UNA GOTITA DE ECOLOGIA

UNA GOTITA DE ECOLOGIA

Por: Víctor Verde

Lluvias y estadísticas

Es un gusto saludarles en esta ocasión, siempre agradeciendo el tiempo que nos regalan para leer estas líneas que, sin duda alguna, serán para la reflexión. Excelente cierre de mes.

Así es, estamos a punto de terminar el mes de julio siempre con esperanzas, pero hoy más que nunca una en especial: la salud y el bienestar de nosotros y quienes nos rodean, pues la tercera ola de esta pandemia de COVID 19 ha sido inminente y aún está lejos de terminar. Y me recuerda que no la tenemos tan lejos como quisiéramos, pues personas cercanas a nosotros, con plenitud de juventud, resultan infectadas. Por ello no debemos bajar la guardia y menos entre la población joven de este pais, pues la variante Delta afecta a este segmento de la población.

Pero este no es el tema, lo que quiero compartir con ustedes es la generosidad de esta temporada de lluvias que, por ahí del día 1 de junio comenzó a dar avisos, después de una sequía que nos tenía preocupados y al final fue interrumpida por unas lluvias abundantes, a extremos tal, que ya vio usted lo que ha sucedido en países como Alemania, Bélgica, China y otros, incluido nuestro propio México, donde han causado daños cuantiosos, perdidas humas y destrucción, además de pérdidas en la agricultura y la ganadería, entre otros sectores.

 Pero a decir de los expertos y estudiosos del tema, la mitad de los daños humanos y económicos causados por las catástrofes en los últimos 50 años, están relacionados con el agua y el clima. Solo los desastres relacionados con el agua han causado cerca de 1.3 millones de muertos. Las sequias, las tormentas y las inundaciones, dominan la lista de catástrofes, según un análisis exhaustivo de la organización Meteorológica Mundial.

De la lista de las 10 principales catástrofes registradas, la que más muertes ha causado, están las sequias, con 650 mil; seguidas de las tormentas, con 577,232; las inundaciones con 58 700 muertes; y las temperaturas extremas con 55,736. Todo ello entre 1970 a 2019 y que será publicado en próximas fechas.

En lo que respecta a las perdidas económicas, las catástrofes por tormentas encabezan la lista con 521,000 millones de dólares, y las inundaciones que acumularon perdidas por un monto de 115,000 millones de dólares, según un avance del Atlas que se publicará en septiembre.

Este documento muestra que las inundaciones y las sequias infringieron las mayores pérdidas económicas en los últimos 50 años en Europa, con un costo de 377,500 millones de dólares. Las inundaciones en Alemania en 2002 causaron 16,480 millones de dólares en pérdidas y fue un evento más costoso en ese continente en ese periodo; sin embargo, las olas de calor causaron las mayores pérdidas de vidas.

Así que los eventos relacionados con el clima, el tiempo y el agua serán cada vez más peligrosos e irán en aumento, frecuencia e intensidad, como consecuencia del Cambio Climático, como quedó demostrado en semanas pasadas en china y la Europa central. Pero, además, la cuenta sigue en aumento, pues los eventos de calor extremo registrados en Estados Unidos son evidencia del Calentamiento Global; y los episodios de lluvias intensas llevan también la firma del Cambio Climático, pues a medida que se calienta la atmosfera retiene más humedad, lo que significa que lloverá más durante las tormentas, aumentando el riesgo de inundaciones, como quedó demostrado en días pasados.

 Por ejemplo, el Servicio meteorológico de Alemania informó que en 2 días llovió lo de dos meses sobre suelos que ya estaban saturados por las lluvias anteriores; en la zona central de China, Henan, llovió el equivalente a la mitad de su temporada total en tan solo 6 horas, lo que puso de manifiesto el operativo de máxima alerta para hacer frente a las inundaciones en aquella región del planeta.

En Europa, las 1672 catástrofes registradas entre 1970 y 2019 provocaron159.438 muertes y 476.500 millones de dólares en daños económicos. Aunque las inundaciones y las tormentas fueron las catástrofes más frecuentes, las temperaturas extremas dejaron el mayor número de víctimas mortales con 148.109 vidas perdidas en 50 años.

Las dos olas de calor extremas de 2003 y 2010 fueron las más mortales, con 127.946 víctimas. La ola de calor de 2003 fue responsable de la mitad de las muertes en Europa, con un total de 72.210 muertes en los 15 países afectados, según uno de los capítulos del próximo Atlas.

En nuestra región algo contrastante, a pesar de las fuertes lluvias que se han registrado, es el hecho de que el Sistema Cutzamala se recupera gracias a este temporal, pues a decir de la Comisión de Aguas del Valle de México, de las tres principales presas de este sistema, la presa del Bosque es la que más recuperada se encuentra con un 49.8%, algo así como 10.8 millones de metros cúbicos de agua. Le sigue Villa Victoria en 26.2%, con 48.8 Mm3, y Valle de Bravo en 43%, con 169.5 Mm3.

Sobre los almacenamientos de las 210 principales presas del país, la Subdirección General Técnica de la Conagua reportó que, hasta el 19 de julio, 23 están al 100% de su llenado, con mil 196.09 Mm3; 41 se encuentran entre 75 y 100%, con 14 mil 476.25 Mm3; 48, entre 50 y 75%, con 28 mil 411.91 Mm3, y otras 23 tienen menos del 50%, con 10 mil 143.20 Mm3.

También se precisó que en las 210 presas prioritarias se cuenta con un almacenamiento de 62 mil 105.68 Mm3, lo que representa un incremento de mil 665.4 Mm3, con respecto a los niveles del 11 de julio. Esto ocurrió sobre todo en el sur, oeste y noroeste de México.

El Cambio Climático y los fenómenos que lo siguen demuestran lo vulnerables que nos hemos convertido los humanos ante estas manifestaciones de la naturaleza.

Recuerden que: VIVIR BIEN ES VIVIR EN ARMONIA CON TODO LO QUE NOS RODEA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *