Tanques de oxígeno en casa ¿Qué hacer con ellos?

Tanques de oxígeno en casa ¿Qué hacer con ellos?

Por: Marina Vilchis Herrera.

Los cilindros de oxígeno medicinal, principalmente los portátiles de aluminio, deben estar almacenados en un lugar fresco, fuera del alcance de los niños y no deben de ser golpeados ni manipulados, principalmente la llave y el manómetro, no deben utilizarse para otro fin, si no que sea para suministrar oxigeno medicinal a los pacientes. 

El encargado del área de capacitación de la Unidad Estatal de Protección Civil, Jesús Antonio Serrano, explica de los cuidados que debe tener un tanque de oxígeno y que es muy peligroso, si no tienen el cuidado adecuado. También manifiesta, que se deben de respetar las indicaciones del médico.

Serrano señala que los tanques son cilindros a presión, los cuales si no se manejan adecuadamente pueden causar severas lesiones a quien lo haga o perder su funcionabilidad, como proveer oxígeno a los pacientes que así lo requieran. Cada cierto tiempo se les debe de hacer una prueba hidrostática, que consiste en sumergirlos a presión para determinar si el contenedor todavía es factible para estarles suministrando oxígeno. Esto lo realizan los proveedores de oxígeno, lo llevan a las plantas donde les realizan las pruebas.

Antes de cargarlos tienen la obligación de revisar el tanque, que no se encuentre dañado, que cumplan con las especificaciones. Si no las cumple, no deben cargar el oxígeno y debe de ser remitido para la prueba hidrostática y si no la pasa, a destrucción del embace.

Los de tres metros en adelante, son de acero y están sujetos a la misma normatividad como tal, son tanques sujetos a presión y deben ser revisados antes de ser cargados, realizar la prueba hidrostática, realizar el marcado en el cuello para seguir siendo utilizado. Las pruebas se realizan en Toluca o Morelia. Para manipular se recomienda lo agarren del cuerpo, cuenta con llave de paso, regulador, Mau manómetro y la toma.

El contenido del cilindro, lo que es la sustancia como tal, el oxígeno medicinal, puede estar almacenado hasta un año, posteriormente se puede volver a cargar, por eso se les coloca una etiqueta de carga.

Por último, Serrano recalcó que únicamente se debe suministrar el oxígeno que los pacientes ocupen, no de más, porque es una sustancia como tal y se puede intoxicar al paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *