Política en lo oscurito

Mis otros datos

Don Cedano está completamente de acuerdo con San Péjele. Sí, así como lo oyen, después de muchos años, por fin está al cien por ciento de acuerdo con el mero preciso, después de toda charlatanería, de toda la palabrería, de toda la mendacidad, de toda la inquina que lanza el preciso contra todo aquél que ose contrariarlo, que se atreva o dibuje un guiño a contradecir sus datos, por fin dijo algo que Don Cedano califica como sensato. Desde luego a San Péjele le tiene sin cuidado eso, el que Don Cedano lo califique de sensato, él tiene sus datos, informaciones y demás pensamientos que son solo suyos y apela a esa sensatez.

 Ya sabemos que con sus datos toma decisiones y quiere cambiar al mundo que lo rodea, por eso sus designios se deben de cumplir, so pena de ser traidor a la patria, aunque Don Cedano haya hecho un decálogo de más de diez artículos copiados de la Constitución donde dicta lo contrario… dije decálogo de veinte o de treinta, porque ahora en el cuatroté los decálogos pueden ser de tres o de once artículos o de muchos… bueno, en el decálogo de Don Cedano, se señala a qué se refiere la constitución con ser traidor a la patria, y estar en contra del prejidente no está entre los artículos que se castigan con pena de muerte o con alguna otra pena.

Considero que no estar de acuerdo con el presidente es un ejercicio democrático de buen calado, así que el Decálogo de Don Cedano es solo utilitario en cuanto se apliquen los calificativos con una denuncia, no con lengua como hace San Péjele, y vemos que a pesar de que muchos saben de leyes y han mencionado que nada tiene que ver eso de ser traidor a la patria con no estar de acuerdo con una ideología, el presidente siga señalándolos y le sigan el juego, unos por amor, otros por omisión y muchos porqué no les gusta lidiar con la necedad. Así el presidente seguirá lanzando anatemas contra aquellos que no acusen recibo de sus “buenas intenciones: llamadas “cuatroté”.

 Irá contra aquellos que no lancen flores o no se cuadren ante su insigne cuatroté, así que los que estén en contra de la ideología del presidente o no se alineen, serán juzgados como aves de mal agüero y como traidores a la patria, aunque en la ley no exista algún artículo que diga: “¡Será traidor a la patria quienes: le haga fuchi a los programas políticos e ideológicos del presidente!”. No, no hay todavía alguno y no estoy dándole ideas tampoco, porque sus feligreses son capaces de usar todo lo que digas en tu contra. Don Cedano hoy está bien y de buenas, que quiere agradecerle al prejidente la frase, aunque suene hipócrita, esa en la que estamos de acuerdo.

 Bueno, decíamos que los seguidores de San Péjele parecen feligreses por la fe que le procesan, hacen del cuatroté una religión y del prejidente su mesías tropical; tanto, que casi le besan sus zapatitos y le dicen “que linda caquita pisó hoy licenciado”, pero… como en todas las religiones del mundo, aquellos que no estén a favor de la suya, en este caso el cuatroté, estarán en contra. Así todas las religiones tienen su infierno para sus detractores y estarán en el infierno de aquellos, así que, con todo y eso, dice el preciso que la transformación no parará. Así merito.

 Decía pues que, con todo y el riesgo que tiene Don Cedano de no ser tomado en cuenta, con el riesgo de que lo llamen chairo, con el riesgo de que me confundan con uno de los viejitos que llora de emoción al recibir los dineros de los programas sociales, debido a su edad, debe de decir que por fin está de acuerdo con San Péjele, y hablamos de un hecho lamentable, un asesinato, una mujer salvadoreña que fue sometida, sin tino y cumpliendo con los protocolos propios de la autoridá, o sea al ahí se va, y a ver que sale, y les salió caro, la mujer sometida en Tulum, Quintana Roo, murió por el uso desmedido de la fuerza. Le rompieron las cervicales, solo para someterla, cuando prácticamente no oponía resistencia.

 Los policías deben estar desconcertados, sintieron que habían agarrado a uno de esos malotes que requieren el uso de toda la fuerza y de toda la técnica para someterlo y no una mujer que ni siquiera les era equiparable en fortaleza, mucho menos en oposición. Al menos saben que están preparados para algo fuerte, pero que no midieron la fuerza, vaya, que bien los capacitan… ¿Qué… que fue abuso de autoridad? Sí, no lo niego, solo quería mofarme de la forma en que pueden moverse los dados justificando a los malos policías que en todo el país abundan, pero ¿Qué queremos? La mayoría apenas tiene conocimientos básicos, pareciera que los entrenan para atentar contra la sociedad y no para cuidarla, y en este hecho lamentable, el presidente se manifestó y señaló “Es un hecho que nos llena de pena, dolor y vergüenza”.

 Allí es donde Don Cedano está por completo de acuerdo con San Péjele, sabe Don Cedano que los mexicanos no somos eso, somos más que eso, somos un pueblo de paz, de felicidad, alegre, dicharachero, amante de la risa fácil y de las amistades francas, que no se atreve como tal a hacerse daño. Cierto, hay malos, y los malos están ya muy acotados, entre narcos y policías, que a veces no sabe uno cual es cual; pero de eso no hablamos, hablemos de lo que nos trajo a este punto.

Efectivamente, a Don Cedano lo llena de pena ajena, una persona que sale de su pueblo, de su país, en la búsqueda de una mejor calidad de vida y la estaba encontrando en México, lugar donde nosotros como mexicanos muchas veces despreciamos las oportunidades que nos dan y vamos más arriba a buscar otras más apreciadas y que allá son despreciadas, así es la cadena. Los gobiernos no quieren entender que las fronteras son solo ideológicas y quizá económicas, pero la frontera del hombre con el hombre no existe, todos somos migrantes en donde quiera que nos movamos, los nacidos en Michoacán pueden vivir en cualquier parte del mundo, sin que el mundo cambie por ello, solo cambian las ideologías, no la geografía, no la casa grande llamada mundo.

 Y San Péjele, inconsciente como suele ser, cosa que Don Cedano no está de acuerdo, su lengua le gana, es más rápida que su mente. Evidentemente la muerte de una mujer en Tulum destapó una olla enorme y candente de inconformidades, por la inacción del gobierno federal ante los asesinatos de mujeres, que está semana se multiplicó, pareciera que existiera en verdad un odio acérrimo contra ellas, aun y a pesar de que mueren más hombres por violencia, las muertes de mujeres han aumentado exponencialmente. En Cancún, esta misma semana han muerto más de tres; en Veracruz, más de siete; en Michoacán, más de tres; en Guanajuato, uno de los líderes en asesinatos de mujeres junto con el Estado de México, llevan más de tres cada uno, más las muertes que no se reportan a los medios.

 En total, es un gran fracaso la estrategia del Gobierno Federal la defensa de la mujer, hay mucha muerte, y se lo hicieron saber a San Péjele, y este en lugar de presentar soluciones como esperaría Don Cedano, que desearía escuchar que los problemas se solucionan, o con acciones o con políticas, y no con justificaciones, la solución de San Péjele para el cuestionamiento del ¿Por qué han aumentado los feminicidios en su sexenio?, se debe a que ahora se tipifican las muertes de mujeres como feminicidios y antes no, por eso se ve que aumentaron, sin tomar en cuenta la estadística, esa que la tiene el INEGI, pero como es una Institución autónoma, pues pertenece a la mafia del poder, a la otra, no a la de él, la de él, al momento de convertirse en fieles hipócritas seguidores del cuatroté se hacen santos.

 Digo hipócritas, porque muchos hace unos días eran del Prit, o del Bolillo, o del Verde o del Perderé, y ahora son fieles seguidores de la doctrina morenista y la defienden y toman el discurso a modo de que todo lo hecho por las administraciones pasadas era lo peor y que tienen la solución ahora, cuando en las administraciones pasadas ellos eran los que la representaban, da no coraje, da miedo tanta maldad, tanta desvergüenza y tanto amor al hueso, que sabe Don Cedano, no están en las mejores manos, están en las manos de los que andan en eso, en la política.

Muchos buenos elementos, que tienen mucha mejor preparación, mucha mejor ética, mucha mejor moral, no quieren entrar en esos bretes, porque es pesado y cansado aguantar tanta mendacidad, tantas dobles morales, tantos discursos incongruentes, y su mente no los dejaría dormir, y conoce a muchos que harían mejor papel, pero no se atreven a jugarlo, ellos tienen sus datos, Don Cedano tiene los suyos y no coinciden en nada con el preciso, pero bueno, dejemos para mañana su afán, el hoy ya fue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *