá podría valer la pena hoy parar, debemos parar el mundo, nuestro mundo y retornar al origen mismo de nuestra creación. Vale la pena parar y empezar a cuestionar ¿Qué me hace envejecer tan rápido sin que me sienta satisfecho de hacerlo?, ¿Qué me hace seguir el camino de las multitudes sin pararme a preguntar si es el favorable para mí?
No hemos hecho ese tipo de introspección, solo nos dejamos llevar por la vorágine de ideas, por la vorágine de necesidades creadas. Si tan solo paráramos un minuto, sí tan solo nos detuviéramos a tomar aire… el tan escaso y preciado aire que les está faltando a los enfermos… si tan solo pensáramos en nosotros mismos, alejados de toda pretensión, alejados de toda emoción, alejados de toda presión social, podríamos encontrar que somos más que simples borregos, que somos más que simples conejillos de indias, que somos enormes, perfectos y tenemos la esencia de lo divino y universal dentro de nosotros…
¿Pero… qué somos? Si nos dejamos llevar por las emociones: ¿Somos seres emocionales?, ¿Qué somos: si nos dejamos llevar por las pasiones? ¿Seres pasionales? Somos más que eso, somos todo eso que nos enseñaron a temer, somos dios, el ser que nos enseñaron a temer, somos naturaleza, a la cual nos enseñaron a destruir, somos espíritu, el cual nos escondieron para maniatarnos ¿Qué debemos de hacer para salir de esa espiral en la que hemos caído?
La solución es muy simple en su complejidad, es complejo según la percepción general de la población que cree que es complicado conocerse, por qué no se ha detenido a analizar eso, no se ha detenido a preguntarse a sí mismo, por ejemplo, si queremos identificarnos con alguna emoción, disponemos nuestro ánimo a esa emoción, si nos predisponemos a la demostración de tristeza, dolor o felicidad, se debe a que nos identificamos con los objetos de nuestros deseos, y su aspecto es material, al eliminar ese objeto de nuestro deseo en la mente, podemos eliminar la sensación, si eliminamos solo el objeto de nuestra emoción más no la emoción en la mente, la mente nos generará un sentimiento de pérdida, de dolor, emociones que podemos eliminar al enfrentarnos con nosotros mismos y abrazar nuestras emociones hasta fundirlas con el yo interno.
en un acuerdo de paz, debemos aislarnos de la pretensión de soberbia que nos provoca el ser seres emocionales, para ello hay que buscar el espejo, el espejo son las reacciones negativas que nos provocan las acciones de los demás, pero que a estos no les afectan, una forma es amar la soledad, no aquella que proviene del narcicismo y autocompasión, esa provoca violencia, debe ser amar a la solidad que nos hace escapar de la realidad social que nos enfrente, la soledad que conocemos comúnmente ha sido manipulada, nos señalan que es la madre de los vicios, pero no, es la madre de toda la creación, del arte, de la conciencia tranquila, solo se habla de la soledad de la mente, no del espíritu, la de la mente debe ser llenada con personas, la del espíritu se llena del ti mismo.
En la soledad encontrarán el camino hacia la perfección del hombre, te encontrarás, porque podrás platicarte y sanar tus heridas. Podría sonar complicado, pero sabemos por experiencia que las situaciones complicadas se resuelven de manera sencilla, solo se requiere intención y congruencia, pero la intención y congruencia se topan con la programación que te regaló la familia, la religión, la escuela y la sociedad, allí está lo más complicado, retirar esas telas traslucidas que no te dejan verte, que te hacen elevar las emociones a rango de religión, por ello vives en eterna lucha interna entre el dolor y la desesperación, odio, violencia, una lucha interna entre el querer y el hacer.
La acción no es intención, la intención cuando es mental y espiritual funcionan solo si trabajas, si trabajas te encontrarás en algún lugar, y ese lugar será dentro de ti misma conciencia que es una y la misma que la conciencia universal, allí encontraras el lenguaje de los dioses, de los ángeles, de ti mismo, cuando te hayas encontrado sabrás lo que es la deidad, sabrás lo que es el uno, sabrás lo que es el universo, esté te hablará en el lenguaje que necesitas, que sabes, que has tenido siempre, no son solo las vocales de la naturaleza, es el lenguaje de ti contigo, ese lenguaje te ayudará a encontrar todas las respuestas que has tenido desde que naciste, si no sabes cómo iniciar la comunicación con tus ángeles, inicia hablando contigo mismo, empieza a identificarte y solventar tus propios problemas, allí se te revelarán las respuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *