Gilberto Soto Jiménez

H. Zitácuaro, Mich. – Gilberto Soto Jiménez es nativo del Pueblo Mágico de Angangueo, su padre aportó parte de su juventud a la actividad minera, mientras su madre se dedicó a las labores del hogar y más tarde fue comerciante.

Gilberto, mejor conocido como Don Gil, tiene un puesto de pescadería y mariscos al interior del mercado Melchor Ocampo y atiende personalmente a su clientela con productos del mar. Su negocio tiene prácticamente 35 años de vida y fue fundado por sus padres.

Cabe destacar que su padre se fue un tiempo a trabajar hacia el Estado de México y se llevó consigo a su familia a un lugar llamado Lerma, desempeñándose también en la misma labor de la explotación mineral, tenía Gilberto la edad de 4 años.

Posteriormente la familia radicó otro tiempo en la localidad de Santa María Atarasquillo, la cual está situada en el municipio de Lerma, perteneciente al Estado de México, y en otras poblaciones, como Colorines.

Fue en el año de 1950, aproximadamente, cuando ya la familia Soto Jiménez se estableció de manera definitiva en esta ciudad de Zitácuaro.

Gilberto fue inscrito en escuelas públicas para recibir su educación básica. Al mismo tiempo de que estudiaba, tenía otras responsabilidades laborales para poder ayudar en el sostén económico de la familia.

Tenía 10 años Gilberto cuando ya estaba siempre activo y en ocasiones también era comerciante, vendiendo frutas, paletas o gelatinas, con el de objetivo de obtener una compensación.

Llegó un tiempo en el que sus padres decidieron dedicarse a la actividad comercial y fue esta labor su principal fuente de trabajo. De esa manera también pudieron costear el estudio de sus 9 hijos y solventar sus necesidades básicas.

Algunos de los hermanos de Gilberto también se dedicaron al comercio y otros más decidieron cursar su educación básica y después prepararse como maestros, hasta llegar, en la actualidad, a la etapa de jubilación.

Cuando tenía 14 años a Gilberto le apodaban “El Niño” y practicaba futbol, siendo su guía o mentor un sacerdote católico.

Perteneció a una agrupación religiosa denominada CJM, misma asociación en la que se conformó un equipo de futbol soccer y luego esta escuadra fue inscrita para participar en torneos a nivel amateur.

Describe Gilberto que fue una época maravillosa, en la cual el conjunto deportivo realizó varios encuentros, por lo que viajó incluso a Ciudad Hidalgo y San José Purua.

Considera Don Gil que Zitácuaro es una bella ciudad y además hospitalaria su gente. Añadió que esta población es una puerta de oportunidades abiertas para todo mundo, el clima que hay en la región es muy agradable y en esta localidad se puede apreciar el cariño y estima de sus habitantes.

Gilberto Soto Jiménez nació el 5 de julio de 1944.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *