Personaje de la semana

Artemio Rodríguez Ponce

H. Zitácuaro, Mich. – Artemio Rodríguez Ponce, gestor de ayudas sociales, hijo de padres campesinos. Únicamente aprendió a leer y escribir, pues cursó la primaria sólo algunos meses. No obstante, se caracterizó por ser un padre de familia ejemplar, hombre de gran estima en el municipio de Tuzantla, tierra que lo vio nacer, crecer y morir.

Nació en 1935, en la comunidad de Los Limones, en el municipio de Tuzantla, Michoacán. Fue forjado con valores y principios, basados en el respeto, el trabajo y el amor a la tierra, la cual cultivó desde que tuvo memoria.

Poco tiempo hubo para su preparación académica, únicamente algunos meses estuvo en la escuela con el propósito de aprender a leer y escribir, las necesidades precarias y económicas lo hicieron refugiarse en las labores de la agricultura.

Con el paso del tiempo se convirtió en auténtico luchador social, viendo siempre por las necesidades de los demás, obteniendo reconocimiento, respeto y aprecio de sus vecinos, amigos y familiares. No acumuló riquezas materiales, sin embargo, sí tuvo muchas amistades y gracias a sus relaciones fue que gestionó algunos apoyos de tipo social.

Artemio Rodríguez creció al lado de su madre, la señora Josefa Ponce Pérez Negrón, la que con su ejemplo lo enseñó a luchar y a trabajar. Además, aprendió a ser solidario con los que menos tienen, así creció en la comunidad del Cascalote del Salitre, municipio de Tuzantla.

En su juventud, junto con otros campesinos, le tocó tramitar la legalización de las tierras del ejido Cascalote del Salitre, del cual fue varias veces Comisariado Ejidal.

Fue así que se le ha considerado un luchador social incansable, cuyo objetivo claro fue que a las familias de la región donde vivió, llegaran los beneficios sociales. A través de los programas de gobierno, mismos que estaban destinados para el sector agrícola.

De igual forma luchó porque en su comunidad se asignaran los maestros suficientes para atender la escuela primaria. Tuvo la iniciativa de realizar trámites ante autoridades educativas a nivel estatal, pidiéndole de manera personal, en aquellos años, al gobernador del Estado Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. A quien solicitó de manera cordial que asignaran los maestros suficientes para atender los diferentes grados, desde primer año a sexto.

Lo anterior con el objetivo de que los niños tuvieran como meta terminar la primaria y continuar sus estudios en la cabecera municipal. Fue así como a través de los años se ganó el cariño de campesinos y familias del campo.

En el municipio de Tuzantla ocupó varios puestos políticos, fue dos veces síndico municipal, oficial mayor del Ayuntamiento, entre otros cargos.

Fue presidente de la Asociación Melonera de ese municipio, apoyando desde ahí a campesinos productores de melón, para que se les pagaran precios justos.

Una de las gestiones importantes que logró, fue que a la comunidad de El Salitre se le reconociera como tenencia y con ello las familias de escasos ingresos recibieran más apoyos, siempre en busca del bienestar familiar.

Don Artemio Rodríguez Ponce se ganó el respeto y cariño de los campesinos del municipio de Tuzantla por su humanismo y voluntad de servir.

Su mentalidad era de ayudar a los demás, aunque para él no alcanzara, un verdadero hombre de campo y luchador social. Nació en 1935 y falleció en el 2021. Un hombre que no acumuló riquezas materiales, pero si muchas amistades, pacifista y sociable.

Tanto era el aprecio y confianza de la población, que le pedían consejos para algunos asuntos particulares, como ir a pedir la mano de alguna novia. Incluso actuaba como intermediario en algunos conflictos de la comunidad, apoyaba a personas enfermas, otras más privadas de su libertad, por citar algunos ejemplos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *