Despertar de la tierra

Despertar de la tierra      

La necesaria muerte

Es necesario sufrir para cambiar, muchas veces la muerte es la que nos muestra la cara para decirnos que allí está, que no tiene prisa, y que te puede abrazar con singular alegría, sin embargo, te da una patada en el trasero y te lanza a la vida, porqué ella es parte del plan divino que te corresponde y te guiñe el ojo, así muchos regresan a la vida después de haberla perdido por un instante y saben que tienen una misión importante en la vida, solo así empiezan a buscarla o a realizarla. La tierra, tiene una misión importante en la vida, la de generar la vida y que esa vida sea la continuidad del orden universal, pero algo falló en el orden de las cosas, o el orden era así, el hombre se sintió omnipotente y se ostentó como el creador de vida, y se multiplicó.

 Gracias a esa presunción, logró generar alimentos poderosos que podrían alimentar a millones de seres, menospreciando el daño que pudiese causar por esa acción. Mientras el universo continuaba con su labor justiciera y equilibradora, lanzando alertas una y otra vez, las mandó con anterioridad, por medio de videntes, augures y prestidigitadores, que valiéndose de sus poderes con la energía y sus manos han mencionado que se vienen tiempos adversos, como no hicimos caso de ellos, como no hacemos caso de ellos, el universo, una vez comprendido que el hombre soslaya los mensajes, nos lanza otros más fuertes, más grotescos, más brutales, con mayor intensidad y con mayor insistencia.

 Antes eran solo a aquellos países donde se requería un poco más de atención, para que los demás fueran tomando ejemplo, Estados Unidos y Portugal fueron preparados con incendios, Rusia con socavones, Europa central sufrió heladas y calores anormales, España y Venecia sufrieron inundaciones atípicas, México sufrió sismos en cadena, socavones y granizadas anormales, Turquía sufrió sismos atípicos, China y Japón sufrieron sismos e inundaciones atípicas con deslizamientos de tierra, Filipinas sufrió erupciones volcánicas y sismos atípicos, Hawái sufrió sismos y erupciones volcánicas, Inglaterra sufrió inundaciones anormales, ´África sufrió de grietas en suelos y plagas de insectos.

 ¿Qué muestras más queremos para cambiar nuestra forma de ver la vida?, ¿La muerte misma? Sí ya nos llegó la muerte cerca, entre enero y febrero de 2021 murieron muchos asociados al Covid19, ¿Y no entendemos?, Canadá y noroeste de Estados Unidos sufren de calor intenso, trastocando la vida silvestre de manera radical ¿Y no entendemos?, ¿Qué esperamos?, ¿A qué paso a paso la tierra se vaya desapegando de la vida más prolífica de su faz?, ¿A qué las profecías se cumplan ajustándolas a los tiempos?

No entendemos que el tiempo del cambio ya llegó, la conciencia mundial debe ser reseteada, debe ser borrada y tomar la conciencia del nuevo tiempo, ¿Cuál nuevo tiempo? El hoy y hora, el tiempo de las múltiples manifestaciones de hartazgo que la tierra tiene contra nosotros. Este mes es crucial, debemos mudar la conciencia al respeto por toda la creación, si no lo hacemos tendremos que sufrir las consecuencias. Lo que hemos visto hoy es una pequeña muestra del poder de la naturaleza, lo que falta que nos muestre es todavía más brutal. De aquí al 2025 sucederán cosas grandes, que modificarán la geopolítica y geografía del planeta y no es el récord de temperatura del Valle de la Muerte que llegó a 54 grados, no, es algo más grande que definirá las nuevas fronteras.

 Estamos hablando del siguiente paso de la tercera guerra mundial, grandes muchedumbres se alzarán en contra de los gobiernos, en contra de los ostentadores del poder económico, de todos los embaucadores de la mente. Vamos a ver la polarización y violencia exacerbarse, y sobremanera, no habrá ningún continente que no sea tocado por la imaginería colectiva. Los demonios se soltarán, los demonios serán: el odio, el racismo, la ira, el descontento, provocados por el hartazgo de gobiernos inútiles e inoperantes, hartos de gobiernos rapaces que han esquilmado a los pueblos en beneficio propio, gobiernos criminales, empezarán a caer, empezarán como siempre: en los eslabones más débiles.

 En nuestro país, la guerra que está cursando gran parte del territorio que, aunque sea señalada entre narcos, provocará una oleada de violencia contra el gobierno, por la inoperancia del gobierno, con riesgo de caída. Tengamos como ejemplo a Haití, un pueblo sumido en la pobreza, harto de la injusticia se deshizo de su gobierno. Cuba está entrando en plena efervescencia política, bajo la bandera del hartazgo, por las condiciones de pobreza en la que se mantiene a la población. Los defensores del régimen defienden las políticas púbicas de salud, que desde luego pueden ser buenas, pero son deficientes por las carencias. Lo mismo pasa con los distintos suministros, y culpan a Estados Unidos por el bloqueo económico, sin pensar que países como el mismo Estados Unidos, Corea del Sur o Alemania, generaron riqueza prácticamente de la nada.

 Otro foco de preocupación es Chile, que mantiene una calma tensa, después de jornadas intensas de movilizaciones, las que detonaron la llamada “batalla de Santiago”. para modificar la Carta Magna, en Canadá, la quema de iglesias católicas inicia una guerra sin cuartel contra una religión que está muriendo, las atrocidades que cometieron sus adeptos en nombre de ella están saliendo a la luz, provocando indignación e ira, al momento llevan seis iglesias incendiadas, sin que se hayan parado las protestas. Sí los países ideológicamente avanzados y económicamente poderosos están siendo socavados por la conciencia social, aunque en Canadá no son los atajos a las dictaduras como en Cuba y Haití, si deja en claro que la sociedad está inconforme con las formas de administrar las políticas de sus países, no sería extraño pues que en México, después de tanta violencia entre “grupos criminales”, sin que alguna autoridad intervenga, la población tome la justicia por su propia mano y deponga al gobierno en turno, y la población que nada tiene que perder, será la protagonista.

 Por esa misma razón, no les dan oportunidad de tener nada, pueden armar una fiesta en una protesta por la misma razón, como lo que sucedido en Cali, Colombia, con la protesta de los “Excluidos”.

 También en Sudáfrica se desató una ola de violencia, en varias partes del país que ha dejado al menos seis muertos, derivadas del encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma, condenado a 15 meses de prisión por desacato, ya que se negó a presentarse a declarar en un juicio por corrupción. Las protestas provocaron incendios y saqueos a tiendas, mientras en Chad, al menos 13 personas han muerto durante las protestas y desmanes protagonizados por parte de la población en contra del gobierno de transición instaurado tras la muerte inesperada del presidente Idriss Déby, en abril 19 de 2021, la oposición ha convocado a manifestaciones en contra del Consejo Militar de Transición, los habitantes de Yamena huyen de la violencia, los enfrentamientos siguen entre civiles y autoridades.

 En Argelia las autoridades reprimen a la sociedad por ejercer pacíficamente el derecho a la libertad de expresión y de reunión en los meses previos a las elecciones, con 37 casos de activistas detenidos por participar en las protestas, cerró el mes de mayo pasado. Mientras en varios países más, como Senegal y Nigeria, protestan contra las restricciones en el uso de internet y redes sociales. En febrero dábamos cuenta de las protestas violentas en Myanmar; en marzo, en Europa, miles de negacionistas protestan contra la corona, suponiendo el fin de las monarquías. Los cambios de gobierno están iniciando, el mundo completo se revolucionará, serán años muy complicados, y la muerte necesaria, será la protagonista, morirán miles, para que otros miles puedan disfrutar de su paz.

La rueda del Samsara gira incesantemente, para el que crea y para el que no, la muerte del dios prominente ha iniciado, la muerte de muchas sociedades está en camino, los que están ligados a la muerte se les concede de manera rauda, la necesaria muerte tiene la guadaña afilada y da grandes tajos.

La época de siega ha iniciado, el juicio del hombre está en camino, se acerca el fin de los tiempos, no es premonición, ya está sucediendo. Miles de hombres están aprendiendo a diferenciar cuando la justicia les ha llegado, sus actos están siendo juzgados aquí mismo en la tierra. Los malos mueren, los tibios mueren, los justos prevalecen, nadie sabe que carga en sus espaldas el vecino, solo él sabrá la razón por la que la justicia le llega: enfermedad, muerte, pérdida de riqueza, desplazamiento, abandono de filias, muerte, la necesaria muerte, aquella que llega disfrazada de cualquier enfermedad o situación, guerra de odio, guerra de intereses, virus, enfermedades propias de las condiciones de este siglo, como diabetes, hipertensión o cáncer.

 La naturaleza hace lo suyo, con sus ejercicios mueren miles, y la veremos día a día aumentar sus eventos, al grado de hacerlos atípicos cada vez, no sería extraño ver calores más allá de 50 grados en zonas anteriormente frías, ni fríos extremos menores a los cero grados en zonas usualmente calientes. No nos será extraño ver escalada de tornados donde usualmente no había y se presentarán en racimos. Lo mismo pasará con los huracanes, que aparecerán en racimos, uno tras otro, o uno junto a otro, como los sismos, que aparecen por cientos en zonas pequeñas, ahora serán de mayor magnitud. No nos extrañe que del cielo nos caigan, cada vez con más densidad, escombros estelares y que todos ellos unidos nos traigan a la necesaria muerte, al poderoso jinete del apocalipsis.

No es premonición, no es mal augurio, es solo una dinámica estadística, es una proyección de lo que ya pasa ahora, y que pasara después, es una simple campana de Gauss, que terminará algún día cuando baje la intensidad de la muerte, pero no ahora, ahora nos queda cuidarnos, protegernos y llenarnos de información útil, mañana nuestra salvación será esa información, tendremos que saber a dónde correr,  o donde guarecernos, ahora del hombre mismo y sus emociones mal dirigidas, mañana de los fenómenos de la naturaleza, pasado mañana de nosotros mismos, debemos recoger nuestro símbolo, que será la señal que nos librará de la siega, la guadaña está afilada, hazte a un lado, si no quieres que la necesaria muerte te meta en su estadística.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *