Política en lo oscurito

Política en lo oscurito

La isla de la discordia: Cuba

Don Cedano tiene reminiscencias gloriosas de Cuba, en la memoria le dan vuelta las frases del Che Guevara, uno de los hacedores de la actual nación cubana… no de la miseria, esa los cubanos se la crearon al permitir al gobierno perpetuarse… esa es otra historia, que apenas empieza a deslizarse, pequeña, firme y concienzudamente. Esas frases, delictuosas, irreverentes, estaban alineadas a la idea del mundo que tenía el Che, y al mundo que nosotros jóvenes e irreverentes como él buscábamos, cuando queríamos combatir el flagelo de un gobierno autoritario, como el que teníamos, ¿Qué… seguimos teniendo? ¡Ah, bueno! De ambos dos.

 En aquellos tiempos, ya idos, y bien recordados, Don Cedano gritaba consignas, inventaba algunas, copiaba otras, leía frases, ahora las crea, y buscaba por todos los medios liberar a un pueblo que vivía feliz bajo el yugo opresor de personajes que solo desean poder, Fidel y su camarilla se lanzaron con todo, a la vida o a la muerte, eso nunca se sabe: Cuba debería de ser salvada de los malditos burgueses opresores, que castigaban al pobre, que el único delito era ese: ser pobres.

Las figuras emblemáticas de Fidel Castro, el Che, Cienfuegos, no existirían sin sus antecesores directos, aquellos que pusieron las bases de la revolución, como José Martí, un pensador bastante agradable de leer, sus frases, no solo universales, sino incluyentes, son el claro ejemplo de que Cuba necesitaba liberarse del yugo de la dictadura. Evidentemente, todas las dictaduras son opresoras si se basan en política y economía, la única dictadura que oprime de manera agradable es la del amor, “pero ustedes no están preparados para esa conversación, ja, ja, ja, se me chispoteó.

 Aquella dictadura, la de Fulgencio Batista cayó, y Cuba se convirtió en comunista. En aquellos ayeres el comunismo era sinónimo de diabólico, los comunistas eran perseguidos como delincuentes. En México sucedió lo mismo, Don Cedano no entendía ¿Cómo era posible que un ideal, que tenía como objetivo primordial el bien común, podría ser despreciado al grado de mandarte matar por creer en él? Ahora lo entiende a medias, porqué el comunismo se convirtió en capitalismo por debajo del agua. China no sería una potencia si no fuese por el libre mercado, independientemente de que en sus políticas se siga manejando ideales comunistas, eso no le quita que sea una potencia en la creación de millonarios.

 Sabemos hoy, que después de 64 años de la partida de Tuxpan, Veracruz, (México) del emblemático Granma, no había habido otro movimiento tan fuerte como aquél en la isla, parecía que todo era miel sobre hojuelas, se ganó la revolución, se expulsó o asesinó a los malos, quedaron los buenos y los buenos ahora están siendo cuestionados de mantenerse en el poder durante todos estos años, pues terminaron convirtiéndose en lo que juraron combatir… lo mismo que en México pues, que ahora, nuestros líderes excelsos defienden un sistema político anacrónico y falto de equidad.

 Quizá si haya mucha igualdad, el problema es que la igualdad se da únicamente en la desgracia, no vemos igualdad en riqueza, o comodidades, o felicidad. Nadie puede ser feliz en un hogar reprimido, pauperizado, limitado, pero eso creen aun las autoridades cubanas que es lo mejor para su pueblo, solo porqué un profesionista come igual, vive igual que un campesino y obrero, y lo vitorean nuestros líderes. Tendrán razón, pero la igualdad debería ser en la ideología, en el crecimiento espiritual, en el crecimiento intelectual, no en las restricciones de acceso a las necesidades primarias.

 Por algo suena anacrónico todo idealismo, como ese de: “Prefiero morir de pie, a vivir arrodillado”, porqué el sistema, aun el nuestro en México, pareciera que es igual; si no te presionan a que te arrodilles las autoridades mediante la coacción del fisco, te presionan los malos a que lo hagas o renuncies a tus posesiones o vida, pueden preguntar esto en Aguililla, si no tengo razón, me retractaré y haré una elegía a lo que tenga la razón. Vivir de rodillas, es la única opción que encuentran muchas personas que están limitadas sus acciones, por falta de recursos, no solo económicos, sino sicológicos e intelectuales.

Personas a las que la vida las hace amar a su tierra y prefieren morir en ella, se arrodillan por defender a su familia, y morirán por ella y su tierra, quizá una guerra sería más fructífera que esperar a que el gobierno actúe. La estrategia que usa, aun no la entendemos, puede que tenga razón, pero no la entendemos.

La inacción es igual de ominosa que la acción, otra frase del Che, dice: “Si avanzo, síganme, si me detengo empújenme, si retrocedo: mátenme”. Esa es una clara muestra de la frialdad y desprecio por la vida, fincada en un fanatismo. Quizá en esos días era necesario, ahora no. Ahora es conveniente dejarles un espacio a los malos para que entre ellos arreglen sus asuntos, y buscar lugares más propicios para medrar.

 Una de las frases más socorridas en todos los idealismos políticos que se defienden, es la de: “Hasta la victoria siempre. Patria o muerte”.  Don Cedano la defendía, la gritaba, se sentía la efervescencia; pero ya no, la patria se ha desvirtuado, ya no es ese ideal que queríamos, el gobierno ha sido intercalado entre las derechas y las izquierdas y los centros, y no ha cambiado el panorama social, a excepción de la división profunda que generó la expectativa con la llegada de San Péjele, que se ha quedado corto, tanto en obras, en acciones, como en pensamiento crítico. El dualismo que maneja, con la clara animadversión hacia los grupos de poder económico, solo ha dividido en clases al país. Algo que se divide solo en cuanto los que tienen poder se juntan entre ellos y los pobres entre ellos.

 La estrategia que seguiría Don Cedano es crearles condiciones para que adquieran riqueza mediante el esfuerzo, para dar equidad. Efectivamente, algunos ricos son malvados y sacan provecho de todas las oportunidades. Eso los hace vivir sin esforzarse, a esos con que les baje los humos y les quite esas oportunidades leoninas y que las administre el gobierno.

Pero el gobierno en manos de mentes sosas no puede, así que seguiremos batallando entre la desigualdad y el idealismo de lograrla regalando recursos que no son renovables, ya lo descubrieron los cubanos, ven mediante el internet que en el mundo existen países ricos con muchas comodidades, apoyados por los cubanos de Miami, y no entienden por qué un gobierno que se dice del pueblo no les da esos satisfactores, si al final trabajan para ello, y se desesperan, pues la prostitución y la ayudantía no es progreso, las viviendas continúan cayéndose a pedazos, los autos son verdaderos Frankenstein, y la ideología trastocada por las mentes aspiracionistas, las que ahora están queriendo salir, a tener mejores condiciones de vida.

 Si en realidad ese sistema político fuese la panacea, muchos quisiéramos estar allá, pero somos aspiracionistas y preferimos tener lo que nuestro esfuerzo da.

 Sabemos que los políticos creen que se esfuerzan mucho buscando convencer a la población en votar, y que con eso producen algo, sabemos que no, que no producen nada, solo administran, de manera adecuada o no. Eses es nuestro sino de sociedad, y luego de que Cuba empezó a mostrar señales de protesta contra un sistema caduco, que pudo ser bueno hace 60 años, hoy ya no, las condiciones cambian, como cambian los modelos políticos, pues solo son ideas y se discuten las ideas y se concilian las ideas y se modifican acorde al crecimiento intelectual de los pueblos.

 Algo que nuestros políticos mexicanos no entienden y defienden a la revolución cubana, con justicia dicen los que les interpelan “que se vayan a vivir a Cuba” y con los pelos en las manos nos digan que ese sistema económico es más equitativo que el nuestro y nos cambiamos de sistema. Sé que no lo harán, los cafés de Starbucks dan cierto aire de suficiencia económica, que no te daría una ración de “café cubano”, por algo la siguiente frase del Che es muy buena: “Podrán morir las personas, pero jamás sus ideales”. Así, los que adoran a Cuba en el closet, pero no quieren dejar sus comodidades capitalistas, están muertos para Cuba, pero sus ideales y su mente están con los cubanos.

 Mientras vemos desde la barrera como Cuba se deshace de anacronismos, deberemos de estudiar nuestro sistema, si ya está caducando, más nos valiera empezar a cocinar un cambio, un verdadero cambio, el primero sería deshacernos de la política, en la utopía de Tomás Moro, se podría vivir sin ellos, en las comunidades alejadas lo hacen, bien valdría la pena empezar a experimentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *