Dos meses más sin agua potable

Zitácuaro, Mich. – Mientras el pozo No. 2 de La Joya oficialmente quedó fuera de operaciones, al haber colapsado y hacer varios intentos por extraer la bomba, será el pozo No. 3 de la colonia El Moral el que está siendo re-equipado para atender la falta de agua en varios sectores de la población. Todo será cuestión de tiempo.

“La verdad es que estamos trabajando fuerte en compensar el pozo que quedó colapsado y que ya quedó fuera operación, que es el de La Joya. Es un problema serio, grave y estamos haciendo todo lo posible por buscar nuevas alternativas y que al final del día hay alguna solución, aunque lleva días, como es el caso del equipamiento y línea de alimentación del agua del pozo del Moral hacia las zonas afectadas”, expresó el director de Sapas de Zitácuaro, Alejandro Zúñiga Camacho.

El directivo explicó que el pozo (del Moral) está trabajando y se ha establecido una fecha de 45 a 60 días para poderlo operar y estar en condiciones de proporcionar el servicio de distribución de agua a los sectores afectados.

“Aunque se ha estado trayendo agua, que no es suficiente, del pozo número 3, se ha estado equipando y re-equipándolo para que el agua pueda llegar hacia algunas partes, donde ha estado faltando”, explicó.

“La solución definitiva es el pozo del Moral y estamos tratando de que con pipas les podamos dar un servicio, al menos para estar paliando esta situación y llegar a esa fecha para tengan agua, al menos para lo más indispensable”, reiteró Zúñiga Camacho.

Añadió que se ha establecido un programa de pipas, se han designado los días de recorrido en las calles que tienen problemas de abasto, atendiendo también los reportes de todos los usuarios.

Incluso se está proporcionando información directa a usuarios, de las calles donde van a pasar las pipas, en los días previos, para que la gente sepa qué días pasarán y puedan estar pendientes y puedan recibir el vital líquido.

El funcionario recalcó que el pozo No. 2 de La Joya quedó completamente fuera de operaciones, debido a que se agotaron las posibilidades para que siguiera operando. Ello se debió a que colapsó el pozo, apretó la bomba y no se pudo sacar este equipo.

Respecto a la presión social que han tenido sobre este problema, indicó Zúñiga Camacho que “entendemos que es una situación difícil para la gente que no tiene agua, la gente expresa su sentir y al final del día tienen mucha razón; pero también pedirles su comprensión, porque es una situación que se da en una forma inesperada”.

“Es una situación que nadie desea, pero que sucede y que al final del día es tener una alternativa de solución. Creo que la hay, todo es cuestión de su comprensión y del tiempo, de espera, y haremos en lo posible que con las pipas les demos el servicio, aunque para lo más indispensable, pero que podamos atenderles en la medida de las posibilidades e informándoles el día que está pasando el servicio de pipas”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *