Zitacuarenses son mal portados

Zitácuaro, Mich. – Decenas de ciudadanos diariamente usan las calles y espacios públicos para hacer sus necesidades fisiológicas. Esto ocurre de manera cotidiana. Incluso, hay escenas comunes de niños a los que sus padres les bajan su pantalón y calzón hasta en el propio centro de la ciudad, para facilitar que puedan hacer sus necesidades fisiológicas.

Otra escena común se puede observar cuando jóvenes o adultos andan tomando en sus vehículos y una vez que alguien desea desechar la orina, simplemente intentan buscar un lugar poco frecuentado. Ya sea en la noche o en el día, estas escenas se repiten de manera normal, como si no pasara nada.

También a través de los diferentes recorridos que hizo “El Despertar”, se pudo saber que hasta en bodegas de los mercados públicos hay quienes las usan para desechar su orina o excremento.

Habría que hacer una lista para enumerar aquellos sitios más visitados por los ciudadanos que requieren de hacer del baño. Esta práctica se convierte en común denominador cuando se tienen ganas de hacer pipí o popo, ya sea frente a un poste, un árbol, una brecha, en el parque o hasta en las plazas públicas.

Se tiene incluso la mala costumbre de que hasta las mismas albercas, cuando son periodos de descanso, también se utilizan para hacer de sus necesidades fisiológicas. Se dice que cuando las ganas son inaguantables cualquier sitio es el adecuado, no importando si hay o no faltas a la moral.

Hay ciudadanos que por las noches aprovechan la oscuridad para hacer del baño y buscan aquel lugar que mejor les parezca, ejemplos abundan en la ciudad.

Hay unas escalinatas por la avenida Revolución, por ahí también se encuentra una especie de pasillo en el cual decenas y decenas de personas lo consideran baño público. Ahí no solamente se hacen del “uno” y del “dos”, también depositan basura, lo cual se considera ya un foco de contaminación.

Al realizar un recorrido por diferentes sitios de interés, nos encontramos, por ejemplo, El Jardín de las Flores que también es utilizado por chicos y grandes para orinar. Ahí algunos comerciantes que están por estas calles han denunciado que adentro de sus locales se han encontrado desechos.

Recordemos la plaza de toros, aquella que se había demolido y que durante varios años se encontraba abandonada, también fue el baño público más grande Zitácuaro, ya que decenas de personas acudían al lugar para realizar dichas prácticas. Hoy es el Centro de Convenciones.

Hay otros espacios también muy concurridos, como el campo deportivo “Rafael Baeza”, que semana tras semana y día tras días es frecuentado por los deportistas, que una vez terminado el encuentro piden sus bebidas, como cervezas, y en su caso se orinan adentro de las instalaciones del mismo.

Estas prácticas se han vuelto comunes, a pesar de que se considera una falta a la moral, sin embargo ha habido ocasiones en que estas situaciones han terminado con una multa en la “borracha”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *