Despertar Poético 

Autor:​​​​​José Luis Valencia Castañeda

La flauta mágica

Tonacatecuhtli observaba el devenir de la tierra, aquello que había creado estaba creciendo en tecnología de manera vertiginosa. Recordó aquellos días… lo recodaba en tiempo terrestre, en los cielos superiores no existe el tiempo… cuando creo a Ometecuhtli y a Omecihuatl, los creadores de la vida, les encargó crear vida en el planeta al que previamente había dividido en tierra y océanos. En otro tiempo, Tonacatecuhtli y Xiuhtecuhtli llamaron a Nanahuatzin, el dios deforme y enfermo, le pidieron sacrificarse para convertirse en el sol, arrojándose a una gran hoguera. Una vez en el cielo, Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl lo colocaron en un trono con plumas de garza. 

La esposa de Tonacatecuhtli es Tonacacihuatl, la señora del sustento, su nombre significa señora de nuestra carne o señora de los mantenimientos. Esto lo conocen muy bien aquellos que estudian la cosmogonía Mexica. Lo que no conocen, es que estos dioses se están presentando a los humanos, están preparando a la sociedad para la aceptación de sus dos sagrados complementarios, el hombre y la mujer, el masculino y lo femenino. Todos los dioses tienen su alma gemela, su complemento en energía, de esa manera se están presentando ahora, los dos.

Ya antes, en este año, se habían presentado con nosotros Claridad y Astrea, el Elohim Claridad, creador de la vida y Astrea su complemento femenino, que vinieron no solo para darnos a entender que los sagrados femeninos y masculinos son necesarios para la creación, para la generación y para el mantenimiento de la pureza del alma, su servicio es el sostenimiento del concepto divino, que significa la perfección en la tierra y en cada individuo. 

¿Por qué vienen ahora en pares? Algo debe estar sucediendo en otros planos que tienen fijación en la tierra y en sus débiles creaciones, es posible que la debilidad del ser humano sea su objetivo, sienten la necesidad de elevarlos e integrarlos a los cielos superiores. Pero la única manera es uniéndose a su complemento masculino o femenino, los dos unidos y trabajando en armonía elevarán su espíritu a los cielos superiores, o a los gradientes superiores, que es energía más potente que delimitan las dimensiones distintas, es uno solo, como todos somos uno.

Los dos seres creadores en energía se presentaron a la tierra en estos días, para sostener la energía de creación, pues se está desmoronando. La humanidad en su pensamiento colectivo tiende a atentar contra la unión de las dos fuerzas masculina y femenina, porqué los tienen dañados, por lo que pasó en otras vidas y en otras uniones defectuosas, algo que deben sanar cada uno de los seres actuales, la responsabilidad es personal, no de dios, no de los dioses, no de los ángeles o arcángeles, es personal. 

En el pasado, al principio de los días, cuando la tierra estuvo a punto de sucumbir derivado de las guerras, los seres de baja densidad y de oscuridad pretendían eliminar a la tierra, como sí eliminaron a otras seis tierras que eran los laboratorios de la empatía de todas las razas. Aquí en esta tierra tenemos la oportunidad de unir a todos los seres en espíritu, y la manera es simple, bastará con la comunicación, el respeto y la ayuda mutua, no la guerra, no el odio, no la discriminación.  

En esta tierra estamos todos aquellos que venimos de otros mundos a redimir, a salvar, a perdonar, a ser perdonados y trasmutar todo lo negativo en positivo. Los dioses en su nivel y plano, han estado trabajando para retirar toda la programación negativa que no ha permitido que los seres se unan.Hay elementos que sí nos globalizan, por ejemplo,las bellas artes, los amantes de la literatura, pueden convivir en paz disfrutando del conocimiento, los amantes de la música, mientras la disfrutan son un ser con él mismo.

Pero hay seres que están atrapados en las fuerzas oscuras, atrapados en contratos negativos que los mantienen en el dolor, el odio, la ira, la desesperación y necesitamos liberarlos, para eso vienen los seres llamados en otros tiempos dioses creadores y ahora son seres adimensionales que se manifiestan en energía, para aleccionar al hombre, vienen a dar mensajes, a dar información para que el hombre se salve de sí mismo, para que se quite toda la parasitación que lo ha mantenido esclavo. 

La esclavitud ahora es muy sutil, pareciera que no lo es, como las deudas, las emociones o el apego, así los mantienen fijos en un solo sitio, sin que tengan ojos o visión más allá de su programación.Los tienen atados durante toda la vida, preocupados por solo pagar las deudas. Muchos no saben que esas deudas las contrajeron sus ancestros, los cuales deben ser redimidos y como redimen mediante el amor, y el amor es hacia toda la creación y para crear debe ser en par, con tu espíritu complementario, el sagrado femenino debe ser complementado con el espíritu masculino, todo en la vida se genera de esa manera, es ley.

El hombre debe ser consciente de que existe la ley y que no puede ser quebrantada, no es como las leyes humanas que son solo ideas, que pueden ser modificadas acorde al crecimiento de las personas.Algunos no las necesitamos, sabemos lo que es correcto o no lo es. Entendemos que las leyes son inmutables y rigen al universo, mientras que las formas “morales del hombre”, llamados leyes, se crearán para someter a los débiles, más los dioses ahora están bajando para ayudar a aquellos que tuvieron que experimentar la debilidad mediante la bondad y fue aprovechada por los oscuros, que siguen chupando energía sin pudor. 

Ellos vienen a ayudar, pero no a hacer el trabajo, ese le corresponde a cada ser identificar la ayuda y actuar en consecuencia. Los cambios que estamos apreciando no son halagüeños para el desarrollo armónico de la sociedad, la separación entre aquellos que buscan la luz contra la ignorancia está siendo más evidente, los violentos se están agrupando, uniéndose a los poderosos, poder contra poder, mientras la luz te muestra caminos que te alejan de esas energías.  

Hay seres que se presentan no solo para ayudarte a resolver los problemas simples de la vida o problemas existenciales, como el origen de la vida o la vida después de la muerte. También hay seres que te muestran otras paradas del destino, otras formas de ver a los espíritus, pues ellos en su dimensión también tienen sus propios trabajos y sus relajaciones. Llegó con nosotros un ser excepcional, como todos ellos, no tan serio como los maestros “ascendidos”, amante de la música, su nombre Kokopeli, que junto a Tonacatecuhtli forman parte de las entidades creadoras, generadores de vida, en distintas razas, que allá arriba, en los cielos superiores no existen las discriminaciones, ni las peleas por pertenecer a una u otra.

Experimento que estamos llevando al cabo, unirnos todos como una sola raza. Los dos dioses, tanto el Mexica, como Kokopeli Hopi, son dioses de la fertilidad, pero este último también lo es de la comunicación, es un dios travieso, un sanador y un gran narrador, la historia dice que vivó hace unos 3000 años, en el suroeste norteamericano, cuando no existía la división geopolítica que hay ahora, cuando las razas pugnaban por sobrevivir en medio del caos del anterior reseteo. 

La leyenda de Kokopeli que aún se conserva, es la de un ser jorobado, con flauta en mano, enseñando su maestría a los aprendices y generando la música que el universo le mandaba como inspiración para mantener el orden de las cosas. Dicen los ancianosque Kokopeli viajaba de aldea en aldea con el camio de estación, era quien generaba el paso del invierno a la primavera, de la misma manera, en el cambio de la primavera al verano, llevaba las lluvias propiciadoras de las cosechas, la joroba era solo la representación de la carga de semillas y canciones que cargaba. 

Los campesinos que reconocen a la tierra como madre entenderán el mensaje de manera extraordinaria, aún puedes verlos arqueados bajo el peso de las semillas y silbando alegremente.Aquellos que piensan que no se puede ser feliz creando en unión con la tierra están equivocados, la creación de vida y alimentos que la conservan es lo más gratificante que puede haber. Al igual que los dioses mexicas, el mensaje de Kokopeli habla de la creación, de la esencia del hombre mismo, al tocar la flauta y ofrecer la melodía señalaba que “esta flauta lleva la música de las estrellas a la Gran Madre Tierra y pide a los Seres del Trueno que vengan y hagan el amor. 

Esta unión le dará a la gente un niño que un día conducirá de regreso a las estrellas, a través de la tierra interior, de donde vinieron todos. Quizá ese sea al final el mensaje de todos ellos, hacer fértil al alma y espíritu para regresar nuevamente a nuestro origen, más allá de este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: