Limpia parabrisas asume rol de dirigir el tránsito.

-Agentes de tránsito únicamente se encargan de multar a los automovilistas mal estacionados en céntricas calles.

H. Zitácuaro, Mich. – Desde hace algunos años los cruceros se han quedado a la deriva, pese a que hay semáforos, peatones y automovilistas no respetan las diferentes luces, verde, rojo y amarillo.

La dirección de tránsito municipal, era el departamento responsable de fomentar en las escuelas la educación vial, con la finalidad de que tanto choferes, automovilistas y peatones respetaran los diferentes ordenamientos a fin de prevenir accidentes.

Con el paso del tiempo esas tareas esenciales, se han ido perdiendo, casi en su totalidad.

El personal encargado de la vialidad del municipio, prácticamente se enfoca más en aplicar multas y sanciones económicas.

Principalmente su función se basa en sancionar a los conductores que dejen mal estacionadas sus unidades, principalmente en el centro de la ciudad.

De acuerdo al observatorio del “El Despertar”, se ha podido verificar que aquellos vehículos mal estacionados, le quitan la placa al automotor y a la vez levantan la multa al conductor. Cuando el chofer no está presente le quitan la placa de su vehículo, sin darse cuenta que ha sido infraccionado.

En la actualidad se ve a los agentes de tránsito en las diferentes vialidades, principalmente en la avenida Revolución, obligando a los automovilistas a mover sus vehículos para que no detengan la movilidad.

Hay también personal asignado en las calles de Lerdo de Tejada, 5 de Mayo, Doctor Emilio García, y otras vialidades del primer y segundo cuadro de la ciudad.

CIUDADANO HACE FUNCIÓN DE TRÁNSITO CON SILBATO EN BOCA

En cambio, desde hace algún tiempo, surgió un personaje en la ciudad que ha tomado, de manera espontánea, las riendas de dirigir el tránsito.

Aunque sus intenciones han sido buenas. Las críticas también han sido constantes.

José Antonio Malagón Martínez, alias “El Barrio”, personaje conocido por ganarse la vida en la avenida Revolución en Zitácuaro.

Es el encargado de dirigir el tránsito y al mismo tiempo brindar el paso peatonal.

Con silbato en boca, hace las indicaciones a los automovilistas de respetar a los usuarios que transitan en esta vialidad.

Obtiene como pago una gratificación económica por limpiar parabrisas. También se encarga de lavar algunos autos en las calles cercanas a la avenida Revolución.

Llegó a Zitácuaro desde hace aproximadamente dos años, proveniente de la Ciudad de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *