El Litio

Por: Blanca Piña Gudiño

Hoy somos partícipes de un hecho histórico para nuestro país; con esta iniciativa, el litio tendrá un papel estratégico en el desarrollo nacional, tal como lo tuvo la nacionalización del petróleo en la década de los 30 y de la energía eléctrica en los 60.
El litio es fundamental para el futuro de las naciones, ya sea para la fabricación de insumos médicos o para la creación de baterías; se estima que para 2040 gran parte de los automóviles serán eléctricos, lo que nos delínea la importancia que este mineral tendrá en el futuro inmediato.
Por esta razón, la oposición no vota a favor de esta iniciativa, porque sabe el jugoso negocio que se les escapa de las manos, sabe que los intereses privatizadores que defienden, son incompatibles con una visión nacionalista y patriótica.
Quienes el domingo festejaban que las trasnacionales eléctricas siguieran expoliando el presupuesto público, ayer se ausentaban de este importante debate en la Cámara de las y los Diputados, demostrando una vez más que su única patria es el dinero.
No tienen más proyecto que el dinero, el domingo se quitaron la careta y dejaron de manifiesto su verdadero rostro, el que defiende los intereses de las empresas extranjeras que se han dedicado a medrar el presupuesto público.

Hoy la oposición privatizadora y neoliberal, ve como se les escapa un negocio multimillonario. Para dimensionarlo, nuestro país cuenta con el mayor yacimiento de litio, ubicado en el estado de Sonora, con reservas de aproximadamente 243.8 millones de toneladas. Esto colocaría a nuestro país como uno de los exportadores más importantes de América Latina.
Actualmente en nuestro país existen 36 proyectos mineros con inversión extranjera destinados a la extracción de litio que son controlados por 10 empresas. Estos proyectos representan 97,000 hectáreas concesionadas, pero hay otras 537,000 hectáreas en espera de autorización. Este es el tamaño del negocio que la oposición pretende que siga en manos de un puñado de particulares.
Compañeras y compañeros senadores, hoy daremos un paso trascendental en la vida de nuestro país, los que antier tristemente celebraban, hoy enmudecen, ya que no cuentan con argumentos.
Estoy convencida de que, así como las y los mexicanos hicieron la proeza de construir PEMEX, se hará lo mismo con la nueva empresa estatal para exploración y explotación del litio.
Nuestro mejor legado será devolverle al pueblo de México las riendas de su desarrollo y no depender más de los caprichos del capital extranjero.
Es nítidamente claro que la coalición conservadora “Va por México”, defiende los intereses de la oligarquía nacional y extranjera y con esto se oponen a los intereses y derechos del pueblo de México.
Por eso continuaremos luchando por devolverle al pueblo todo lo que nos robaron en el periodo neoliberal y hoy como Juárez decimos: “Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: