La riqueza material y la pobreza humana  

Pbro. Agustín Celis

La principal cuestión que hay que aclarar, en relación con la parábola del rico leída en el Evangelio de este domingo, es su realidad; es decir, cómo se repite entre nosotros la situación de hoy, tanto a nivel mundial como local. Globalmente, estos dos personajes representan dos hemisferios: el rico Epulon representa el hemisferio norte (Europa Occidental, América, Japón); pobre Lázaro, con pocas excepciones, el hemisferio sur. Dos personajes, dos mundos: el primer mundo y el «tercer mundo». Dos mundos de diferentes tamaños: lo que llamamos el «tercer mundo» en realidad significa «dos tercios del mundo». Solo se llama este hábito: no hay «tercer mundo» (el tercer mundo), sino «dos huellas del mundo» (dos del padre del mundo).

Cada grupo, de ambos grupos, tiene la misma comparación entre el rico Epulón y el pobre Lázaro. En los países del tercer mundo hay ricos glotones conviviendo con el pobre Lázaro (aquí su lujo solitario es aún más austero en la miseria general de las masas), y hay pobres Lázaro conviviendo con ricos glotones en el primer mundo. En todas las sociedades llamadas «debienestar», algunas personas del espectáculo, el deporte, el sector financiero, la industria, el comercio cuentan sus ingresos y contratos de trabajo solo en miles de millones (millones de euros hoy) y todo esto frente a millones de ojos, gente que no sabe cómo sacar su magro salario o jornal para pagar el alquiler, la medicina, los estudios de los hijos.

 Las historias más odiosas de las que contó Jesús son las de los ricos que se jactan de su riqueza mientras ignoran a los pobres. Su extravagancia se manifestó primero en la comida y la ropa: los ricos celebraban banquetes lujosos y vestían púrpura y lino, telas reales en ese momento. El contraste no es sólo entre los que están bien alimentados y los que pasan hambre, sino también entre los que se cambian de ropa todos los días y los que no tienen ropa. Una vez se mostró un vestido hecho de hojas de oro en un desfile de moda, costó mil millones de liras. Debemos decir sin dudarlo: el éxito mundial de la moda y el negocio dictado por ella nos afecta; ya no nos enfocamos en nada. Todo lo que se hace en esta zona, hasta los excesos más evidentes, goza de un trato especial. La moda muestra que ciertas horas están llenas de noticias nocturnas en lugar de noticias más importantes, como una compañía de personas ricas que actúan en el escenario.

Pero por ahora, en principio, no hay nada nuevo. La novedad y singularidad de las condenas desde el Evangelio, depende enteramente del ángulo desde el cual se observó el evento. Todo, en la parábola del rico, se recuerda desde el final de la historia: “Un día murió el pobre y fue llevado por el ángel en el seno de Abraham. El hombre rico también murió y fue sepultado.” Si quisieras mostrar la historia en la pantalla, podrías comenzar con este final póstumo (como se hace a menudo en las películas) y mostrar la historia completa. Ha habido muchas condenas similares a la riqueza y el lujo a lo largo de los siglos, pero hoy en día todas suenan retóricas o superficiales, piadosas o anacrónicas. 

Esta condena, dos mil años después, sigue intacta. La razón es que quienes hablan no están del lado de los ricos o los pobres, sino por encima del partido, y quienes se preocupan tanto por los ricos como por los pobres probablemente más por los primeros que por los segundos. pobre. El otro (¡un gusto menos peligroso para esta gente!). La parábola de la glotonería de los ricos no se debe al hastío de los ricos o al deseo de ocupar su lugar, como sucede con muchas condenas de los hombres, sino a una preocupación genuina por su salvación. Dios quiere salvar a los ricos de sus riquezas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: