Provocó pandemia desintegración familiar en comunidades rurales 

Algunos niños y adolescentes cayeron en adicciones.

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Comunidades rurales han padecidocasos de desintegración familiar, causada por la falta de atención de padres y madres hacia sus hijos. Lo que se ha traducido en que los adolescentes tomen caminos equivocados, cayendo en las garras de la drogadicción y el alcoholismo. Estos han sido los efectos colaterales de la pandemia por Covid 19.

Lo anterior fue señalado de manera anónima por el vecino de una comunidad indígena, quien agregó que ha vivido de cerca diferentes situaciones que afectan a la colectividad, como es el consumo de drogas, alcohol y abuso escolar.

El factor Covid 19 trajo consigo un retroceso educativo, aunado a que ya había rezago. Se dieron otros fenómenos de índole social, familiar, político y cultural, los cuales se han hecho más visibles. Otras razones que han incidido, ha sido la falta de seguridad en el municipio de Zitácuaro.

Consideró el entrevistado que es importante que los padres ymadres de familia estén en constante comunicación, para que sus hijos mejoren su desarrollo educativo, estimularlos y que cambien su actitud para enfrentar los retos.

En cierta ocasión un estudiante de secundaria había invitado a algunos compañeros a consumir marihuana. Situaciones que se han presentado hasta de manera ordinaria, como consumo de cerveza o vino.

Persiste el maltrato o abuso escolar, conflictos entre alumnos han sido la constante. A pesar de que está el personaldocente o administrativo, hay quienes buscan un momento de distracción para llevar a cabo su propósito.

Hay estudiantes que tienen familias disfuncionales, debido a problemas familiares, algunas han sido atrapadas por lasadicciones. Estos mismos alumnos, que han vivido desintegración familiar, luego intentan inducir a otros.

Por ello, hay también algunos maestros o administrativos que han detectado problemas emocionales y cambios de actitud, llegan a platicar con los alumnos para volver a encauzarlos a una vida mejor, plena y saludable.

Sin embargo, persiste la tentación, la curiosidad o quizás la falta de atención de padres y madres para que los jóvenes yadolescentes eviten estas conductas, como el consumo de drogas y alcohol.

Hay quienes prefieren omitir este tipo de situaciones, es decir, denunciar ante las autoridades correspondientes, por temor a represalias físicas o emocionales, puntualizó el entrevistado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: