Política en lo oscurito

Política en lo oscurito

La detestable congruencia…


Vaya sorpresas que da la vida, imagínense que me encontré un político que cumple sus promesas… es algo inaudito, insólito… si, ya sé que se mueren de ganas de conocerlo; pero no, no lo conocerán aún, porqué eso fue lo que soñé. No sé si en mis sueños más lúcidos se me aparezca la señal de que yo debo ser ese político, de sí yo debo darles ese ejemplo de congruencia, pero no creo hacerlo, les propuse en el 2018 votaran por mí, me propusieran como candidato y no lo hicieron ¿Por qué debería de ser ahora yo el paladín de la honradez? Y menos que solo fue un sueño.
Desde luego, los sueños son cortos, solo soñé que tenía congruencia. No sé qué tanto haya prometido y qué tanto cumplido, pero en mis sueños era la piola, el más mejor para que se den una idea. Lástima que regresando a la triste realidad, los políticos no lo sean tanto, rayan en la incongruencia, tanto que Don Cedano quisiera desaparecerlos y meter a unos más congruentes, no digamos que congruentes en su actuar, pensar y decir, eso lo dejamos de lado, para un nivel de mentalización más profunda. Hablamos nada más de su ideal y lo que defienden como tal.
En esta temporada, algunos críticos le llaman la temporada de chapulines, no de los que se comen en Oaxaca e Hidalgo. No, de esos no. Esos animalitos son tan congruentes que hacen lo que están destinados a hacer, cosas de chapulines. Los políticos no, ellos son los animales más prefectos en el camuflaje, saben cómo pasar de rama en rama sin que se enteren y cuando menos esperas ya están en la cima, y son tan camaleónicos que lo que menos les importa son sus ideales, pueden firmar con la misma felicidad los estatutos y lineamientos de un partido y a los cinco minutos estar de acuerdo y firmando los estatutos de otro, esa es la congruencia que ellos conocen.
¿Es mala? No, no es mala, para ellos. Es mala para la democracia y para los partidarios que no saben si votar por un partido hoy es malo y mañana es bueno, no saben sí despotricar contra un partido antagónico es malo porqué mañana lo tendrán que defender, van a considerar que eso es normal y que conforme el viento sople, así arriarán las velas ¿Suena incongruente verdad? Así está de incongruente la política en nuestros días, crecimos creyendo que existía la fidelidad y que los ideales eran unos, pero no, nos hemos dado cuenta que no, que tenemos la moral muy flexible y que podemos manipular a las consciencias de manera sencilla, porqué la moral de la muchedumbre también es permeable.
Vemos como ayer los priístas defendían la camiseta y a sus líderes a muerte, y algunos de verdad se morían, hoy los vemos desconcertados y sin guía, viendo como su líder ya es de Morena y no saben que hacer sin su guía y de pronto se ven identificados con los ideales de Morena. Vemos a los políticos de Morena lanzar discursos ya sin pena señalando que llevan 25 años en la política, y que son morenistas de hueso colorado, cuando morena tiene escasos nueve años; luego entonces, algo tuvieron que ver los otros partidos, crearon su Frankenstein, y lo celebran, imagínense toda la congruencia que hay en esos personajes que militaron muchos años en el Prit, partido ultraconservador y de derecha, y ahora, después del milagro, la reconversión es volverse se izquierdas.
En México desde luego no hay un partido de izquierda, el dinero lo es todo, son partidos con ideales de izquierda, pero con necesidades de derecha, los gastos que tienen sus líderes no tienen nada que ver con la austeridad que promulgan, véase el caso Lloroña, que escasamente le hace un bien al pueblo por el que no fue elegido y por el que aparentemente lucha, desde luego sus luchas ya son por cobrar, viajar y despotricar contra quien esté en contra de su proyecto, un proyecto evidentemente neoliberal, capitalista y materialista.
El ideal comunista socialista es difícil de implementar, porque no hay las condiciones ideológicas, al menos para el pueblo, para los lideres ya, porque viven al amparo ahora sí del pinchi poder, que difícilmente dejarán, porque vivirán en el error y menos ahora que ya están disfrutando las mieles de lo que antes combatían, sin importar que le cambien los nombres a los organismos que detestaban, al final serán otros nombres con las mismas mañas.
Decíamos pues de la incongruencia, que está siendo adoptada como palabra de trabajo, como slogan de campaña: si tu no me quieres, buscaré quien me quiera; pero serte fiel, si no me das lo que quiero, jamás. Así se manejan, ejemplos tenemos por miles, pero ahora en este periodo de elecciones veremos nuevamente las caras de lo que realmente son, por ejemplo tenemos al senador Cristóbal Arias, que abandonado por sus correligionarios fue adoptado por Morena y se le regaló una posición, que evidentemente agradeció con algo de capital político, el cual fue utilizado para promoverse nuevamente a la gubernatura del estado de Michoacán, venía de un régimen que si no ganaba arrebataba y quería hacer lo mismo, pero ahora no tenía todo el poder en el partido y ya va de salida, o sea es político viejo, con viejas ideas, pero nuevos bríos.
Bueno, ese capital político no le alcanzó para ser el candidato oficial de Morena, como muchos auguraban, y ganó Morón, alguien más moderado y de más fácil manejo, eso señalan algunas fuentes, algo así como un palero más que sabe de la mano que mece la cuna y él se siente feliz de ser la mano que es mecida por aquella mano poderosa que mece la cuna, pue son tiene el capital político, ni la presencia, ni la estructura que tienen otros, como Cristóbal Arias pues, aun así ganó o se negoció que sería lo más cercano a la realidad, como en los viejos tiempos, así que una vez relegado por enésima vez, Cristóbal Arias decide hacer lo que ya aprendió y renueva sus votos morales, abandonando a Morena, como abandonó al PRI, como abandonó al PRD, algo normal en él pues y se postula en toda congruencia por el Partido Fuerza Social por México.
Uno más ¿Qué más da? Lo importante es ser congruentes con la frase de “El Tlacuache”, don César Garizurieta, “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”. Eso ya es viejo, desde el sexenio de Miguel Alemán Valdés se usa y con mucha más frecuencia de lo que vemos a simple vista, San Péjele es el ejemplo más representativo ¿Por qué no habría de seguirlo Cristóbal Arias? Lleva la misma línea: expriista, ex perredista, ex morenista, ja, ja, es que San Péjele por poco y deja a su partido sin dios, después de la pugna tribal que traen como en la vieja escuela del PRD.
La enseñanza, es que ahora la congruencia es un símil a la incongruencia. La academia española de la lengua no debe preocuparse, los políticos traen lenguaje Campechano, dices lo busco, lo busco y no lo busco, cuando no lo encuentran. Así que si se cambian de partido, es que los partidos son uno mismo, porque se financian de la misma manera, tanto del fisco, como de las “aportaciones” que ya no son ilícitas si les cambias el nombre, si eres de los buenos, si eres de los contras se llamará dinero ilícito…
Pero hablamos pues de la congruencia de ahora, Don Cedano tiene la ligera sospecha de que los estatutos de Morena son una copia de los estatutos del PRD, y de seguro los estatutos del PRD son una copia de los estatutos del PRI, así viene la cadena, de esa manera los políticos se confunden y firman sin ver y cuando menos esperan ya son de otro partido, y pues ellos hacen lo que saben hacer sin importar partido, así que felicidades a todos aquellos que al no ver cumplidos sus sueños, no se salen del presupuesto, porque siguen pegados a la chichi, sin importar a que partido le toque “dignamente representar”, vamos Fuerza Social por México, sigue dándonos zánganos al fin que al cabo, nosotros el pueblo queremos pan y circo y con todos los partidos que hay tenemos de sobra.
Podrán pasar miles de partidos, lo importante es que el mismo personaje siga mamando del presupuesto, esa es la congruencia, vamos a reverenciarla, ja, ja, bueno, Don Cedano no, él solo será un espectador, esperando encontrar correligionarios que sepan identificar a la detestable congruencia de los políticos de ahora, como dicen los españoles, roba bien y mucho, pero roba bien vestido, así y solo así te venerarán y dirán que eres una persona honorable, hasta para robar hay niveles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *